HOY, A TRABAJAR.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hoy, puente de la Inmaculada para muchos, es un día propicio para dedicar un poco más de tiempo al Señor. Pero ¿con a de cosas que tengo que hacer cada día, para uno que podemos descansar, nos va a poner tarea? Pues no, y sí. No te voy a poner tarea pues es descanso, pero va a ser una tarea que tienes que hacer. Es como cuando algunos te cuentan que están muy cansados, que tienen mucho trabajo y, a la vez, también te cuentan que pierden el tiempo por la noche y se acuestan a las tantas. ¿No tienes sueño? Pues vete a dormir. Hay que hacerlo, pero es una gozada. Lo duro es quedarse rezongando en el sofá, haciendo zapping en la tele (que siempre acabas viendo ese canal que sabes que no quieres ver) y al final te acuestas enfadado y te levantas de mal humor.
“Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralítico y trataban de introducirlo para colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo, a causa del gentío, subieron a la azotea y, separando las losetas, lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús. Él, viendo la fe que tenían, dijo: – «Hombre, tus pecados están perdonados.»” Estos hombres tuvieron un trabajo arduo, pero no les pesó pues lo hacían por su amigo el paralítico. También nosotros tenemos a veces un trabajo con nuestra alma, pero en el fondo vamos en camilla, es el Espíritu Santo el que nos lleva. Nos han llevado nuestros padres, nuestro colegio, nuestros buenos amigos, ese encuentro que no esperabas, y te ha ido poniendo delante del Señor. Y entonces el Señor hace lo que menos esperas: tus pecados están perdonados. No olvidemos que en ambiente judío la enfermedad espiritual iba muy unida a la enfermedad corporal. (“¿Quién pecó, este o sus padres?”). Seguramente este pobre paralítico estaba sufriendo interiormente pensando qué había hecho él para quedarse así. Y entonces descubre que Jesús es Dios – “¿Quién puede perdonar pecados más que Dios?”-, y se sabe en buenas manos. Por eso cuando Jesús le manda tomar la camilla se levanta “al punto”, sin dudar que quien le había sanado el alma le había curado también el cuerpo. No dudó ni se quedó quejándose en la camilla, al punto hizo caso al que ya le había sanado.
Por eso hoy es un buen día para dedicar un poco más de tiempo al Señor. Puede parecer una tarea pero no lo es. Hay que dejar que el Espíritu Santo nos lleve hoy de su mano en lo que hagamos. Podrá parecer molesto “subir por el tejado”, hacer más caso a los hijos, cuidar a la esposa, ser más cariñoso con la suegra, ver a ese enfermo que teníamos olvidado,… y tal vez hacer una buena confesión preparando la fiesta de mañana y como punto de inflexión del Adviento. Podrá parecer un trabajo, pero al poco nos daremos cuenta que no hemos hecho nada, es Dios quien lo ha hecho todo en nosotros y eso es un descanso. Mañana nos levantaremos mejor. Ayer os decía que me había encontrado con un obstáculo para la construcción de la parroquia, me ha traído una semana de cabeza y se arregló en unos minutos, es más, cuando uno tropieza avanza más.
La Virgen siempre estaba dispuesta a decir que sí Dios pues sabía que “el Señor es el que hace cosas grandes por ella”. Que nosotros nos preparemos a dar ese sí.

"Trackback" Enlace desde tu web.

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031