El gran silencio

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Al descender el cuerpo muerto de Jesús, lo dejamos en la tumba nueva. Y hoy, Sábado Santo, es el día del gran silencio. Todos, los que estaban junto a la cruz y los que miramos de lejos el espectáculo, quedamos desalentados, tristes, cuajados de lágrimas. Juan tuvo un consuelo: Ahí tienes a tu madre. Pero ahora ya todo se ha terminado. Razón tenía Judas Iscariote, quien le traicionó, pues el camino de Jesús no llevaba sino al más cruel de los fracasos, ahí tenemos la prueba: muerto y enterrado. Bien es verdad que Jesús no dijo que todo se había terminado, sino, tras repetir tantas veces aquello de que en él se cumplían las Escrituras, todo está consumado. ¿Consumado en un punto que parece ser la tumba? Ahora nuestros ojos la contemplan. Siempre, cuando vamos a enterrar a una persona querida, al alejarnos del lugar donde hemos depositado el cadáver, hay una última mirada a la tumba. También nosotros, al alejarnos, echamos una última mirada al sepulcro nuevo en la que han depositado el cuerpo muerto de Jesús. Y nos adentramos en el gran silencio. Silencio de Dios.

Todo parece haber terminado en el más rotundo de los fracasos. ¿Merecerá la pena nuestro seguimiento, para que se nos caiga de la mano de esta manera tan dolorosa, tan brutal? ¿No ha sido todo una imaginación virtual y pasajera? ¿No nos subyugó quien tan pronto iba a morir de una manera tan cruel e indigna? De haberlo sabido, ¿hubiéramos seguido a Jesús? ¿No fue todo lo nuestro, en definitiva, sino un gran engaño? No porque Jesús nos engañara, pues él, pobre, creía en lo que hacía y en el camino que era el suyo, sino porque nosotros nos dejamos engañar por un buñuelo de viento. Silencio de Dios.

Todo está consumado. ¿Por qué Jesús al final de su suplicio en la cruz diría consumado? ¿Qué?, ¿pensaba en algo que acontecería para nosotros tras su enterramiento? Porque para él, ciertamente, las cosas estaban terminadas: la plenificación de la carne de Jesús se nos dona en la cruz. ¿Podría significar, simplemente, que en todo lo que hasta el momento había sido su vida, tan extraordinaria, se había consumado algo por medio de lo que el Señor Dios, al que él llamaba su Padre, quería indicarnos caminos a seguir similares al que había sido el suyo, aunque terminara en el fracaso de la muerte? ¿No había acontecido ya cosa similar, persecuciones y muerte, con algunos de los profetas de Israel, los cuales nos habrían mostrado así nuevos caminos de esperanza? Mas el gran silencio en que hemos caído parece ver que, efectivamente, todo ha sido consumado, y que, a partir de ahora, deberemos sacar las consecuencias de aquello que hemos vivido junto a Jesús, de quien hemos aprendido la profundidad de nuestra relación con Dios, quien nos ha enseñado a llamar Padre nuestro, y también la hondura de nuestra relación con el prójimo. Su muerte, pues, no ha sido vana. Tenemos que rehacer con nuestra vida lo que fue la suya. Esto es lo que dará sentido a esa palabra tan hermosa que pronunció en la cruz. ¿Todo se ha consumado, porque, seguramente, todo vuelve a la vida en nosotros, y somos nosotros los que consumamos lo que ya, con la muerte de Jesús, se habá terminado? Silencio de Dios

Cavilaciones del día en el gran silencio, cuando nos mantenemos deliberativos entre un aceptar las cosas como están o un seguir viviendo en-esperanza, sin comprenderlo bien, es verdad, pero seguros de que las cosas no pueden terminar en la pura nada de la muerte. Dios Padre, Ser de amorosidad, ¿nos va a dejar sumidos en tal abandono, tras haber abandonado de modo definitivo a quien ha llamado mi Hijo, en el que decía tener puestas todas sus complacencias? ¿Estamos alocados por seguir viviendo en-esperanza? Silencio de Dios.

¿Viviremos en-esperanza? ¿Será posible que quien es Padre suyo y Padre nuestro, en definitiva nos haya dejado no solo descentrados, sino solos, no abandonados porque nos quedará para siempre su recuerdo y su quehacer, pero sí dependientes de nuestras propia fuerzas y de nuestras propias remembranzas? ¿Será posible que todo haya acabado al haber dejado a Jesús en el sepulcro nuevo? ¿No quedará resquicio alguno a nuestro en-esperanza? Porque lo que él vivía y enseñaba iba más allá, ahora nos damos cuenta, incluso más allá de la muerte. ¿Nos abandonará Dios, peor, abandonará en la muerte a quien llamaba su Hijo, dejándonos en el desamparo mas desabrido? ¿Qué significaba, pues, nuestro vivir en-esperanza? Silencio de Dios.

Oíd, ¿qué está sucediendo? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio porque el Rey duerme. La tierra está temerosa y sobrecogida. Porque Dios se ha dormido en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo. Dios ha muerto en la carne y ha puesto en conmoción al abismo. Así comienza el bellísimo relato que toma el libro de las Horas de una antigua homilía sobre el grande y santo Sábado, en el que vemos a Jesús descendiendo a los Infiernos con el poderoso atributo de su cruz, para ofrecer palabras salvadoras a Adán y a todos los muertos que, en la obscuridad del abismo, aguardaban ellos también en-esperanza, la liberación definitiva.

Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, muerto en la cruz y enterrado en la tumba nueva, comienza a hablar en la gran majestad de su silencio.

 

 

*          *          *

 

 

noche del sábado 23 de abril de 2011

Vigilia Pascual

 

La eclosión de nuestro vivir en-esperanza

 

Por fin, exulten los coros de los ángeles, por la victoria de Rey tan poderoso, cantamos en el pregón pascual, solo comenzar la Vigilia. ¿De qué nos serviría haber nacido si no hubiéramos sido rescatados? Necesario —qué palabra tan tremenda puesta acá— fue el pecado de Adán, que ha sido borrado por la muerte de Cristo. ¡Feliz la culpa que mereció —de nuevo, qué palabra tan tremenda puesta acá— tal Redentor! Noche maravillosa, clara como el día. Noche de alegría. Noche en que se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino. La noche santa de la resurrección del Señor.

Siete hermosísimas lecturas, seguidas de su salmo responsorial y de una oración. La creación del mundo no fue obra de mayor grandeza que el sacrificio pascual de Cristo en la plenitud de los tiempos; por eso, ahora, en él, encontramos en todo su esplendor nuestra imagen y semejanza. En las siete lecturas del AT vamos viendo cómo ahora, en la plenitud de los tiempos, lo anunciado se cumple en Cristo. Los prodigios antiguos se iluminan con la luz de Cristo, haciendo del mar Rojo imagen de la fuente bautismal. Somos hijos de la promesa por la gracia de la adopción que ahora se cumple, pues en Cristo también nosotros somos hijos, descendientes de la fe de nuestros padres. Por los profetas se anunciaron los misterios de los tiempos presentes, de modo que progresemos en la virtud por efecto de la gracia. El Señor hace crecer a su Iglesia, defendiendo con su constante protección a cuantos purifica por el agua del bautismo. Le pedimos, finalmente, que lleve a término la obra de la salvación, de modo que todo el mundo experimente y vea cómo lo abatido se levanta, lo viejo se renueva y vuelve a su integridad primera, por medio de Jesucristo. Todo el AT es una flecha que anuncia el Misterio de esta noche. Misterio de resurrección. Misterio de gracia y de misericordia y de alegría. Misterio asombroso de nuestra salvación. Cristo murió por nosotros en la salvaje cruz y resucita para sí y para nosotros de modo que a partir de este momento su vida vaya al Padre y nuestra vida esté siempre en él.

Celebremos la gloria de la resurrección del Señor en esta noche santa.

Por el bautismo fuimos incorporados a la muerte de Cristo. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre así también nosotros andemos en una vida nueva, en una resurrección como la suya. Muertos con Cristo, viviremos con él. Moriremos al pecado de una vez para siempre.

¡Cristo ha resucitado!

Su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve. Ha resucitado como había dicho. Por eso, al comienzo de la celebración, hemos cantado a la culpa feliz que mereció tal Redentor. Asombroso que nos atrevamos a hablar de nuestra culpa como merecimiento nuestro. Por eso hemos cantado también que el pecado de Adán, y el nuestro, fue necesario en este inmenso derroche de amor de Dios hacia nosotros en Cristo, por Cristo y con Cristo. ¡Alegraos y corred a anunciar la buena nueva! A partir de ahora comienza, pues, la liturgia bautismal, en la que la Iglesia, Iglesia de Cristo, Iglesia de Dios, va tomando cuerpo resucitado, y en la que nuestro vivir en-esperanza se hace un vivir-en-realidad.

El cirio pascual nos llena de la luz del Señor, de modo que brillemos interiormente, y borrada la obscuridad de nuestros pecados, persevere en nosotros la luz de la fe y de la caridad. Porque ese cirio, como antes lo fue la nube ardiente que conducía al pueblo elegido en su caminar en el desierto, es el signo del pasar de nuestro vivir en-esperanza al vivir-en-realidad, con realidad de gracia. Misterio de una creación nueva. Misterio de la Gloria.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.