DE LA MONTAÑA AL LLANO

Escrito por webmaster el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Santiago 3, 1-10 ; Sal 11, 2- 3. 4 5. 7- 8ab ; san Marcos 9, 2-13

Es frecuente entre los practicantes de Ejercicios Espirituales o los que asisten a un retiro una reacción semejante a la de Pedro: “¡Qué bien se está aquí!”. Y esa exclamación va acompañada del deseo de quedarse y un cierto pesar por haber de volver a la vida diaria. En la montaña se está bien pero nuestra vida, por lo general, transcurre en el llano. Y es allí donde Dios nos quiere. Tremenda lección la del Evangelio de esta fiesta. Fijémonos detenidamente, porque la impresión de Pedro fue tan grande que, años más tarde, refirió su experiencia en la carta que hemos escuchado en la segunda lectura.
Jesús se transfigura. Es decir, el cielo baja a la tierra y se da un signo anticipado de la resurrección. Sucede en lo alto de una montaña. Este hecho, interpreta Gregorio Palamás, debe entenderse como un signo de la oración. Lo dice también porque aunque no se indica en el evangelio de Marcos en el de Lucas se indica que subió a la montaña para rezar. A través de la oración el hombre es elevado a contemplar el rostro transfigurado de Jesús. Por extensión, en la oración se nos concede ver toda nuestra vida y los acontecimientos de la historia de otra manera. A veces la gente pregunta si oímos a Dios cuando rezamos. La experiencia indica, todos lo sabemos, que en la oración vemos las cosas de otra manera. Puede ser un afecto, una inspiración o simplemente se hace la luz sobre algo que no veíamos claro. Quien hace oración lo experimenta.
Démonos cuenta también de que los mismos que lo acompañan en el Tabor estarán con Él en el Huerto de los Olivos. ¡Qué rostro más distinto tendrá entonces el Señor! Ahora aparece resplandeciente, entonces estará sumido en la angustia y el sudor, y las lágrimas lo afearán. Por eso Jesús los llevó con Él, para que pudieran estar preparados y soportaran el amargo trago de la pasión.
Marcos dice que los vestidos de Jesús se volvieron de un blanco resplandeciente. Mateo dice que resplandecían como el sol. En ambos casos es un signo claro de que, quien sigue la vida espiritual, necesita de la luz de Cristo lo mismo que el hombre que sólo sigue la sensualidad precisa de la luz del sol.
En ese éxtasis contemplativo, Pedro lanza su petición. Quiere quedarse allí porque se está bien. Anticipa lo que será la sensación de los santos en el cielo. Hay quien piensa que la vida eterna será aburrida. Si se medita este texto se verá que en el cielo los santos están con este mismo deseo de Pedro: no moverse de allí sino permanecer para siempre. Sólo que en los santos ese deseo se cumple. La petición de Pedro es contestada. Una voz desde la nube grita: “Este es mi Hijo amado, escuchadlo”. La nube indica la fe. Al resplandor de la transfiguración sigue la nube de la fe. Porque no caminamos en este mundo según la visión, sino confiados en la palabra del Señor. Cuando eso está claro se puede bajar al valle, se puede volver a casa después de unos Ejercicios Espirituales o volver a afrontar el mundo cuando salimos de hacer oración ante el sagrario. Lo mismo vale para el sentimiento de gozo que acompaña la celebración de la Misa.
¿Qué confirman Pedro y los demás apóstoles en lo alto de la montaña? Que deben fiarse de la palabra de Cristo, aunque su humanidad ocultó esa divinidad que, de algún modo se irradió en la Transfiguración.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Febrero 2006
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728