Archiv para marzo, 2017

A ESCONDIDAS

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Mañana es el bautismo de un adulto y la confirmación de 40 niños-jóvenes-adultos en la parroquia. Espero que la celebración salga todo bien y el Espíritu Santo sea generoso y se reparta un poquito más entre todos. Esta tarde es el ensayo para que la celebración sea ágil y vivamos con intensidad todo el ritual. Todo eso llega horas y horas de preparación, de catequesis, elaborar listas, folletos y hasta mirar hoy si hay suficiente crisma o hay que ir corriendo a la Catedral a por más.Desde la procesión de entrada hasta la patata frita al final lleva muchas horas de preparación…, que se termina en un rato y poca gente agradece. Y que no servirían para nada, serían sólo una pobretona estrategia de marketing, si no confiásemos en la promesa de que el Espíritu Santo descenderá sobre el alma de todos los confirmandos y bautizandos.

“Una vez que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas”. Muchos años llevó reconstruir el templo de Jerusalén y los judíos estaban muy orgullosos de su trabajo. Sin embargo, el lugar más importante de ese edificio, el que daba sentido a todo el resto de la construcción, el sancta sanctorum estaba vacío. Y Aquél que podría entrar libremente en esa habitación, la santidad De Dios encarnada, tiene que ir a escondidas, pues trataban de matarle.

Este penúltimo viernes de cuaresma también tenemos que subir a Jerusalén, llegar hasta la cruz y su resurrección. Y el mundo dirá ¡No!, no vayas a Jerusalén, no pierdas tu vida, disfruta que son dos días, mantente en tu “entorno de bienestar”, ya sabemos cómo eres y no vas a cambiar. Pero seguro que Jesús te ha ido acompañado a escondidas durante estas semanas. Esos pequeños sacrificios y mortificaciones que nadie ha visto, esas obras de caridad que pasan desapercibidas para el mundo, esos ratitos de oración a solas ante el Sagrario, ta han ido llevando -casi sin quererlo-, hasta el templo, donde, aunque nadie se de cuenta, puedes decir:”Yo lo conozco.” Y las obras De Dios florecerán en tu vida. Es momento de ir dejando que surja lo que Dios ha hecho en ti esta Cuaresma, no lo escondas.

tal vez pienses que Dios no ha hecho nada en ti, que está siendo otra Cuaresma perdida. te equivocas, mira tu vida con sinceridad y verás que, a pesar de nuestros pecados, Dios hace maravillas en los que confían en Él.

Mira tu vida con la mirada de María, mirada de Madre, mirada que ve lo mejor que Dios hace en ti. Haz penitencia y da gracias. Pedid un poco por los que se confirman y por este pobre cura.

Balbina, virgen y mártir († 132)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Renovato (Renato), obispo; Amós, Joab, profetas; Balbina, virgen y mártir; Benjamín, diácono; Teódulo, Anesio, Félix, Cornelia (Nélida), mártires; David, Esteban, Guillermo, Agilulfo, Daniel; confesores; Guido, abad; María Mamala, beata.

De ella no se sabe casi nada. Las certezas se escapan al pronunciar su nombre. La falta de documentación llevó a que alguien aventurara, en un alarde de originalidad histórica rayano en la ridiculez, que como tal no había existido tal personaje, que su nombre se debía a un cementerio romano con ese fonema, y que para explicar el nombre de la necrópolis se inventó a la santa. Eruditos así nos sobran. Justo lo que suele suceder es lo contrario; es la personalidad de un ser humano la que se inmortaliza de alguna manera en una ciudad, una plaza, un monumento y no un cementerio quien inventa a un santo.

Pero, a pesar de todo, sigue en pie la afirmación antes expuesta: no se sabe con certeza nada de santa Balbina. Se han escrito relatos sobre ella más o menos verosímiles y casi en todo comunes a las noticias que se encuentran en las Actas tardías de los mártires.

La presentan nacida en Roma e, incluso, dan el nombre de Quirino a su padre que era pagano. Balbina enfermó gravemente y el dictamen de los médicos era desesperado. Corrían voces en Roma de los frecuentes milagros que había realizado el Dios de los cristianos por mediación de Alejandro I, a la sazón preso en la cárcel por mantenerse firme en su fe, presto a aceptar la muerte antes de renegar de Jesucristo. Con lágrimas en los ojos, y de rodillas en el sucio suelo de la mazmorra, está postrado el personajillo pagano pidiendo la salud para su hija Balbina a aquel venerable y sereno anciano, que le ruega lleve a su presencia a la joven enferma. La curó cuando le puso sobre su piel un saquito de reliquias de mártires que el papa Alejandro llevaba siempre colgado de su cuello. Hubo conversión y bautismo familiar, y Quirino termina sus días muriendo mártir de Cristo.

Dicen que fue Aureliano el emperador que terminó con las vidas del senador Quirino y de Hermes o Hermeto con cuya hermana Teodora vivía su orfandad Balbina.

Fue llevada al juicio por la acusación de cristiana. ¡Qué pena que las Actas sean tardías y no dignas de confianza! La seguridad de la fe de Balbina se expresa con tonos claros, dignos, altivos y hasta insultantes contra los dioses paganos. Resalta la condición de Cristo-Juez-Justo con elocuencia de sabio, procurando con su parénesis la conversión de su juez.

Después de múltiples tormentos descritos en las Actas, se enterró su cuerpo en el camino Apio, donde estaba el cementerio de Pretextato, que luego se llamó de Santa Balbina, cuyo templo construyó el papa Marcelo donde se pensaba que estaba situado el cuerpo de la santa son el de su padre Quirino y otros cinco mártires de nombre desconocido.

No es extraño que el lugar de los cementerios próximos a la Vía Apia y la iglesia de santa Balbina en el Aventino formen parte del itinerario habitual de los que visitan Roma con el piadoso deseo de besar las piedras que la sangre de los mártires mojó.

Amós, profeta (s. VIII a. C.)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Renovato (Renato), obispo; Amós, Joab, profetas; Balbina, virgen y mártir; Benjamín, diácono; Teódulo, Anesio, Félix, Cornelia (Nélida), mártires; David, Esteban, Guillermo, Agilulfo, Daniel; confesores; Guido, abad; María Mamala, beata.

31/03/2017 – Viernes de la 4ª semana de Cuaresma.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Lo condenaremos a muerte ignominiosa
Lectura del libro de la Sabiduría 2, 1a. 12-22

Se decían los impíos, razonando equivocadamente:

«Acechemos al justo, que nos resulta fastidioso: se opone a nuestro modo de actuar, nos reprocha las faltas contra la ley y nos reprende contra la educación recibida; presume de conocer a Dios y se llama a sí mismo hijo de Dios.

Es un reproche contra nuestros criterios, su sola presencia nos resulta insoportable.

Lleva una vida distinta de los demás, y va por caminos diferentes.

Nos considera moneda falsa y nos esquiva como a impuros.

Proclama dichoso el destino de los justos, y presume de tener por padre a Dios.

Veamos si es verdad lo que dice, comprobando cómo es su muerte.

Si el justo es hijo de Dios, él lo auxiliará y lo librará de las manos de sus enemigos.

Lo someteremos a ultrajes y torturas, para conocer su temple y comprobar su resistencia.

Lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues, según dice, Dios lo salvará»

Así discurren, pero se equivocan, pues los ciega su maldad.

Desconocen los misterios de Dios, no esperan el premio de la santidad ni creen en la recompensa de una vida intachable.

Palabra de Dios.

Sal 33, 17-18. 19-20. 21 y 23
R. El Señor está cerca de los atribulados.

El Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias. R.

El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
Aunque el justo sufra muchos males,
de todos lo librará el Señor. R.

Él cuida de todos sus huesos,
y ni uno solo se quebrará.
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a él. R.

EVANGELIO
Intentaban agarrarlo, pero todavía no había llegado su hora
Lectura del santo Evangelio según san Juan 7,1-2.10.25-30

En aquel tiempo, recorría Jesús Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas.

Una vez que sus hermanos se hubieron marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas.

Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron:

«¿No es este el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que éste es el Mesías? Pero este sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene».

Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó:

«A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía; a ese vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él, y él me ha enviado».

Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

Palabra del Señor.

HAY OTRO QUE DA TESTIMONIO DE MÍ.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ya casi he terminado. Durante estas últimas semanas cada hueco que tenía al día me dedicaba a hablar con los que van a recibir el sacramento de la Confirmación el sábado en la parroquia. Para los que ya están trabajando tenemos un sistema especial de catequesis. Su catequista les va mandando textos para leer, yo algunos textos para rezar, y ellos pueden comentarlos en el grupo por Internet. Las reuniones presenciales son muy pocas, y por eso me encuentro con ellos uno a uno. Personas que han llegado a este grupo tal vez con la urgencia de recibir el Sacramento para casarse, influenciados por una hermana o por pura curiosidad. Pero dedicar unos meses a leer, rezar y pensar en la fe hace que todos quieran ahora confirmarse para recibir al Espíritu Santo. Han recordado su fe de la infancia, esa práctica religiosa que abandonaron en el Instituto y que ahora quieren retomar. Rezad por ellos. Es bonito ver cómo el Espíritu Santo nos sigue llevando por caminos que no pensamos a aquellos que le buscan.

“El Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, y su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis.” Hay quien se empeña en no dar crédito al rostro de Dios. El Señor llama una y otra vez a su corazón en su vida, en los acontecimientos, en su historia y siguen ignorándole. Lo llamarán suerte, azar o casualidad, infortunio o desgracia, pero parece que les da alergia la palabra Providencia. Me pone un poco nervioso cuando algunas personas, también algunos eclesiásticos, dicen: “Si Jesús viviera hoy… “ y añaden las situaciones más curiosas y, en ocasiones, peregrinas que se les ocurren. Me pone un poco nervioso en primer lugar porque Jesús vive hoy. También porque está, de una manera sacramental, con su cuerpo, con su sangre, con su alma y con su divinidad en cada Sagrario del mundo, cada vez que se celebra la Misa sea en una Catedral o en unas catacumbas. También está en el alma en gracia del enfermo, del perseguido, del incomprendido, del marginado y del triunfador, del sano, del orondo y del niño. Y me pone nervioso porque muchos en tiempos de Jesús ni le creyeron, ni le reconocieron ni le escucharon… y estaba con ellos. ¿Por qué dicen que van a reconocer a Jesús en una situación concreta si no le reconocen en el Sagrario, donde está realmente presente? En fin, somos así.

Viendo la vida de los que se van a confirmar me doy cuenta de la acción de Dios, de su presencia en las vidas hasta de aquellos que le habían abandonado un poco. Por eso miremos nuestra vida y la vida de los otros desde la luz de la providencia amorosa de Dios, desde su Palabra, las Escrituras. Ver la vida desde la providencia divina da mucha paz, estamos en las mejores manos, confiamos en Aquel que nos quiere más que lo que nos queremos nosotros mismos, y no tenemos nada que temer. De esa situación que estás viviendo ahora, que parece que no tiene nada bueno, vista desde la providencia de Dios sabes que hasta de lo peor Dios es capaz de sacar joyas para nuestra vida, aunque lo descubramos dentro de unos cuantos años. Ten paz, no creemos en un becerro de oro sin en un Dios que te acompaña, sufre, ríe, llora y goza contigo. En un Dios que hasta de la cruz nos da la vida y el consuelo.

Santa María de la Paz. Concede la paz de corazón a cuantos confiamos en ti y en tu Hijo. Al final Dios triunfa, también en tu vida. Tu vida será testimonio de Cristo resucitado.

Julio Álvarez Mendoza, sacerdote y mártir (1866-1927)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Juan Clímaco, Osburga, Mamertino, Clinio, abades; Régulo, Pastor, Zósimo, obispos; Quirino, Domnino, Víctor, Decio, Irene, mártires; Julio Álvarez Mendoza, sacerdote y mártir; Apolonio, Juan del Pozo, confesores; Amadeo, duque de Saboya, y Joaquín de Flora, beatos.

Juan Clímaco, abad († c. a. 645)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Juan Clímaco, Osburga, Mamertino, Clinio, abades; Régulo, Pastor, Zósimo, obispos; Quirino, Domnino, Víctor, Decio, Irene, mártires; Julio Álvarez Mendoza, sacerdote y mártir; Apolonio, Juan del Pozo, confesores; Amadeo, duque de Saboya, y Joaquín de Flora, beatos.

30/03/2017 – Jueves de la 4ª semana de Cuaresma.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Arrepiéntete de la amenaza contra tu pueblo
Lectura del libro del Éxodo 32, 7-14

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:

«Anda, baja de la montaña, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman: “Este es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto”».

Y el Señor añadió a Moisés:

«Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo».

Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios:

«¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto, con gran poder y mano robusta? ¿Por qué han de decir los egipcios: “Con mala intención los sacó, para hacerlos morir en las montañas y exterminarlos de la superficie de la tierra”? Aleja el incendio de tu ira, arrepiéntete de la amenaza contra tu pueblo. Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo, diciendo: “Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre.

Entonces se arrepintió el Señor de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Palabra de Dios.

Sal 105, 19-20. 21-22. 23
R. Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo.

En Horeb se hicieron un becerro,
adoraron un ídolo de fundición;
cambiaron su gloria por la imagen
de un toro que come hierba. R.

Se olvidaron de Dios, su salvador,
que había hecho prodigios en Egipto,
maravillas en el país de Cam,
portentos junto al mar Rojo. R.

Dios hablaba ya de aniquilarlos;
pero Moisés, su elegido,
se puso en la brecha frente a él,
para apartar su cólera del exterminio. R.

EVANGELIO
Hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza
Lectura del santo Evangelio según san Juan 5, 31-47

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos:

«Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí.

Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz.

Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado.

Y el Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, y su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis.

Estudiáis las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no queréis venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, os conozco y sé que el amor de Dios no está en vosotros.

Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibisteis; si otro viene en nombre propio, a ése si lo recibiréis.

¿Cómo podréis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que yo os voy a acusar ante el Padre, hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero, si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?»

Palabra del Señor.

HACIÉNDOSE IGUAL A DIOS

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hay días -gracias a Dios-, en que uno no tiene tiempo para sentarse frente al ordenador a escribir. El tiempo que tenías reservado para eso se ha llenado de confesiones, atender gente e incluso arreglar la puerta del garaje. Como ya te has leído las lecturas del día siguiente por la mañana, mientras haces todo eso vas pensando en qué escribir, pero luego no hay tiempo para hacerlo. Hoy es uno de esos días, escribo a las 7 de la mañana poco antes de comenzar la Misa y luego el caos.

En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta sino lo que viere hacer al Padre. Lo que hace este, eso mismo hace también el Hijo, pues el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que él hace, y le mostrará obras mayores que esta, para vuestro asombro…

Por eso los judíos tenían más ganas de matarlo: porque no sólo quebrantaba el sábado, sino también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios.

Mirando a Jesucristo vemos que su vida es hacer la voluntad de su Padre. Nosotros, que no somos más que Él ¿qué voluntad cumplimos? Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. Entonces el aplauso del mundo, los golpecitos en la espalda, los premios y parabienes nos son indiferentes si no son para la gloria De Dios. Si un hijo de la Iglesia -¡cuánto más un eclesiástico!-, estuviese nervioso por el qué dirán o callase la verdad por miedo a ser juzgado por el mundo sin temer al juicio de Dios, estaría tirando su vida por la alcantarilla.

Y cuando actuamos como lo que somos, como hijos De Dios en Cristo, es normal que el diablo se enfade, que mande a sus huestes a acabar con nosotros y tengan muchos ganas de quitarnos de en medio. Habrá muchos lobbys de esos, presiones injustas e injustificadas, leyes inocuas, insultos en las redes sociales o por las calles e incluso persecución o violencia física… ¿qué más da? Sólo un juicio es eterno, el de Dios.

Hoy, por la fuerza del Espíritu Santo, muchos cristianos dan testimonio de su fe, perseguidos en sus países o despreciados por sus colegas. Mientras otros callan o pactan con el mundo buscando una “paz social” sin poner paz en los corazones. Prefiero unirme a los primeros que a los segundo.

Nuestra Madre del cielo sienta en su regazo a sus hijos fieles, junto a Jesús. No nos movamos de ahí, no pasemos miedo junto a ella… Me voy a celebrar la Santa Misa