El servicio es respuesta de amor

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Después de cumplir con su deber, el servidor, lejos de pensar en su descanso, nos dice el Señor en el Evangelio de hoy, se dispone a servir a su amo, sin que nada de esto suponga motivo de agradecimiento al servidor. Así expresado nos suena mal, porque parece que Jesús nos mostrará como “buen camino” el no dar las gracias por los servicios recibidos. Máxime si remata con la expresión: “lo mismo vosotros cuando hayáis hecho lo mandado, decid: somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”. Pero sabemos que el mismo Señor nos muestra la necesidad de ser agradecidos con los padres, con quien nos hace el bien, del mismo modo que echa en falta a los nueve leprosos, de los diez que había curado milagrosamente, porque sólo uno volvió a dar las gracias (cf. Lc 17, 11-19). Por lo tanto la enseñanza que nos quiere transmitir el Evangelista San Lucas al recoger estas palabras del Señor no puede ser la de no ser agradecidos. Tiene que ser otro el sentido.

Para descubrir el verdadero sentido de este texto hemos de darnos cuenta que el servicio cristiano es fruto del amor y el amor es la respuesta a una vocación. El servicio para un cristiano no es fruto de un servilismo interesado o algo hecho por temor o interés. Lejos de esto el servicio en la perspectiva cristiana, está siempre movido por el amor. Quien ama sirve sin sentirse humillado, sin sentimiento servil. Es como una madre que sirve la comida a sus hijos, más allá de hacerlo para hacer una mejor distribución de la comida, no tiene la impresión de estar sirviendo sino amando a sus hijos, no experimenta que sea un sacrificio sino cariño a los hijos. El Señor nos dice en la última cena “En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís.”- Jn 13, 16-17 -. “Dichosos vosotros si lo ponéis por obra”. ¿Qué tendrá el servicio, que entenderlo y vivirlo supone la felicidad?

Vivir el servicio de este modo requiere haber tomado conciencia de ser objeto de un amor gratuito y sin medida. Dios nos ama así. En Jesucristo Dios nos ama “hasta el extremo”. “¡Qué valor debe tener el hombre a los ojos del Creador, si ha ‘merecido tener tan grande Redentor’, si Dios ha dado a su Hijo, a fin de que él, el hombre, ‘no muera sino que tenga la vida eterna’!.” (Juan Pablo II, Enc. Redemptor hominis, 4 – III – 1979, nº 10). Contaba un filósofo converso del budismo: si un hombre cae en un hoyo, del que no puede salir, y se lo encontrara Confucio se limitaría a decirle que asumiera la consecuencia de sus actos, que fue un torpe; si fuera Buda le daría muchos consejos para que aprenda a vivir con su desgracia y a tener paciencia. Si Cristo se lo encontrara no le diría nada ¡y le sacaría del hoyo! Esta es la diferencia. Dios nos ama hasta el punto de entregar a su Hijo para salvar a los pecadores. Cuando uno se sabe amado así, el amor hecho de entrega, de generosidad, de misericordia, se muestra no como un mandato. El amor es antes que nada la respuesta que surge como una exigencia desde nuestro interior sólo cuando hemos tomado conciencia de haber sido amados antes. Es decir, cuando me doy cuenta

Así las cosas el Señor nos dice, si verdad amáis serviréis con alegría, descubriréis que servir es un privilegio; por eso después de servir diremos” hemos hecho lo que teníamos que hacer. Que nuestra Madre, la Esclava del Señor nos ayude a recorrer ese camino.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (5)

  • Cecilia

    |

    Muuuy buen comentario! Muchas gracias 😀

    Responder

  • Eduardo

    |

    Gracias. Este comentario ayuda. A veces ese servicio me sobrepasa, y entiendo que estoy siendo injusto con Dios.

    Responder

  • Priscila

    |

    Muy buen comentario! Aclara lo que en un principio se veía confuso y da ejemplos comprensibles y que invitan a la reflexión.
    bendiciones!

    Responder

  • Reny

    |

    Este comentario me hace reflexionar sobre los talentos y ocupaciones que se tienen como el fontanero, mesero, aseadora, etc., si se vieran como oportunidad de servicio al prójimo lo puedes disfrutar/respetar más. Gracias

    Responder

  • Mayte

    |

    Hermoso comentario.
    Es lo que el Papa Franciaco nos dice constantemente : Servid con Alegria.
    Y mas que un deber, es un corresponder a tanto amor de Dios.
    Gracias Dios lo bendiga.

    Responder

Deja un comentario

Noviembre 2016
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930