AÑO JUBILAR.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Lo mío no es la política, ni entiendo ni quiero entender, en eso tiene que meterse los laicos y trasformar el mundo. Me imagino que, como yo, muchos españoles han respirado un poco más a gusto al convocarse elecciones. No entiendo de política, como decía, pero sí se veía el descontento, el cansancio, la desconfianza y la falta de ilusión de muchos de mis conciudadanos. Se ofrecían políticas progresistas que ya cansaban y sonaban a viejo, eran como maquillar el cadáver, no le dan un ápice de vida. Ahora campaña electoral (que son muy aburridas), y ya ganará quien sea. Así que es como un año jubilar, algo de alegría en tanta gente cansada, aunque tal vez pronto nos desinflemos otra vez. Pero tenemos que recuperar la alegría. En el año jubilar judío, cada 50 años, cada uno recobraba sus posesiones y era un volver a empezar.

«Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista.» Mira que ya podía ser aficionada a las gambas la hija de Herodías, pero se ve que le gustaban más las cabezas de bautistas. Herodes, ni Herodías, ni el cornudo de Filipo se daban cuenta de lo que estaban haciendo, pero estaban inaugurando un año jubilar. Al cortar la cabeza a Juan el Bautista se da por terminado el Antiguo Testamento y comienza el nuevo. Se devuelve a cada uno lo que es, el hombre hijo de Dios y Dios recrea a la humanidad. Tal vez no era comprensible para los discípulos de Juan, Herodes no se enteraba de nada, pero todo se estaba haciendo nuevo. Pronto, quienes lo fueran descubriendo por la revelación de Cristo y el don del Espíritu Santo, recuperarían la alegría, la esperanza, la ilusión. En ocasiones Dios se sirve de elementos ineptos, que incluso objetivamente son malos, para hacer nuevas todas las cosas.

Todo esto nos tiene que ayudar a aprender a leer nuestra historia y la de la sociedad en que vivimos. En ocasiones hay personas que dicen. “¡Ah!, ¡la juventud está fatal!”. Y se quedan en la queja o en mirar hacia atrás, como si sus tiempos hubieran sido mucho mejores. Sin embargo sabiendo leer la historia y el momento presente ni la juventud está tan mal (hay grupos estupendos y chicos y chicas de quitarse el sombrero), y con los que peor están habrá que preparase para decir una palabra de aliento al abatido, enseñar el camino al perdido, animar al que vacila (y hay tanto vacilón), dar sentido al que está de vuelta de todo, curar a los heridos, … Es decir, van a ser épocas de muchísimo trabajo, de mucha más oración y de estar muy atentos. El que se desencante con la generación que le ha tocado vivir no será capaz de sacar bienes de los males. A los años de sequía les siguen años de gracia, y hay que estar alerta para recibirlos.

Pidámosle a la Virgen que nos de ese olfato católico para descubrir la alegría en medio de las situaciones complicadas y el don de la esperanza que nunca se acaba. Hasta dentro de cuatro semanas no vuelvo a escribir, así que apuntaos para la JMJ y seguir rezando por los enfermos, en especial por Raimundo y su mujer que siguen encerrados en su habitación de aislamiento…¡que suertaza!

 

"Trackback" Enlace desde tu web.