Viernes de la III semana de Pascua

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Como el Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre, así, del mismo modo, el que me come vivirá por mí”. En el evangelio de san Juan, el término vida está muy presente. Hace referencia a la creación de Dios, cuando de la nada creó vida. Pero en labios de Cristo esa vida se eleva, es decir, no se refiere a la vida de las criaturas, la vida biológica; lo que nos quiere comunicar es la vida de Dios, aquello de lo que Él disfruta y que quiere compartirlo con nosotros. Él vive en el Padre y por el Padre.

La novedad de la vida cristiana es que por medio de Jesucristo, nosotros participamos también de esa vida entre el Padre y el Hijo en el Espíritu Santo. Se trata por lo tanto de la vida sobrenatural: una nueva vida en Cristo .

Nuestro camino de ida y vuelta hasta Dios es Jesucristo, que por el misterio de encarnación ha hecho visible y palpable a Dios mismo: en Cristo podemos ver y tocar a Dios. Pero en el discurso que pronuncia Jesús hoy, esa cercanía de Dios llega a un extremo que en un primer momento escandaliza a los judíos: para tener esa vida, todos han de comer su cuerpo y beber su sangre. Les está proponiendo el canibalismo. Cualquiera de nosotros lo rechazaría de plano si nos atenemos a la literalidad de sus palabras; quizá por eso comprendemos el rechazo que generaron estas palabras.

En algunas culturas indígenas la práctica del canibalismo simbolizaba un modo de unión con el espíritu de una persona o incluso la divinidad. Estas prácticas, evidentemente no recomendables, no pueden realizar aquello que significan. Pero tomamos una idea de fondo: cuando tomamos un alimento, asimilamos lo que comemos.

El discurso del pan de vida es el modo en que Cristo quiere comunicar a sus discípulos que la vida nueva que nos da y la comunión con Él no sólo se ciñe a una comunión de ideas, como era costumbre con los fariseos, sino que se ha de participar por él, con él y en él mismo. Estas tres preposiciones (por, con, en) culminan la plegaria eucarística de la misa, cuando el sacerdote levanta el Cuerpo y Sangre de Cristo y canta la doxología: Por Cristo, con él y en él.

Siguiendo la literalidad del discurso del pan de vida podemos afirmar que cuando participamos de la eucaristía comemos y bebemos carne y sangre humana: el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Pero al realizarse en la eucaristía el sacrificio de Cristo —Cordeo de Dios— de un modo incruento, desaparece la faceta que más repugnancia nos causaría, y brilla con luz propia el bien que se nos comunica: la verdadera comunión con Dios en las especies del pan y del vino. Es una comunión sacramental, pero real. Comunión real, viva, mediante la cual asimilamos la vida divina que se nos da en el pan consagrado.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario