Coge en brazos a este pueblo

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Nú 11,4b-15; Sal 80; Mt 14,13-21

Sí, se tú quien cojas en bazos a este pueblo. El pueblo que comía pescado gratis, y pepinos y melones y cebollas y ajos. En Egipto. Todo gratis. Mientras que ahora, ahora ya, no hay nada que comer. Desolación. Desierto. Se nos quita el apetito al ver ese repugnante maná. Lloramos a la puerta de la tienda, familia a familia, cada uno a la entrada de su casa. ¿Cargaremos nosotros, cargarás tú, con este pueblo derrengado, que sólo mira los viejos buenos tiempos? Coge en brazos a este pueblo. ¿Quién?, ¿yo?, ¿por qué? Yo no concebí a este pueblo. Me encontré con él, carne de su carne. ¿Y tendré que llevarle a la tierra que prometiste a nuestros padres, Señor? ¿De dónde sacaré pan? Danos de comer carne. ¿De dónde la sacaré? Cargar con esta gente supera mis fuerzas. No soy nadie. No soy importante. ¿Por qué yo? ¿No será mejor que muera yo también y así me evitarás tales penas?

Es enternecedor escuchar las palabras de Moisés. Y todos somos Moisés. La responsabilidad del pueblo ha caído sobre mí; también sobre mí. ¿Acaso mis llagas serán menores que las de aquellos? ¿No seré también yo un leproso que enseña sus pústulas? ¿Seré yo mejor de lo que fueron nuestros padres? Sofoca pensar que la responsabilidad ahora es mía; también mía. Pero si apenas soy un niño, ¿conduciré yo mejor a mis gentes de lo que aquellos hicieron? ¿Mi palabra serás más veraz, porque mis acciones sean según el Señor?, ¿o también habrá que decir de nosotros, de ti y de mí, haced lo que ellos dicen, pero no hagáis lo que ellos hacen? ¿No seremos también nosotros desahuciados porque indignos, mucho más indignos aún que ellos? Humor negro del Señor Dios.

En despoblado. Muy tarde. Hambrientos. Multitud. A Jesús le dio lástima. Quizá los vio desalentados. De vuelta de tantas cosas. Sobrecogidos de tantas decepciones, de tantos intermediaros que al final sólo enseñaban sus propias pústulas. Dadles vosotros de comer. Consoladles. Mostradles los caminos de Dios. Pero ¿cómo lo haremos, de dónde sacaremos la comida en la abundancia que se necesita? ¿En quién pondremos nuestro ejemplo, modelo que llene su carne de manera que la suya venga a ser ya carne de Dios?

Este es el milagro del Señor. Tras haber comido todos hasta saciarse, recogieron doce cestos llenos de sobras. Porque es el Señor quien hace brillar su carne en la nuestra. Carne de sacramentalidad. Vasos de frágil barro, cuarteado, lleno de pegotes, pero que muestran el tesoro que llevamos escondido dentro. Porque lo nuestro no es de nosotros, nuestra carne ya no es nuestra, sino del Señor. Fijaos, hasta no importa que la nuestra sea carne supurante, como la del leproso, porque esa es la que Francisco besa, sabiendo que en ella está el fulgor de Dios. Nadie mire, pues, los remiendos de la vasija, mero barro, pura nada cuarteada, sino considere el tesoro que ella esconde. Tesoro de Dios. Qué frágil es siempre la carne. La tuya y la mía no son mejores que la carne pútrida del leproso; es tonto y falso hacerse ilusiones. Pero carne de Dios. Fulgor de Dios. Semejanza de Dios. Carne de encarnación. Carne de sacramentalidad.

¿Cómo vivir la grandeza del Señor en esta poquedad que es la nuestra, la tuya y la mía? Haciendo patentes los criterios que son los suyos. Mostrando a Jesús allá donde está y donde siempre tenemos que verle: en lo alto del madero, clavado en la cruz.

"Trackback" Enlace desde tu web.