Domingo de la 19ª semana de Tiempo Ordinario. – 07/08/2011

Escrito por webmaster el . Posteado en Hoy Domingo

Comentario Pastoral
LAS TEOFANÍAS DE DIOS

E1 profeta Elías sube al monte Horeb, el monte de Dios, repitiendo el itinerario y el gesto de Moisés en el Sinaí. A Moisés le habló Dios en el Siriaí entre truenos y temblor. A Elías le habla ya no desde el viento huracanado, sino en leve susurro, a modo de la suave brisa que le hacía presente en el paraíso. Elías se cubre el rostro porque ningún hombre puede ver a Dios y seguir vivo, pero experimenta la dulce presencia del Señor.

Aguardar al Señor en el monte o en la llanura, saber esperarle con paciencia sin que el ánimo decaiga, tener fe en el Señor que va a pasar y se nos va a hacer cercano y presente es importante para vivir en cristiano.

El Señor quiere que sepamos embarcamos en la vida, que avancemos hacia la otra orilla, que lo precedarnos, que sepamos aguantar las tormentas del desconcierto, los vaivenes de la tentación, el naufragio de la fe, las olas de la desconfianza. Porque no estamos solos. Porque viene a nuestro encuentro.

La narración mateana del evangelio de este domingo tiene el transfondo de las apariciones pascuales; “Ánimo, soy yo, no tengáis niiedo”. La ayuda misericordiosa y la presencia de Cristo resucitado son indispensables para salvar a la Iglesia, siempre que viva un momento o circunstancia de crisis. La mano que extiende Jesús a Pedro no sólo es su salvación, sino la nuestra.

El camino del creyente puede ser muchas veces un camino inestable, camino sobre el mar del mal. ¡Cuántas veces nos hundimos! El miedo es compañero de viaje, porque dudamos, porque tenemos poca fe.

A Dios le encontramos y le conocemos en la calma, en la tranquilidad, en la paz, en la dulce simplicidad.

Andrés Pardo


Palabra de Dios:

Reyes 19, 9a. 11-13a Sal 84, 9ab-10. 11-12. 13-14
san Pablo a los Romanos 9, 1-5 san Mateo 14, 22-33

Comprender la Palabra

La lectura del primer libro de los Reyes forma parte del llamado cielo de Elías. El redactor de este cielo valiéndose probablemente de fuentes y tradiciones que se remontan hasta el propio profeta, relatan hechos relevantes y significativos para poner de manifiesto el enfrentamiento entre
profetas y reyes, y señalar con vigor y fuerza el cumplimiento infalible de la palabra de Dios. El Dios de la Alianza, el Dios fiel, cumple su palabra: está siempre en medio de sus enviados para protegerlos y consolarlos en sus persecuciones y tribulaciones. Dios se encuentra, se deja escuchar y se le escucha en el silencio. Elías se tapa el rostro con el manto porque nadie puede ver a Dios y seguir volviendo, ya que la contemplación de Dios no es soportable en una existencia humana. Elías recibe, con esta presencia de Dios, la reafirmación de su misión y de su tarea.

Comienza este domingo la lectura del capítulo noveno de la carta de san Pablo a los Romanos, con una sección de tono muy diferente de los capítulos anteriores. La preocupación del apóstol se centra en el lugar que tiene Israel en el plan salvador de Dios. Pablo dirige su mirada a los miembros de su pueblo que se resisten a aceptar el evangelio de la gracia: creer en Jesucristo y recibir la justificación gratuitamente mediante la fe, y formar parte del verdadero y único pueblo de Dios. La oferta de salvación de Dios en Cristo alcanza a todos los hombres sin excepción. La oferta de salvación de Dios en Cristo alcanza a todos los hombres sin excepción. Israel aceptará también la oferta hecha por Dios en su Hijo Jesucristo, la única puerta, el único camino que integra todas las otras formas de acceso a Dios. Al final saldrá victoriosa la misericordia de Dios.

El evangelio de hoy es la segunda parte del milagro de la multiplicación de los panes, que leíamos el domingo pasado. Jesús despide al pueblo. Ordeno a los discípulos que emprendan el viaje de regreso en barca, sin Él. Se retira a un altozano para hacer oración, De madrugada viene al encuentro de sus discípulos, que bregan contra el vendaval y el oleaje. Ha querido poner as prueba su fe. Jesús se les acerca, caminando sobre las aguas, y les entró miedo pensando que era un fantasma. Es la reacción frente a los misterioso, a lo sobrenatural, a lo inesperado. El conjunto es una revelación de Jesús: “Soy yo, no tengáis miedo”. Los hombres modernos se debaten también frente a lo inesperado y frente a lo sobrenatural. El evangelio quiere ofrecerles una respuesta, pero ha de llegarles a través de los discípulos de Jesús. Hoy como ayer Dios tiene una respuesta para los hombres que se debaten en medio de múltiples dificultades.

Ángel Fontcuberta


sugerencias litúrgicas

El salmo responsorial 


La tercera edición de la Ordenación General del Misal Romano (IGMR) en su nº 61, añade, con referencia al Salmo responsorial, que debe recitarse de modo que resulte más apto en visitas a favorecer la meditación de la Palabra de Dios, la practica de ir repitiendo a cada versículo la respuesta rezada ( que el Leccionario prevee para ser cantada) está muy lejos de favorecer la meditación a la que se alude. Forzar a los fieles (con frecuencias se les dice “repitan todos”) a repetir la antífona, les obliga a estar más atentos para recordar la respuesta que a orar en su interior meditando el contenido contemplativo del Salmo y vivir espiritualmente el mensaje de la primera lectura que el Salmo refleja paras convertirlo en oración. Si no es posible cantar la respuesta, es mejor que el salmista lea el salmo pausadamente, y sin interrupción . Con esta escucha atenta se favorece a los fieles el poder orar en su interior con la plegaria que el salmista va sugiriendo, lográndose así, que el salmo sea verdadera y espiritualmente “responsorial”.





mejorar la celebración de la Eucaristía


Ritos iniciales (6). El Acto penitencial (a)

“Sigue el acto penitencial” (IGMR, 125)

Al hablar de acto penitencial se recuerda más explícitamente ahora que “ no tiene la eficacia propia de sacramento de la Penitencia”.

Durante el primer milenio no parece que hubiera ningún tipo de preparación penitencial al comienzo de la Eucaristía. Fue al final del siglo X cuando entraron oraciones de este tono, para el sacerdote y sus ministros, manifestando sus sentimientos de indignidad ante el ministerio. Estas oraciones basaban su motivación en el texto de Mt 5,24; antes de ofrecer en el altar, reconciliación con su hermano.

No es un acto relacionado o equivalente al sacramento de la reconciliación, sino de empezar la celebración con una actitud cristiana básica: la petición de perdón y purificación reconociendo nuestra necesidad de la fuerza de Dios.

El Misal ofrece varias fórmulas concretas de realizar este acto penitencial:

– El “Yo pecador”.

– la doble invocación: V/. “Señor ten misericordia de nosotros”. R/. “Porque hemos pecado contra ti. V/. “Muéstranos, Señor, tu misericordia. R/. “Y danos tu salvación”.

– la triple invocación: Los tropos con la respuesta “Señor, ten piedad” por parte del pueblo. El Misal ofrece gran número de estas invocaciones.

Este acto penitencial puede ser un pequeño gesto educativo de la comunidad, que la prepara para dejarse llenar de la gracia de la palabra y de la Eucaristía, sobre todo cuando se hace con un ritmo que facilite la actitud interna, con un momento de silencio, para que los presentes se concentren en si mismos.

Es nuevo también que se afirme que los domingos, sobre todo en el Tiempo Pascual, en vez de acto penitencial, se puede realizar la aspersión del, agua en memoria del bautismo. El Misal propone tres formularios distintos. Es un gesto pedagógico, que ayuda a comenzar la celebración eucarística del domingo, día pascual, día bautismal, renovando la conciencia de ser pueblo elegido por Dios, pueblo sacerdotal, pueblo de bautizados.

Con este gesto le pedimos a Dios que “renueve en nosotros la gracia bautismal”, la gracia que se nos concedió el día del Bautismo, pero que necesitamos recibir renovada para nuestra vida cristiana. Y nunca mejor que el Domingo.


Ángel Fontcuberta

Para la Semana

Lunes 8:
Santo Domingo de Guzmán (1170-1221), fundador de la Orden de predicadores, luchador contra la herejía de los albigenses.

Deuteronomio 10,12 22. Circuncidad vuestro corazón, Amarás al forastero, porque fuisteis forasteros.

Mateo 17,22 27. Lo matarán, pero resucitará. Los hijos están exentos de impuestos.

Martes 9:
Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Edith Stein (1891 1942), religiosa y mártir, patrona de Europa.

Os 2,16b.17b21-22. Me casaré contigo en matrimonio perpetuo.

Mateo 25,1-13. ¿Qué llega el esposo, salid a recibirlo?

Miércoles 10:
San Lorenzo (s. III), diácono de la Iglesia de Roma, martirizado en la persecución de Valeriano.

2 Corintios 9,6 10. Al que da de buena gana lo ama Dios.

Juan 12,24 26. Al que me sirve, el Padre le premiará

Jueves 11:
El libro de Josué contempla la conquista de la tierra prometida desde Dios, quien es fiel y para quien el tiempo no cuenbta. Por ello la conquista es fulminante, sin resistencias.
Santa Clara (1193 1253), virgen, imitadora de San Francisco de Asís, fundadora de las Clarisas.

Josué 3,7 10a.11.13 17. El Arca de la Alianza va a pasar el Jordán delante de vosotros.

Mateo 18,21 19,1. No te digo que perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Viernes 12:
Santa Juana Francisca de Chantal (1572 1641), madre de seis hijos, a la muerte de su esposo fundó el Instituto de la Visitación.



Josué 24,1 13. Tomé a vuestro padre del otro lado del río; os saqué de Egipto, os di una tierra.

Mateo 19,3 12. Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres, pero al principio no era así.

Sábado 13:
San Ponciano, papa y San Hipólito, presbítero, mártires, murieron a causa de los malos tratos en las minas de Cerdefia, a donde fueron desterrados,



Josué 24,14 29. Escoged hoy a quien queréis servir.

Mateo 19,13 15. No impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos.



Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.