LA VELOCIDAD DE LA LUZ.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hoy llego tarde, tuve que buscar sitio para dormir a una persona y luego me pudo el sueño. Hoy estoy pensando en la velocidad de la luz. En el vacío es una constante universal, de unos 300.000 Km. por segundo. Eso es lo que dice la ciencia, yo espero que la luz recorra veinte metros en cuatro días. No es una velocidad de vértigo pero espero que para el viernes hayan enganchado los cables, hecho la zanja y conecten la electricidad en nuestra solución habitacional parroquial. La semana que viene (que cambia la hora), no hará falta para la Misa de la mañana, pero las tardes serían muy tristes con una bombilla a pilas. 20 metros en cuatro días no es una velocidad excesiva, pero a mi ( y al resto de mis feligreses), nos basta. Esto de la velocidad es relativo.
«Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos.» El tiempo de espera de la vuelta del Señor también es relativo. Para algunos les puede parecer demasiado tiempo, ya han pasado 21 siglos. Muchos pueden pensar que pueden dejar de estar en vela. Después de dos mil años no va a venir el Señor justo en nuestra época, pensarán. No lo sé, puede ser mañana o dentro de otros veinte siglos. Lo que si es cierto es que nuestra vida (aunque lleguemos a los ciento quince años), es muy breve para prepararnos a la venida de Cristo. No debería sobrarnos si un minuto. Cuando el Señor llame no podemos decir: “Un momento.” Tendremos que abrir en ese momento, sin demoras.
Esa tensión de la vida del cristiano no nos lleva a vivir con estrés, sino con intensidad. Cada momento de nuestra vida es importante, es el momento de decirle sí al Señor. No lo será mañana, ni podemos vivir del ayer. Ahora, según lees esto, puedes decirle a Dios si o no. Tal vez pasen los años, pero serán años llenos de sies o de noes. Con nuestra respuesta la Iglesia se irá edificando: “Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.” De nuestra respuesta de ahora depende cómo es la Iglesia. No podemos esperar a mañana, a después, a dentro de un rato. Ahora edificamos la Iglesia pues el Espíritu Santo no espera a dentro de un tiempo, ahora te está dando la gracia necesaria para que el edificio de la Iglesia sea según el plan de Dios. Y de nuestra respuesta depende que todo el edificio quede ensamblado. A veces el tiempo nos puede parecer muy largo, pero el futuro depende de nuestro si de hoy.
Ojalá cuando llegue el Señor nos encuentre diciendo que si a su voluntad y animando a muchos a decir que si al Señor. La Virgen dijo un si firme y definitivo, que se hizo presente cada instante de su vida. Que así sea nuestro si a Dios y a los dones del Espíritu Santo.

"Trackback" Enlace desde tu web.