Francisco de Paula, fundador de la Orden de los Mínimos (1416-1508)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Nuestra Señora del Camino. Santos: Francisco de Paula, fundador, patrono de los delineantes; Teodosia, Anfiano, Edesio, Enrique, Eutimio, Tito, Flodoberta, mártires; Abundio, Urbano, Nicesio, Víctor, Bernardo, obispos; María Egipcíaca, penitente; Elba, abadesa; Juan Laine, mártir (beato).

En pleno Renacimiento, cuando Europa se viste con ropaje pagano, un italiano hace que sople en el mundo occidental una refrescante brisa de espiritualidad.

Sus padres fueron Santiago de Alessio y Viena. Ansiaban tener un hijo que no acababa de llegar después de quince años de matrimonio. Por fin, convencidos de que debían el favor a san Francisco de Asís, les nació el vástago en un caserío de Paola, perteneciente al reino de Nápoles; lógicamente le pusieron el nombre de su santo protector.

Una enfermedad estuvo a punto de costarle la vista; nuevamente acudieron al de Asís y con trece años vemos a Francisco de Paula cumpliendo la promesa como oblato en el convento de San Marco Argentano.

Peregrinó por los lugares franciscanos de la Umbría. Luego se le ve como eremita en las cercanías de Paola, llevando una vida solitaria, dedicado a la oración y a la penitencia; duerme en el suelo y toma una piedra para apoyar la cabeza, bebe el agua del arroyo, y se alimenta de hierbas, de raíces y poco más. Así vivió cinco años, hasta que comenzó a poblarse el monte de compañeros tan pobres e incultos como él, que hicieron sus cabañas con ramas secas y construyeron una pequeña capilla; fue el comienzo de los ermitaños de san Francisco, quien, intentando su renovación individual, comenzó a dictar normas y consejos, principio de una nueva «regla». Otras comunidades nuevas de Paterno y Spezzano hicieron que se extendiera la fama del ermitaño de Paola.

Le llamaron desde Sicilia. Provisto de cayado y bordón emprendió su viaje a pie camino del mar. Allí tuvo dificultad para pasar a la isla por no tener dinero y no querer pasarle gratis el barquero. El peregrino tomó el manto como nave y un pico le hizo de vela para transportarse a la otra orilla; no pertenece el hecho a la leyenda; tuvo lugar ante testigos y a plena luz. Y quizá por ello es nombrado patrón de los navegantes.

El carisma de los «Mínimos» –que así quiso se llamaran humildemente sus hermanos– fue atender a las necesidades de la gente abandonada a su suerte por los gobernantes, empobrecida por las guerras y diezmada por la peste. Y lo supieron hacer con austeridad heroica, abundando en la oración, siendo contemplativos y empleando el buen humor.

Francisco de Paula fue un gran taumaturgo, cualidad que el pueblo se encargó de aumentar a su gusto y que ha pasado a las biografías con hechos que luego la ciencia histórica se encarga de estudiar para recortar los agigantados, suprimir los fantásticos y reconocer su incapacidad de explicar los verdaderos.

El de Paola nunca fue sacerdote. Sí defensor de los pobres y de los oprimidos. Habló claro, tajante, de modo intransigente y recio con los de arriba, aunque fueran reyes, como pasó en la corte napolitana. El caso fue que Fernando I el Bastardo quiso taparle la boca y frenar sus críticas públicas, invitándolo a palacio; allí habló Francisco al modo de los antiguos profetas, adoptando el lenguaje de los símbolos: tomó de una bandeja una moneda de oro, la desmenuzó entre sus dedos como si fuera de mal barro, y brotaron unas gotas de sangre que mancharon el manto real; entonces hizo saber con palabras al rey que con sus injusticias se enriquecían tanto él como su palacio.

No poca fue su fama. Hasta de la corte francesa requirieron su presencia para que devolviera la salud al fresco rey Luis XI; mediaron el rey de Nápoles y el mismo papa Sixto IV para que hiciera el favor de desplazarse; después de calmar una tempestad en el golfo de Lyon con un milagro, se encaminó hacia Tours; no le devolvió al soberano la salud perdida, pero sí le ayudó a poner orden en su conciencia y en el Estado de aquel rey insolente, y eso era mayor milagro que el pedido.

Fue consejero de Carlos VIII y Luis XII en momentos decisivos para la historia de Francia y de Italia y este contacto con la familia real le dio oportunidad de dirigir y consolar a la hija no querida de Luis XI y esposa despreciada de Luis XII, santa Juana de Valois.

Incluso en España intervino en la vida política y militar; mandó recado por dos frailes mínimos al rey Fernando V, que luchaba contra el Islam en las puertas de Málaga, al tiempo que él movilizaba a los fieles para que rezaran a favor de las armas cristianas; también cedió al aragonés Bernardo Boyl, uno de sus frailes, para que prestara atención espiritual en la primera expedición de Colón.

Murió el 2 de abril de 1507 y lo canonizó León X en 1519.

Abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30