NUESTRA CONDICIÓN DE HIJOS

San Juan 2,29-3,6; Sal 97,1-2ab.3cd-4.5–6; San Juan 1,29-34 “Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!”. Quizás sea ésta la más grande afirmación que se ha podido decir acerca de ti y de mí: ser hijos de Dios. Llegar a...