EL MILAGRO DE CADA DÍA

Jeremías 28, 1-17; Sal 118, 29. 43. 79. 80. 95. 102 ; san Mateo 14, 13-21 Jesús “se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos”. Jesús se aleja y la gente le sigue. ¡Qué bien sabía aquella...