SILENCIO

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Isaías 52, 13-53, 12; Sal 30, 2 y 6. 12-13. 15-16. 17 y 25 ; Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9; san Juan18, 1-19, 42

Hace unos días, Joaquín, un buen amigo mío, que había visto la película de Mel Gibson, “La Pasión”, me comentaba que quizás le parecían un tanto crueles algunas escenas. Yo, por mi parte, intenté argumentarle con distintos tipos de razonamientos: “Que se habían quedado cortos los realizadores, respecto a lo que pudo suponer en realidad semejante sufrimiento”, “Que Cicerón ya se quejaba en su época de la crueldad que suponía la flagelación y la crucifixión…”

Es cierto que ninguno de nosotros estuvo allí, en la Pasión de Nuestro Señor, para dar fe de cómo fueron en realidad semejantes horas. Existen, por otro lado, los relatos evangélicos, que sí dan buena idea de lo que aconteció. Sin embargo, me parece absurdo entrar en el juego de “hasta aquí puede llegar la crueldad humana”, sobre todo en cuanto a licencias cinematográficas se refiere, porque muchos sabemos de otro tipo de películas en donde no se paran, precisamente, a medir el nivel de ensañamiento… “Es que, éstas, al fin y al cabo, se tratan de ficción, mientras que en La Pasión…” En La Pasión, ¿Qué?

Éste es el problema. La figura de Jesús, ni es un personaje más de la historia (como lo pudo ser Napoleón o Cleopatra), ni es un prócer de la humanidad al que se le haya dedicado una avenida de una gran ciudad… Cristo, o compromete, o se rechaza. No existe término medio.

Así pues, me he prometido no entrar con más argumentaciones “verosímiles” (no tanto con respecto a la “superexitosa” película, pues se trata de una mera anécdota, al fin y al cabo), con todo lo que tenga que ver con la vida de Cristo. Sí que he de dar, por otra parte, razón de mi fe, pero creo que existen otros modos más autorizados. Cuando San Pablo, por ejemplo, habla de gloriarse sólo en la Cruz de Cristo, está dando algo más que una explicación: se trata del testimonio de su propia vida.

Sin embargo, un silencio, en ocasiones, es mucho más elocuente que todo un discurso, por muy bien trabado que esté. Y ver a Jesús en la Cruz ha de llenar cada uno de los poros de nuestro ser de un profundo silencio… ¿Qué explicación racional hay, por ejemplo, ante las palabras de Jesús: “Perdónalos, porque no saben lo que hacen”?, ¿Cómo puede uno discursear acerca de esas otras: “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?, ¿Cómo puedo argumentar las últimas palabras de Cristo: “Padre, a tus manos encomiendo mi Espíritu”.

¿Quieres una recomendación? Contempla el rostro de María, la madre de Jesús, junto a la Cruz. Observarás, sorprendentemente, un silencio sufriente, pero silencio, en definitiva. Y lo más maravilloso de todo, es que el silencio de la Virgen se une, poderosa y misteriosamente, con el silencio de Dios.

"Trackback" Enlace desde tu web.