San Simón y san Judas

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Una vez más celebramos la fiesta de dos apóstoles. Una efemérides de este tipo nos lleva a considerar la realidad de la Iglesia. Muchos la ven como lago que debería ser ya perfecto, sin mancha de ninguna clase y, al reconocer la humanidad de que está formada se escandalizan. Pero, el evangelio de hoy, nos recuerda como la Iglesia la forma Cristo contando con la libertad de los hombres. La Iglesia nace del corazón de Dios. Va unida inseparablemente a su designio de salvación y al hecho de la encarnación. El Verbo se hizo carne para salvarnos y, comunica su salvación verdaderamente a los hombres. De ahí que forme una Iglesia, que es su pueblo pero también su cuerpo.

El hecho de que se nos diga que Jesús pasó toda la noche en oración, antes de elegir a los doce apóstoles, subraya la trascendencia del hecho. La Iglesia siempre será sostenida por Jesucristo, que es su cabeza. No es una realización humana, sino algo querido por Dios, quien también se encarga de su crecimiento. Por la Iglesia nosotros nos unimos íntimamente a Jesucristo y participamos de su vida. También estamos llamados a unirnos a su sacrificio y a interceder por los hombres.

Es algo grandioso que Jesús cuente con los hombres para hacerse presente en todo el mundo. El realismo de la encarnación (nació en un lugar y tiempo determinados), se prolonga a través de multitud de personas que se han encontrado con Él y ahora son testigos suyos. Sin embargo, la Iglesia no se agota en la humanidad de cada uno de sus miembros. Perteneciendo cada uno de nosotros a ella, lo que sucede es más grande, porque Cristo está presente y actúa. Es la realidad de los sacramentos. Por ellos Jesús se acerca a las personas y las transforma. Pero Él quiere que ese encuentro vaya precedido por un anuncio. Los primeros evangelizadores fueron los apóstoles, y después todos los que fueron, por su mediación, tocados por la gracia e incorporados a la Iglesia.

San Pablo, en la primera lectura, nos indica que la Iglesia es el verdadero hogar del hombre. Este se va edificando en la historia. Jesucristo es la piedra angular que le da consistencia. La salvación se nos ofrece como un regalo, pero no nos quita la libertad. Por eso se dice que nos ensamblamos sobre el cimiento de los apóstoles pero, al mismo tiempo, estamos llamados a participar en la construcción.

El hecho de que sepamos el nombre de los Doce apóstoles, aunque de algunos sepamos relativamente poco, como es el caso de san Simón y san Judas, nos indica que cada persona es importante en la Iglesia. No se trata de un pueblo en el que se pierde la identidad ni de que quedemos absorbidos por la multitud. Singularmente Dios nos ama a cada uno de nosotros. El apóstol señala que nuestra vida en la Iglesia nos lleva a ser morada de Dios. Porque la Iglesia propicia el encuentro verdadero de Dios con cada uno de nosotros. Por él nuestra humanidad no queda abolida, sino que es elevada. Porque se nos libera del pecado y se nos permite vivir con mayor plenitud, como hijos de Dios.

El recuerdo de los apóstoles nos lleva a tomar conciencia de lo importante que somos cada uno de nosotros para Dios. En estos momentos de la historia se hace urgente profundizar en nuestra pertenencia eclesial. Vivir intensamente unidos a ella para que todos los hombres puedan reconocer que es signo del amor de Dios.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Octubre 2011
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31