“… Y LO QUE SIGUE”

2Cor 3,15 – 4,1. 3-6; Sal 84; Mt 5, 20-26 “Y si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “renegado”, merece la condena del fuego.” Cuando éramos niños, a mis hermanos y a mí se...