CUERPO ENTREGADO Y SANGRE DERRAMADA

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

¡Qué insondable misterio! Todos los días le tengo ante mis ojos… y no le he visto aún. Todos los días le tengo entre mis dedos… y aún no le he tocado. Está cerca, cerquísima, cuando le devoro… y le siento lejos, a veces lejísimos. Y, sin embargo, se ha rendido ante mí, pecador. Le llamo, y siempre viene; le levanto, y se deja; le saco del sagrario, le reparto a los hombres y se entrega dócil, manso. Le guardo de nuevo en el sagrario, se marcha la gente, me marcho yo… Y allí queda Él, solo, esperando, ardiendo humildemente en Amor por cada alma.

Es el Omnipotente, el Dios de cielos y tierra, el Rey del universo… Y le presento como el “Cordero”. ¡Cualquiera, al verlo, diría que todo un Dios se ha postrado ante los hombres!

Se deja hacer, se deja mover, se deja llevar, se deja comer, se deja ignorar… ¡Se deja profanar! Y siempre, siempre, siempre… se queda con nosotros. Muchos pasan de largo ante el sagrario, sin dirigirle un sólo pensamiento, ni una genuflexión reverente; muchos comulgan sin pensar siquiera en el milagro en que se sumergen; muchos dejaron de comulgar hace tiempo… Y ni una queja, ni un lamento, ni un reproche. Se queda, manso, entre nosotros. Dos mil años, ya, y allí sigue, silencioso y hecho grito de Amor, en el sagrario.

Me desborda el Misterio de un Dios hecho pan, arrodillado ante mi. Me siento pequeño, muy pequeño, y, a la vez, inmensamente afortunado. Y siento que sólo de rodillas, en adoración, puedo responder a este Amor; y siento, cada vez que me dispongo a celebrar la Santa Misa, que necesito el corazón y las manos de la Virgen para dar calor a un Niño que se arroja en mis brazos rendido e indefenso. ¡Adoro te devote, latens Deitas!

"Trackback" Enlace desde tu web.