A VECES MI ORACIÓN ES ATREVIDA

Tobías 1, 3; 2, Ib-8; Sal 111, 1-2. 3-4. 5-6; san Marcos 12, 1-1 Muchas veces he dudado si no haré las cosas buscando una recompensa terrena. Hasta las acciones más santas obtienen, en este mundo, su “compensación”, y me he preguntado muchas veces si no...