Archiv para 14 Marzo, 2017

Mi “número 1”.

Escrito por Comentarista 10 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Lavaos, purificaos…”

El profeta Isaías nos vuelve a recordar ese sentido bautismal que atraviesa espiritualmente toda la cuaresma de este año. El carácter penitencial y el cristológico se orientan hacia este aspecto: purificarse.

Los escribas en tiempos de Jesús se habían convertido en verdaderos abogados a los que acudir en los diferentes litigios que podía presentar la vida cotidiana. Por su parte, los fariseos, eran grandes conocedores de las escrituras y por su posición económica tenían tiempo libre y acceso a las escuelas rabínicas de su tiempo. Los fariseos se convirtieron en grandes intérpretes de la Ley y sus tradiciones.  Por eso, los fariseos y los escribas eran considerados por todos como personas rectas, puras, intachables, modelos a los que imitar. Eran personas con gran capacidad. Sus discípulos los consideraban verdaderos “padres”. Sentían su relación con ellos como una verdadera paternidad.  Realmente, se les podía llamar “rabí”, esto es, “maestros”.  Pero para Jesús, había mucha vanidad.

Pero en la vida del Cielo, ¿quienes son los maestros? En la vida del Amor auténtico,  ¿quien son los capaces? ¿Son acaso las personas con varias carreras, los que tienen más cultura o inteligencia? ¿Los que tienen doctorados en filosofía, psicología o teología? El saber ayuda, indudablemente, pero los títulos no nos hacen expertos en la libertad, en la gracia o en el amor.

Me acuerdo de José que se convirtió para mí en un auténtico maestro. Pero no porque me enseñara su sabiduría, sino porque me enseñó la sabiduría de Cristo. Le veía cómo rezaba en la capilla de mi barrio, le veía cómo saludaba a todos con cariño, con un corazón sencillo, abierto a todos, sin prejuicios. Era un hombre lleno de simplicidad,…  siempre, siempre, siempre lleno de una inmensa esperanza. Rechazado por muchos por su aspecto o por su forma de andar, sin embargo, a mí me parecía la persona más imitable del mundo. Hacia años que había tenido que dejar su trabajo, vivía de una pensión vitalicia que le había quedado después de que sus capacidades físicas e intelectuales hubieran decaído por la enfermedad que le produjo aquel envenenamiento colectivo del famoso “aceite de colza desnaturalizado”.

José me enseñó la vanidad de las cosas materiales y a poner el corazón en las verdades que no mueren conmigo. A ver que el centro del universo no soy yo sino Dios que nos ha creado a todos. Y cómo Dios me necesita para llevar su Amor y su Luz a los demás. Para el mundo José podía considerarse entre los desechados, pero para mí, era el primero en humanidad. Su felicidad era tener un solo Señor, un solo Maestro, un solo Padre: Dios-Amor. Y así me ayudó muchísimo. Mi servidor, mi amigo, mi “número 1”.

Y se cumplió:  “el primero entre vosotros será vuestro servidor”.

 

14/03/2017 – Martes de la 2ª semana de Cuaresma

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Aprended a hacer bien, buscad el derecho
Lectura del libro de Isaías 1,10.16-20

Oíd la palabra del Señor, príncipes de Sodoma, escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.

«Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones.

Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien.

Buscad la justicia, socorred al oprimido, proteged el derecho del huérfano, defended a la viuda.

Venid entonces, y discutiremos – dice el Señor -.

Aunque vuestros pecados sean como escarlata, quedarán blancos como nieve; aunque sean rojos como la púrpura, quedarán como lana.

Si sabéis obedecer, comeréis de los frutos de la tierra; si rehusáis y os rebeláis, os devorará la espada – ha hablado la boca del Señor – ».

Palabra de Dios.

Sal 49, 8-9. 16bc- 17. 21 y 23
R. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

«No te reprocho tus sacrificios,
pues siempre están tus holocaustos ante mí.
Pero no aceptaré un becerro de tu casa,
ni un cabrito de tus rebaños. R.

¿Por qué recitas mis preceptos
y tienes siempre en la boca mi alianza,
tú que detestas mi enseñanza
y te echas a la espalda mis mandatos? R.

Esto haces, ¿y me voy a callar?
¿Crees que soy como tú?
Te acusaré, te lo echaré en cara.
El que me ofrece acción de gracias,
ese me honra;
al que sigue buen camino
le haré ver la salvación de Dios» R.

EVANGELIO
No hacen lo que dicen
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo:

«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.

Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”.

Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.

Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo.

No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías.

El primero entre vosotros será vuestro servidor.

El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Palabra del Señor.

Marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031