Quizá se arrepienta y nos deje todavía su bendición

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Joel 2,12-18: Sal 50; “Co 5,20-6,2; Mat 6,1-6.16-18

El mundo al revés, porque hoy es el día en que pedimos el arrepentimiento de Dios. Pues, harto de nosotros, quería abandonarnos, dejarnos de su mano, desecharnos a nuestra propia suerte. Lo vemos en la historia de Noé. Voy a borrar de la superficie de la tierra al hombre que he hecho, pues me pesa haberlo hecho. Tales son las palabras del Señor viendo el crecer de la maldad del hombre sobre la tierra y cómo todos sus pensamientos tienden siempre y únicamente al mal. Se arrepintió el Señor de haberlo creado y le pesó de corazón. ¿Es mejor la situación del hombre ahora? Habría que verlo. Noé con su apelación obtuvo el favor del Señor (Gé 6,5-8). Nueva creación del hombre, de los cielos y de la tierra. ¿Mejoraron las cosas? Parece que no. Con el pueblo elegido, ni una pulgada. Tras la historia del becerro de oro, que nos deja perplejos, el Señor se queja amargamente. Veo que este pueblo no merece la pena; déjame: mi ira se va a encender contra él hasta consumirlo, y de ti, solo de ti, volveré a hacer un gran pueblo (Gé, 32,9-10) Es Moisés quien intercede ante el Señor, casi con violencia. En ambos casos el Señor se ha hartado del hombre y del pueblo que se había escogido, arrepintiéndose de su creación y de su alianza, pero también en ambos casos uno intercede por todos. Primero, Noé. Luego, Moisés. Y ambos consiguen que el Señor no cumpla del todo lo que deseaba con ardor: acabar con nuestra desfachatez, nuestra voluntad decidida de ser como dioses y de construirnos ídolos a los que adorar, alejándonos con violento resquemor de él.

Hoy, quizá, debería ser el día en el que pidamos a Dios: arrepiéntete del mal que piensas hacernos por nuestros pecados.  Curioso miércoles de Ceniza este en el que pedimos que sea Dios quien se arrepienta y nos deje todavía su bendición. ¿Cómo ha de ser posible?, ¿quién será nuestro Redentor? ¿Dios mismo, para que no se diga que no acertó en la creación y, menos aún, en el pueblo de su elección? ¿Una confusión tremenda de la que ahora se arrepiente, mientras le pesa el corazón? Sí, porque hoy es su miércoles de Ceniza. Y en este día se nos muestra a Jesús, el Cristo, en el desierto, siendo él quien hace penitencia, no por sí mismo, sino por nosotros; siendo él quien intercede por nosotros ante el Padre para que no se desembarace de una vez por todas de nosotros, hastiado hasta la saciedad de lo que somos. ¿Podremos ser redimidos?

¿Quién es mi Redentor? Dios. No hay otro. En él es donde oímos el grito del Hijo que por el Espíritu clama diciendo: Abba, Padre. Un grito estentóreo, desgarrador, que emite en lo alto de la cruz, cuando de su costado abierto salen el agua y la sangre salvadoras; cuando se hace pan y vino sacrificado para nuestro alimento. Quizá, mirando Dios el maravilloso espectáculo de la cruz se arrepienta de nosotros y nos redima, nos señale caminos de gracia y de salvación. Es él quien debe arrepentirse de su asco, ante la certeza de que todo le ha salido mal. ¿Por qué los haría libres? Pero se arrepiente de estos pensamientos inicuos, destructores para nuestro ser, condenatorios, cuando ve el corazón de su Hijos traspasado por la lanza, su cuerpo colgante de la cruz.

Por eso, hoy es su miércoles de Ceniza.

 

 

"Trackback" Enlace desde tu web.