Cuidar a los enfermos

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaban los enfermos en camilla”. Entre los milagros de Jesús tienen un lugar especial las curaciones de enfermos. La solicitud por los enfermos estaba en el corazón de Cristo. El Papa Francisco, nos recuerda cómo Cristo “se presenta públicamente como uno que lucha contra la enfermedad y que ha venido para curar al hombre de todo mal: el mal del espíritu y el mal del cuerpo (…). Jesús nunca huyó de sus cuidados. Nunca pasó de largo, nunca volvió la cara hacia otro lado. Y cuando un padre o una madre, o incluso gente amiga lo llevaban delante de un enfermo para que lo tocase y lo sanase, no dejaba de hacerlo (…).” (Audiencia 10-junio-2015). Hoy Jesús quiere seguir sanando y llevando consuelo y esperanza a cuantos padecen todo tipo de enfermedad y para ello cuenta con nosotros, con que no pasemos de largo y hagamos de buen samaritano. En la misma Audiencia el Papa Francisco nos recordaba que “Jesús envía a sus discípulos a cumplir su propia obra y les dona el poder de sanar, es decir, de acercarse a los enfermos y cuidarlos hasta el fondo”.

No podemos desentendernos de los enfermos. Hemos de preguntarnos cada uno si no es a mí a quien están esperando. Nos jugamos mucho cada uno y la sociedad misma. “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedad. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana. A su vez, la sociedad no puede aceptar a los que sufren y sostenerlos en su dolencia si los individuos mismos no son capaces de hacerlo y, en fin, el individuo no puede aceptar el sufrimiento del otro si no logra encontrar personalmente en el sufrimiento un sentido, un camino de purificación y maduración, un camino de esperanza” (Benedicto XVI, Encíclica “spes salvi” n. 38).

El próximo sábado, 11 de febrero, se celebrará la XXV Jornada Mundial del Enfermo en toda la Iglesia. Estas jornadas son “una ocasión para prestar especial atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren en general; y, al mismo tiempo, es una llamada dirigida a los que se entregan en su favor, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, para que den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos” (Mensaje del Papa Francisco para la XXV Jornada Mundial del Enfermo).

En nuestra Archidiócesis de Madrid tendremos la ocasión de acompañar y rezar por nuestros enfermos. Con nuestra participación se hace visible nuestra solicitud por los enfermos, que no están solos. Vale la pena el esfuerzo por rezar juntos por ellos, ofrecer la Santa Misa que presidirá nuestro Cardenal D. Carlos el sábado 11 a las 19:00 en la Catedral.

Le pedimos a Nuestra Señora de Lourdes, Salud de los enfermos, que sostenga a los enfermos y haga de cada uno buenos samaritanos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728