LA JUSTICIA DE DIOS

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Corintios 6, 1-11; Sal 149, 1-2. 3-4. 5-6a y 9b ; san Lucas 6, 12-19

“¿Habéis olvidado que los santos juzgarán el universo?”. Esta sentencia de san Pablo podría sonar un tanto pretenciosa para algunos, pero… es verdad. Si pudiéramos “asomarnos” siquiera un poco a un alma en gracia, entenderíamos lo que significa el poder que Dios deposita en esa criatura con la que convive tan connaturalmente.

Hemos sido testigos estos días del dramático episodio en un colegio de Osetia del Norte (en Rusia). Cientos de niños han muerto a manos de terroristas que querían provocar un chantaje en toda la regla. Los nervios, la precitación… pero, sobre todo, el odio y el fanatismo han sido la causa de que inocentes hayan cargado con la culpa de “cuestiones de mayores”. Hablaba el apóstol de los Gentiles de cómo administrar justicia sin involucrar a quienes nada tienen que ver con la Iglesia. Sin embargo, cuando en nombre de Dios se cometen tropelías que van más allá de lo imaginable en el hombre, es hora de preguntarse a qué destino nos encontramos abocados.

Por mucho que digan algunos, Europa aún vive de las rentas de haberse enraizado en el cristianismo. Por eso, desde nuestra perspectiva, aún nos parece más cruel todo ese tipo de sangrías que no tienen justificación alguna. Los cristianos estamos llamados a vivir en gracia, y dar testimonio con nuestras acciones y palabras. No podemos renunciar a lo único que nos da verdadero calibre para juzgar los acontecimientos del mundo: Cristo.

“¿No os da vergüenza?”. Pues sí, y en ocasiones mucho más que vergüenza: indignación. Pero ya no por la actitud de otros, sino por la nuestra personal. Dice san Pablo: “Recordad que juzgaremos a ángeles: cuánto más asuntos de la vida ordinaria”. ¿Nos hemos parado a pensar cómo en esos “asuntos de la vida ordinaria” ponemos a Dios? No nos sirve lamentarnos por tanta atrocidad e injusticia, si nos comportamos, en primer lugar, injustamente con nosotros, y con los que tenemos cerca. ¿Me preocupo por vivir en gracia de Dios? No vale la respuesta de que uno no va cambiar el mundo. Eso es mentira. ¡Cambia!, y tu ambiente cambiará. Y cambiarán otros, y otros… hasta que brille la luz de Cristo en todas las almas.

“Sabéis muy bien que la gente injusta no heredará el reino de Dios”. Para muchos no servirá de consuelo esta aseveración del Apóstol. Pero, si he de decirte la verdad, lo demás “me importa un bledo”. Seguiré actuando y denunciando la injusticia en el mundo, pero siempre teniendo como Norte que todo ha de ser para gloria de Dios. Los hombres no nos equivocamos una vez, más bien diría que casi siempre. Lo que nos salva, una vez más, es que Cristo ha dado “la cara” por ti y por mí. Moraleja: Deja la demagogia para otros, y tú sigue construyendo ese reino de Dios con tu entrega, tu generosidad, tu sacrifico, tu renuncia…. ¡ésos son los auténticos pedestales desde donde realizamos las denuncias que tienen eficacia divina!

“En aquel tiempo, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios”. Jesús realizó muchos milagros y muchas curaciones. Pero no hemos de olvidar que, aún siendo Dios, pasó horas y horas orando ante su Padre. ¡Qué le importaban al Señor los aplausos de los que eran testigos de sus prodigios!… Lo único que quería era la conversión de esos corazones (también los nuestros) tan duros de “mollera”, y captar el verdadero mensaje: “Si quieres, tú también puedes salvarte”.

Pedimos a Dios por esos inocentes muertos en el brutal atentado de Rusia, y también imploramos de Él su infinita misericordia, por la conversión de tantos terroristas que aún no han conocido la verdadera justicia de Dios. María, la Virgen, tuvo que se testigo de otro brutal asesinato: el de su propio hijo. Ella entiende el dolor de tantas madres que ahora, llenas de desconsuelo y rabia, piden una explicación. La Virgen lo guardaba todo en su corazón, porque sabía que el designio de Dios es mucho más fuerte que el del hombre. Es lo que los cristianos llamamos Providencia divina.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Septiembre 2004
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930