DAR CAÑA

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Habacuc 1, 2-3; 2, 2-4; Sal 94, 1-2. 6-7. 8-9 ; Timoteo 1, 6-8. 13-14 ; san Lucas 17, 5-10

Hace ya unos cuantos años en un viaje hacia Polonia -creo recordar-, el primero que lee estos comentarios y me corrige lo de las “haches” hizo una rima por la ventana del coche. Era algo así como: “Dale caña, dala caña, que nos vamos para España.” No parece muy adecuado para un filólogo, pero perfectamente adecuado a estómagos que no probaban comida decente desde hace quince días, por lo que la falta de inspiración fue aprobada por las papilas gustativas y el resto del cuerpo arrancando un sonoro aplauso.
Hoy el comentario me pediría: “Da caña,” pero como es domingo habrá que pedir al alma calma y disfrutar de las lecturas de hoy (aunque quien quiera dar “caña” tiene motivos de sobra).
“Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.” Así acaba el evangelio de hoy y así empieza y acaba cada uno de nuestros días. “Hemos hecho lo que teníamos que hacer.” Ni más, ni menos,
Hoy es domingo,, imagino que cada uno ha ido o irá a Misa en el día de hoy. ¿Por el sacerdote? No. ¿Por la duración? No. ¿Por la cercanía? Tampoco. ¿Por disfrutar? Ni por eso. Simplemente hemos hecho lo que teníamos que hacer y hemos recibido más de lo que pensaríamos recibir. Siempre hay personas que me comentan que no van a Misa por el mal ejemplo que les dan los que van: “Asisten para que les vean los otros;” “Se visten bien para lucirse;” “Luego son más malos que un dolor;” … Siempre les contesto lo mismo:”No vayas a hacer lo malo que hagamos otros, ve a hacer lo bueno que Dios hace contigo, y si quieren los demás aprenderán.” Cuando uno hace lo que quiere suele querer lo que hace y entonces le da bastante igual lo que los demás hagan, sea bien o mal. Si descubriésemos lo que en la Misa celebramos y recibimos, … no pasaríamos de la puerta (ni el sacerdote).
“Dios no nos ha dado un espíritu cobarde, sino un espíritu de energía, amor y buen juicio. No tengas miedo de dar la cara por nuestro Señor …”· Estoy a punto de dar “caña,” -es muy difícil resistirse dado el clima que vivimos-, pero (haciendo de tripas corazón), ¿crees que puedes ser cobarde?. Cuando salimos de la Iglesia y hemos comulgado nadie se nos puede interponer, hasta la muerte está vencida en la cruz de Cristo,: ¿Tendrás miedo a tu vecina?. Los cristianos no podemos vivir acomplejados (“maricomplejines” le gusta decir a un periodista radiofónico), como si tuviéramos que pedir perdón por existir. No hay que tener miedo a decir la verdad y a proclamar que la Verdad existe.
No me resisto, tengo que dar caña. He leído que un personaje público (muy público), español ha declarado en frase antológica: “Antes la democracia que la verdad.” ¡Manda narices!. La democracia contrapuesta a la dictadura (imposición de algo por la fuerza), de acuerdo. ¿Pero negarnos a buscar la verdad? Nunca. La verdad no es el consenso (seguramente ganarían los chinos), ni las modas del momento. ¿Una preguntita? Con lo que se gasta en preservativos, abortos, campañas para estos fines y demás… ¿no se habría descubierto ya una vacuna contra el Sida?… ¿O tal vez no nos importa que se mueran unos cuantos (muchos), negritos, homosexuales (a los que tanto se apoya mientras gasten más que pidan) y drogadictos?.
“¿Por qué me haces ver desgracias, me muestras trabajos. Violencias y catástrofes, surgen luchas, se alzan contiendas?” A veces le pedimos milagros a Dios que están en nuestra mano. A la Iglesia, a cada cristiano, le importa cada “negrito”, cada homosexual, cada drogadicto, cada persona…, hasta tú y yo con lo poco que somos. Y tenemos a Santa María por Madre y a Dios por Padre y Cristo ha muerto por cada uno…, pero no les dejaremos morir por nuestra indiferencia o nuestro interés.. Diremos la Verdad (que existe aparte de ti o de mí), y simplemente diremos “hemos hecho lo que teníamos que hacer.” Aunque por eso nos apedreen.

"Trackback" Enlace desde tu web.