Archiv para 7 febrero, 2017

Adorar con el corazón

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos. Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a las tradiciones de los hombres”. Una vez más el Señor dirige un reproche a los fariseos con expresiones fuertes. Lo hace así porque sin ser justos están convencidos de serlo y por ello se cierran a la salvación de Cristo, que “no ha venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

Les reprocha, por una parte, quedarse en los aspectos superficiales del culto a Dios, olvidando lo esencial. Se quedan en el cumplimiento externo de los ritos de purificación y no se fijan en lo que se pretende significar con ellos y por esto mismo critican a los discípulos de Jesús, que están siendo purificados por las palabras y enseñanzas de Cristo y no necesitan hacer como los fariseos que “no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y al volver de la plaza no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas”.

Algo de esto nos puede suceder a nosotros. En la relación con Dios también podemos quedarnos en lo externo: en los gestos, en las palabras,… y sin embargo desentendernos del corazón, de la verdadera caridad. Ciertamente son importantes las oraciones vocales, pero si olvidamos lo que decimos y a quién lo hacemos, será una oración que no mueva el corazón, se quedará en un simple “rumiar” unas palabras. También en temas más importantes como la recepción de los sacramentos. Es importante participar en la Misa, pero podemos estar distraídos con mil cosas y, además criticar a los que no vienen. Hemos de honrar a Dios con los labios, pero sobre todo con el corazón. El papa Francisco nos recordaba en una homilía el 7 de noviembre en Santa Marta: “hay personas que de cristiano tienen solo el nombre, y su apellido es ‘mundano’. Son ‘paganos con dos pinceladas de barniz’, y nos parecen cristianos cuando los vemos en la misa del domingo. En realidad han caído poco a poco en la tentación de la mediocridad”

Con esta actitud llegan, incluso a anular “el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: honra a tu padre y a tu madre (…), en cambio vosotros decís: sin uno le dice al padre o a la madre los bienes con que podría ayudarte son corbán, es decir ofrenda sagrada, ya no le permitís hacer nada por su padre o su madre; invalidando la palabra de Dios con esa tradición; y hacéis muchas cosas semejantes. Podemos olvidar la primacía de la caridad, del amor a Dios y al prójimo, enredados en nuestras costumbres o rutinas. Por supuesto que son importantes las manifestaciones de cariño con nuestros padres. Es buenísimo llamarles, hacerles alguna visita, ser expresivos con ellos, pero si todo es un teatro, si no ponemos el corazón, estaríamos cambiando unas costumbres personales por el mandato de “honrar padre y madre”. O bien podemos tener todos esos detalles y después desentendernos de sus necesidades materiales para socorrerles en todo lo que podamos.

Pidamos a nuestra Madre, que nos mantenga un corazón abierto al Señor, a vierto a los demás y, de ese modo, no tenga que hacernos el mismo reproche que a los fariseos.

Pío IX, papa (1792-1878)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Aido, Amandino, Amolvino, Drausio, Maelán, Critán y Lonán, Aprión y Fintán, Romualdo, confesores; Crisolio, Sergio, Teodoro de Heraclea, Adauco (Adaucto), mártires; Angulo, Lorenzo, Paternino, Moisés, Claudio Apolinar, Máximo, Crisol, Fidel, obispos; Juan da Triosa, sacerdote mártir de China; Ricardo, rey; Juliana, viuda; Lucas el Joven, anacoreta; Pío IX, papa (beato).

Teodoro de Heraclea, mártir († c. a. 319)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Aido, Amandino, Amolvino, Drausio, Maelán, Critán y Lonán, Aprión y Fintán, Romualdo, confesores; Crisolio, Sergio, Teodoro de Heraclea, Adauco (Adaucto), mártires; Angulo, Lorenzo, Paternino, Moisés, Claudio Apolinar, Máximo, Crisol, Fidel, obispos; Juan da Triosa, sacerdote mártir de China; Ricardo, rey; Juliana, viuda; Lucas el Joven, anacoreta; Pío IX, papa (beato).

07/02/2017 – Martes de la 5ª semana de Tiempo Ordinario

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza
Lectura del libro del Génesis 1, 20-2, 4a

Dijo Dios:

«Bullan las aguas de seres vivientes, y vuelen los pájaros sobre la tierra frente al firmamento del cielo».

Y creó Dios los grandes cetáceos y los seres vivientes que se deslizan y que las aguas fueron produciendo según sus especies, y las aves aladas según sus especies.

Y vio Dios que era bueno.

Luego los bendijo Dios, diciendo:

«Sed fecundos y multiplicaos, llenad las aguas del mar; y que las aves se multipliquen en la tierra».

Pasó una tarde, pasó una mañana: el día quinto.

Dijo Dios:

«Produzca la tierra seres vivientes según sus especies: ganados, reptiles y fieras según sus especies».

Y así fue.

E hizo Dios las fieras según sus especies, los ganados según sus especies y los reptiles según sus especies.

Y vio Dios que era bueno.

Dijo Dios:

«Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y los reptiles de la tierra».

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó.

Dios los bendijo; y les dijo Dios:

«Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven sobre la tierra».

Y dijo Dios:

«Mirad, os entrego todas las hierbas que engendran semilla sobre la superficie de la tierra y todos los árboles frutales que engendran semilla: os servirán de alimento. Y la hierva verde servirá de alimentoa todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra, a todo ser que respira».

Y así fue.

Vio Dios todo lo que había hecho; y era muy bueno.

Pasó una tarde, pasó una mañana: el día sexto.

Así quedaron concluidos el cielo, la tierra y todo el universo.

Y habiendo concluido el día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de toda la obra que había hecho.

Y bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque en él descansó de toda la obra que Dios había hecho cuando creó.

Esta es la historia del cielo y de la tierra cuando fueron creados.

Palabra de Dios.

Sal 8, 4-5. 6-7. 8-9
R. ¡Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado.
¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para mirar por él? R.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad;
le diste el mando sobre las obras de tus manos.
Todo lo sometiste bajo sus pies. R.

Rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar
que trazan sendas por el mar. R.

EVANGELIO
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 7, 1-13

En aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos y algunos escribas venidos de Jerusalén; y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Pues los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).

Y los fariseos y los escribas le preguntaron:

«¿Por qué no caminan tus discípulos según las tradiciones de los mayores y comen el pan con manos impuras?».

Él les contestó:

«Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:

“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.”

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».

Y añadió:

«Anuláis el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre” y “el que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte”. Pero vosotros decís: “Si uno le dice a su padre o a la madre: los bienes con que podría ayudarte son ‘corbán’, es decir, ofrenda sagrada”, ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con esa tradición que os trasmitís; y hacéis otras muchas cosas semejantes».

Palabra del Señor.

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728