Archiv para febrero, 2017

26/02/2017 – Domingo de la 8ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Yo no te olvidaré
Lectura del libro de Isaías 49, 14-15

Sión decía:

«Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado».

¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas?

Pues, aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré. Palabra de Dios.

Sal 61, 2-3. 6-7. 8-9ab(R.: 6a)
R. Descansa sólo en Dios, alma mía.

Sólo en Dios descansa mi alma,
porque de él viene mi salvación;
sólo él es mi roca y mi salvación;
mi alcázar: no vacilará. R.

Descansa sólo en Dios, alma mía,
porque él es mi esperanza;
sólo él es mi roca y mi salvación,
mi alcázar: no vacilará. R.

De Dios viene mi salvación y mi gloria,
él es mi roca firme, Dios es mi refugio.
Pueblo suyo, confiad en él,
desahogad ante él vuestro corazón. R.

SEGUNDA LECTURA
El Señor pondrá al descubierto los designios del corazón
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 4, 1-5

Hermanos:

Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, o que se busca en los administradores es que sean fieles. Para mí lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor.

Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá de Dios lo que merece.

Palabra de Dios.

EVANGELIO
No os agobiés por el mañana
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 24-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.

Por eso os digo: no estéis agobiados por la vida pensando qué vais a comer, ni por el vuestro cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros del cielo: ni siembran, no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?

¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida?

¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se arroja al horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.

Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta su desgracia».

Palabra del Señor.

¡Qué asombroso es encontrarse con Jesús!

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

¡Qué asombroso es encontrarse con Jesús! Si imaginamos la breve escena que nos describe hoy el evangelio, no podemos más que quedarnos maravillados. ¡Con cuánta ternura trata Jesús a todos, especialmente a los que no cuentan! En diversas páginas del evangelio nos encontramos escenas parecidas: también los discípulos decían al ciego de Jericó que se callase cuando gritaba: “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”. Jesús no sólo tiene debilidad por los últimos, sino que en ello nos deja una gran enseñanza. Él ha venido a buscar al que estaba perdido, ha escogido lo “necio del mundo” y en esta elección nos ha elegido también a nosotros.

Tantas veces nos preocupamos, como los discípulos, por agradar a los hombres, e incluso a Jesús, con nuestras grandes virtudes y hazañas, y no nos damos cuenta de que Jesús nos ama precisamente por nuestra pequeñez, “porque ha mirado la humildad de su esclava”; Él a los que eligió los justificó y glorificó; “hay más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierte que por noventa y nueve justos” que tratan de justificarse por sí mismos. Gran contradicción para este mundo en el que vivimos, incluso en el seno mismo de la Iglesia. De los que son como los niños es el Reino de los cielos. Este es el camino de la “infancia espiritual”, saber que todo lo podemos en Aquel que nos conforta.

Toribio Romo González, sacerdote mártir (1900-1928)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Victorino y Víctor, Nicéforo, Claudio, Diodoro, Serapión, Papías, Donato, Justo, Ireneo y Daniel, mártires; Félix III, papa; Tarasio, patriarca; Regino, obispo y mártir; Toribio Romo González, sacerdote y mártir; Cesáreo, Avertano y Romeo, Valerio y Bonelo del Bierzo, confesores; Valberga, Aldetrudis, abadesas; salesianos mártires en Li-Thau-Tseul: Luis Versiglia, obispo, y Calixto Caravario, sacerdote; Lorenzo Bai Xiaoman, seglar mártir de China.

Valerio, confesor († s. VII)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Victorino y Víctor, Nicéforo, Claudio, Diodoro, Serapión, Papías, Donato, Justo, Ireneo y Daniel, mártires; Félix III, papa; Tarasio, patriarca; Regino, obispo y mártir; Toribio Romo González, sacerdote y mártir; Cesáreo, Avertano y Romeo, Valerio y Bonelo del Bierzo, confesores; Valberga, Aldetrudis, abadesas; salesianos mártires en Li-Thau-Tseul: Luis Versiglia, obispo, y Calixto Caravario, sacerdote; Lorenzo Bai Xiaoman, seglar mártir de China.

25/02/2017 – Sábado de la 7ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Dios hizo el hombre a su propia imagen
Lectura del libro del Eclesiástico 17, 1-13

El Señor creó al se humano de la tierra, y a ella lo hará volver de nuevo.

Concedió a los humanos días contados y un tiempo fijo, y les dio autoridad sobre cuanto hay en la tierra.

Los revistió de una fuerza como la suya y los hizo a su propia imagen.

Hizo que todo ser viviente los temiese, para que dominaran sobre fieras y aves.

Discernimiento, lengua y ojos, oídos y corazón les dio para pensar.

Los llenó de ciencia y entendimiento, y les enseñó el bien y el mal.

Puso su mirada en sus corazones, para mostrarles la grandeza de sus obras, y les concedió gloriarse por siempre de sus maravillas.

Por eso alabarán su santo nombre, para contar la grandeza de sus obras.

Puso delante de ellos la ciencia, y les dejó en herencia una ley de vida.

Estableció con ellos una alianza eterna, y les enseño sus decretos.

Sus ojos vieron la grandeza de su gloria y sus oídos oyeron su voz gloriosa.

Les dijo: «Guardaos de toda iniquidad», y les dio a cada uno preceptos acerca del prójimo.

La conducta humana está siempre ante Dios, no puede ocultarse a sus ojos.

Palabra de Dios.

Sal 102, 13-14. 15-16. 17-18a
R. La misericordia del Señor dura siempre, para los que cumplen sus mandatos.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por los que lo temen;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro. R.

Los días del hombre duran lo que la hierba,
florecen como flor del campo,
que el viento la roza, y ya no existe,
su terreno no volverá a verla. R.

Pero la misericordia del Señor
dura desde siempre y por siempre,
para aquellos que lo temen;
su justicia pasa de hijos a nietos:
para los que guardan la alianza. R.

EVANGELIO
Quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 13-16

En aquel tiempo, le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo:

«Dejad que los niños se acerquen a mi: no se lo impidáis; pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Y tomándoles en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor.

Como Tú en Mí y Yo en Ti

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Dios nos creó a su imagen y semejanza y por eso para vivir en comunión ya que Dios mismo es Comunión. El pecado ha roto esta comunión, nuestra con Dios y entre nosotros. Jesús ha venido a restaurar la comunión perdida; su vida, su ofrenda tienen como finalidad que todos seamos uno “como Tú en Mí y Yo en Ti”. Es por esto que a nuestra plena participación en el Sacrificio Eucarístico la llamamos “comunión”, porque nuestra participación en la Muerte y Resurrección de Jesús realiza la unidad entre nosotros y con Dios.

Pero nosotros, como los discípulos, no entendemos cómo se puede realizar esa comunión: la expresión máxima de esa llamada a la comunión, inscrita en la misma naturaleza humana, que es la unión entre el hombre y la mujer tantas veces se rompe. ¿Cómo es posible que esto suceda? Incluso Moisés lo permitió en algunos casos… La respuesta de Jesús es absolutamente asombrosa: “al principio no fue así”, es decir, que en el plan de Dios no aparece la ruptura y, como la hemos provocado los hombres, será El quien nos la conceda de nuevo. La unidad en el matrimonio, en la amistad, en las relaciones humanas, es siempre un don que viene de lo alto; nosotros, y seguro que tenemos experiencia de ello, solo podemos romperla.

Si es un don de Dios debemos pedirlo, insistentemente, como la viuda al juez injusto.

Modesto, obispo († 486)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Pretextato, Letardo, Modesto, obispos; Sergio, Montano, Lucio, Julián, Victorico, Flaviano, Prímolo, Domiciano y Primitiva, mártires; Baldomero, confesor; Edilberto, rey; Demetriades, matrona; Roberto de Arbriselle, fundador.

24/02/2017 – Viernes de la 7ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Un amigo fiel no tiene precio
Lectura del libro del Eclesiástico 6, 5-17

Una palabra amable multiplica los amigos, y aleja a los enemigos, y la lengua afable multiplica los saludos.

Sean muchos los que estén en paz contigo, pero tus confidentes, solo uno entre mil.

Si haces un amigo, ponlo a prueba, y no tengas prisa en confiarte a él.

Porque hay amigos de ocasión, que no resisten en en día de la desgracia.

Hay amigos que se convierten en enemigo y te avergüenzan descubriendo tus litigios.

Hay amigos que comparten tu mesa y no resisten en el día de la desgracia.

Cuando las cosas van bien, es como otro tú, e incluso habla libremente con tus familiares.

Pero si eres humillado, se pone contra ti y se esconde de tu presencia.

Apártate de tus enemigos y sé cauto incluso con tus amigos.

Un amigo fiel es un refugio seguro, y quien lo encuentra ha encontrado un tesoro.

Un amigo fiel no tiene precio y su valor es incalculable.

Un amigo fiel es medicina de vida, y los que ten al Señor lo encontrarán.

El que teme al Señor afianza su amistad, porque, según sea él, así será su amigo.

Palabra de Dios.

Sal 118, 12. 16. 18. 27. 34. 35
R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Bendito eres, Señor,
enséñame tus decretos. R.

Tus decretos son mi delicia,
no olvidaré tus palabras. R.

Ábreme los ojos, y contemplaré
las maravillas de tu voluntad. R.

Instrúyeme en el camino de tus mandatos,
y meditaré tus maravillas. R.

Enséñame a cumplir tu ley
y a guardarla de todo corazón. R.

Guíame por la senda de tus mandatos,
porque ella es mi gozo. R.

EVANGELIO
Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 1-12

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordanía; otra vez se le fue reuniendo gente por el camino, y según su costumbre les enseñaba.

Acercándose unos fariseos, le preguntaron para ponerlo a prueba:

«¿Le es licito al hombre repudiar a su mujer?».

Él les replicó:

«¿Qué os ha mandado Moisés?».

Contestaron:

«Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla».

Jesús les dijo:

«Por la dureza de vuestro corazón dejó escrito Moisés este precepto. Pero al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.

De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo.

Él les dijo:

«Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

Palabra del Señor.

No se quedará sin recompensa

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En el evangelio de hoy encontramos recogidos una serie de “dichos” de Jesús al más puro estilo de los preceptos que se encontraban en la ley judía. Si la estructura es similar a la de la ley mosaica el contenido supone una auténtica novedad. Mientras que los mandamientos en el judaísmo, como recuerda el apóstol san Pablo en la carta a los Romanos, hacían referencia a una ley que se había convertido en autónoma o externa, la novedad de Jesús es que la moral tiene que ver directamente con su Persona: “El que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa”. La moral, en el cristianismo, no consiste en cumplir una serie de preceptos que cumplimos o no cumplimos, sino que tiene que ver directamente con Jesús. Esto queda absolutamente claro en capítulo 25 del Evangelio de san Mateo, el pasaje del juicio final, y aparece claro en tantos y tantos santos que, como Madre Teresa de Calcuta, han servido a Jesús en “los más pobres entre los pobres”.

Los discípulos de Jesús seguimos al Señor no por su sublime enseñanza moral sino porque, como Juan, Andrés, Pedro, Santiago, la Samaritana, Zaqueo, la Magdalena,… hemos sido tocados por su misericordia y eso nos ha fascinado. Sólo de este modo se puede entender la radicalidad de su mensaje: “Si tu manos te escandaliza, córtatela”. Ser discípulo significa “no anteponer nada al amor de Cristo” (san Benito), y este es el único modo de ser sal en medio del mundo.

Policarpo, obispo y mártir (c. a. 69-155)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Policarpo, obispo y mártir; Celso, Félix, Ordoño, Wiligioso, obispos; Primiano, Florencio, confesores; Lázaro, Antonio, Dositeo, monjes; Romana, Milurga, Marta, vírgenes; Sereno (Sireno), monje y mártir; beata Rafaela Ibarra, fundadora de las RR. de los AA. Custodios.

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728