Archiv para 16 Febrero, 2017

Jueves 16 de febrero. VI semana del tiempo ordinario

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Después del diluvio universal, la tierra está vacía. Por eso “Dios bendijo a Noé y a sus hijos diciéndoles: «Creced, multiplicaos y llenad la tierra»”. ¡Llenad la tierra de vida, porque la vida es imagen de Dios! Pero de modo especial, esa imagen radica en el hombre.

El mandato de llenar la tierra hoy entra en conflicto con las discusiones sobre la sostenibilidad planetaria. Las corrientes más influyentes presionan para que se ejerza un estricto control de la natalidad, o bien se legisle favorablemente sobre la eutanasia. En primer plano se habla de si hay recursos suficientes en el planeta o del impacto negativo que tiene el hombre sobre la naturaleza. La bandera del ecologismo hoy día es intocable. Pero, como denuncia el Papa en “Laudato si”, el fondo del problema en la mayoría de planteamientos es el peligro del sistema del bienestar, que destapa un mundo de codicias e intereses creados. El problema no son los recursos, sino su recta administración y distribución. Aquí se muestra en primer plano hasta qué punto el egoísmo hace al hombre propietario y creador, y de este modo, ocupando un lugar que no le corresponde, se vuelve fratricida, insensible y ególatra. Se crea los dioses a su medida, y de este modo piensa en salvar su vida: el dinero, el placer, el bienestar, el consumismo…

Lo recuerda la Escritura casi en todas sus páginas: el hombre no es propietario ni creador, sólo administrador. Y sin duda, cuenta con los recursos y tecnología suficientes para que este precioso planeta siga girando —con nosotros dentro— durante muchísimos siglos.

Tenemos mucho que agradecer a los papas de la era moderna porque han puesto el dedo en la llaga respecto a los problemas sociales de la superpoblación. No se han callado cuando tenían que denunciar alguno de los perversos planteamientos de fondo. Han sido valientes, claros, concisos y al mismo tiempo, han señalado soluciones y se han mostrado conciliadores, punto de comunión para los hombres de buena voluntad.

Pasa lo mismo respecto a los peligros de ciertas concepciones acerca del ser humano, como por ejemplo la ideología de género. En el libro del Génesis aparece el arco iris como la señal del pacto que hace Dios con la criatura; en cambio, la criatura, ha elegido la bandera multicolor para “re-crear” un hombre que Dios no ha creado, y “re-diseñarlo” al arbitrio de sus pasiones. Es verdad que existe una diferencia entre el arco iris y la “bandera multicolor”: el primero tiene siete colores, y el segundo seis (falta el violeta o el morado).

Muchas de las ideas que encontramos en el ambiente social y cultural, vacías de Dios y llenas de egoísmo y autosuficiencia, requieren una respuesta contundente, como la del Señor en el evangelio de hoy: “¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!”. Pero deberíamos siempre pronunciarla con el mismo tacto e intención con que las pronuncia Cristo: denunciando el pecado, salvando al pecador. Siempre hay diferencia entre el pecado y el pecador.

Juliana, virgen y mártir († s. III)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Faustino, Onésimo, Honesto, Simeón, obispos; Pánfilo, Valente, Paulo, Porfirio, Julián, Elías, Isaías, Samuel, Daniel, Jeremías, Seleuco y Teódulo, mártires; Juliana, virgen y mártir; Flaviano, anacoreta.

16/02/2017 – Jueves de la 6ª semana de Tiempo Ordinario

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Pondré mi arco en el cielo, como señal de mi alianza con la tierra
Lectura del libro del Génesis 9, 1-13

Dios bendijo a Noé y a sus hijos, diciéndoles:

«Sed fecundos, multiplicaos y llenad la tierra. Todos los animales de la tierra y todas las aves del cielo os temerán y respetarán; todos los reptiles del suelo y todos los peces del mar, están a vuestra disposición. Todo lo que vive y se mueve os servirá de alimento; os lo entrego, lo mismo que los vegetales.

Pero no comáis carne con sangre, que es su vida. Pediré cuentas de vuestra sangre, que es vuestra vida, se las pediré a cualquier animal. Y al hombre le pediré cuentas de la vida de su hermano.

Quien derrame la sangre de un hombre, por otro hombre será su sangre derramada; porque a imagen de Dios hizo él al hombre.

Vosotros sed fecundos y multiplicaos, moveos por la tierra y dominadla».

Dios dijo a Noé y a sus hijos:

«Yo establezco mi alianza con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañan, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Establezco, pues, mi alianza con vosotros: el diluvio no volverá a destruir criatura alguna ni habrá otro diluvio que devaste la tierra».

Y Dios añadió:

«Esta es la señal de la alianza que establezco con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las generaciones: pondré mi arco en el cielo, como señal de mi pacto con la tierra».

Palabra de Dios.

Sal 101, 16-18. 19-21. 29 y 22-23
R. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión,
y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R.

Los hijos de tus siervos vivirán seguros,
su linaje durará en tu presencia.
Para anunciar en Sion el nombre del Señor,
y su alabanza en Jerusalén,
cuando se reúnan unánimes los pueblos
y los reyes para dar culto al Señor. R.

EVANGELIO
Tú eres el Mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 8, 27-33

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino, preguntó a sus discípulos:

«¿Quién dice la gente que soy yo?».

Ellos le contestaron:

«Unos, Juan el Bautista; otros, Ellas; y otros, uno de los profetas».

Él les preguntó:

«Y vosotros, ¿quién decís que soy?».

Tomando la palabra Pedro le dijo:

«Tú eres el Mesías».

Y les conminó a que no hablaran a nadie acerca de esto.

Y empezó a instruirlos:

«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días».

Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Pero él se volvió y, mirando a los discípulos, increpó a Pedro:

-« Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!».

Palabra del Señor.

Febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728