Lo primero y principal

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

¿Cuántas veces no salimos a buscar alguna cosa que nos urge y volvemos a casa cargados de bagatelas y habiendo olvidado lo más importante? ¿O nos reunimos para tratar un tema y se habla de todo menos de aquello? En el Evangelio de hoy se ilustra una situación semejante pero referida al conjunto de la vida. Un escriba le pregunta a Jesús cuál es el mandamiento principal. No es extraña la pregunta porque, en tiempo de Jesucristo, el judaísmo había llegado a conocer casi un millar de preceptos. De ahí que algunos disputaran sobre cuál era el más importante.

Desde otra perspectiva podríamos decir que aquel escriba pregunta: ¿qué es lo más importante que debo hacer para que mi vida tenga sentido?, o bien ¿qué no puede faltar en mi vida? Jesús recuerda el mandamiento principal que tiene dos partes: amar a Dios sobre todas las cosa y al prójimo. De hecho son las dos caras de la misma moneda, porque no podemos amar a Dios y despreciar al prójimo y, viceversa, para amar verdaderamente al prójimo debemos hacerlo desde Dios.

Este precepto resume la moral cristiana. Como bellamente decía san Juan de la Cruz: “Que ya no tengo oficio, que ya sólo en amar es mi ejercicio”. San Agustín lo sintetizó de otra manera: “Ama y haz lo que quieras”. Y el santo carmelita insistía: “En la tarde de la vida serás examinado sobre el amor”.

Estos mandamientos pueden resultar abstractos y, e hecho, es fácil querer cumplirlos y que al final no resulte nada en nuestra vida. ¿Qué hacer? En la primera encíclica de Benedicto XVI se recuerda que la palabra amor es tan usada que, a veces, ha perdido el sentido. Hay una inflación en el uso del término pero un grave déficit en su ejercicio. Esa encíclica, que vale la pena leer porque además no es nada complicada de lenguaje, señala, entre otras cosas, que para amar verdaderamente debemos constatar el amor que Dios nos tiene. Y recuerda el Papa que a partir de Jesucristo, en quien se manifiesta el amor de Dios, la vida cristiana ya no es solo cumplir un mandamiento sino responder al don que se nos ha dado. Forma, pues, parte de una relación con Dios. Nos ama y le amamos. Desde esta perspectiva es más difícil tergiversar. Porque yo ya no me encuentro ante una exigencia que, por mi debilidad o malicia, intento minimizar. No, lo que hago es responder a una gracia que se me ha dado. Dios me ha amado primero, y de esa experiencia, aprendo a amarle a Él y a los demás hombres.

Por otra parte es fácil darse cuenta de que el precepto del Señor corresponde verdaderamente al deseo de nuestro corazón. Quien ama, como Cristo nos enseña, cumple su vida. Por eso san Agustín señalaba que el pecado no consiste más que en un desorden de los amores. Y pone algunos ejemplos gráficos. Dice que si un marido regala a su mujer un anillo y esta se fija en el anillo y no en el esposo que se lo ha dado (se entiende como término), entonces es fácil pensar que quiere más el regalo que a quien se lo da. Además, en seguida nos damos cuenta de que los demás mandamientos explicitan el primero. Honrar al padre y a la madre, o no cometer actos impuros o robar son explicitaciones del mandamiento principal y primero.

"Trackback" Enlace desde tu web.