Archiv para 24 mayo, 2017

El Espíritu Santo nos va instruyendo

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

A veces queremos saberlo todo de golpe, pero eso no siempre es bueno. En el Evangelio el Señor anuncia que no puede explicárselo todo a sus apóstoles en aquel momento porque no podrían cargar con ello. El motivo de la reserva del Señor no hay que buscarlo en que Él no quiera decirnos algo, sino en nuestro bien. Ayer, mientras preparaba este comentario, veía las imágenes del último atentado perpetrado en Manchester. ¿Cómo comprender tanta violencia terrorista? Lo primero fue la oración por las víctimas y por sus familias. Que el Señor derrame sobre ellos su consuelo; que no les falte la compañía de las familias; que sean sostenidos en la esperanza por la solidaridad de todos.

También he pedido  por la conversión de los que han elegido ese camino criminal. Y, finalmente, también la petición a Dios, de que nos ayude a comprender lo que parece ciega locura; de que no deje que esa lógica violenta nos lleve a pensar como ellos y a olvidar que el amor es más fuerte que el amor.

Entonces he sentido que las palabras de Jesús no se refieren sólo a una luz intelectual por la que se nos hacen más inteligibles los misterios de la fe. El cardenal Newman, en Apologia pro vita sua, hablando del dogma de la infabilidad se refiere a aquellos que tienen prisa por que la Iglesia acepte una doctrina o condene algo. Desde sus conocimientos de la historia argumenta señalando que hay que estar dispuesto a aceptar los tiempos de Dios, porque Él sabe lo que es más conveniente para el hombre. Como el Espíritu Santo guía a la Iglesia, esta tiene sus tiempos y va explicitando en su magisterio los contenidos de la revelación. Siempre es para el bien del hombre. Por eso algunas verdades han tardado tanto tiempo en ser definidas de modo solemne.

Sí, eso es verdad. Pero el Espíritu Santo nos va conduciendo hacia la verdad plena también de otra manera, que es mediante la respuesta del amor frente al mal, del perdón al odio, de la verdadera fraternidad frente a los que intentan eliminar al diferente. El Espíritu Santo nos va conduciendo a responder desde el amor de Cristo, el que contemplamos en la Cruz y que él no deja de comunicarnos. También en eso el Señor tiene su tiempo y hemos de pedir al Señor que no decaigamos por el camino. ¡Necesitamos tanto de su presencia!

El Espíritu Santo es el amor del Padre y del Hijo. Él es Dios. También se le conoce como Amor. Jesús nos da su amor, para que sigamos dando testimonio de él en medio de un mundo que, con frecuencia, no lo conoce. Atentados como el de Manchester nos hielan el corazón. Parece como si la pasión y resurrección de Cristo no hubieran valido para nada. El mal sigue presente, la violencia no decrece y el odio sigue anidando en muchos corazones. Una mirada más profunda y un corazón más abierto al Señor nos muestra en qué ha consistido la victoria de Cristo. Sabemos que ese mal no tiene la última palabra y que el amor puede vencer en nuestros corazones y en los de los demás hombres. Sabemos, desde Cristo, que es posible un mundo en justicia y paz; que Cristo no murió en vano.

Por eso pedimos por las víctimas; por los que lloran desconsoladamente; por los que se desaniman ante el terrorismo;… a unos el amor de Dios los llevará junto a sí, a otros les dará consuelo, a otros les hará crecer en la esperanza; a nosotros nos impulsa a seguir fieles a Cristo. Nos lleva a la verdad plena de su conocimiento, pero también a la verdad plena de nuestro discipulado. Por eso le pedimos que venga a nosotros y que no deje que la mentira del mal nos confunda ni nos asuste. Le pedimos que su fuerza nos lleve hasta el final en el amor de Cristo.

 

Vicente de Lerins, confesor († c. a. 445-450)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Nuestra Señora de la Estrada; Nuestra Señora Auxilio de los cristianos. Santos: Vicente de Lerin, presbítero; Susana, Marciana, Afra, Paladia, Donaciano, Rogaciano, Robustiano, Zoilo, Servilio, Félix, Silvano, Diocles, Melecio, Vicente, mártires; Patricio, obispo; Amalia, virgen; Manahén, profeta; Simeón, estilita, el Joven y Marta, su madre; Ester y Mardoqueo (A.T.); Juana, mujer de Cusa, discípula del Señor.

24/05/2017 – Miércoles de la 6ª semana de Pascua

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Eso que veneráis sin conocerlo os lo anuncio yo
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 17, 15.22 – 18,1

En aquellos días, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas, y se volvieron con el encargo de que Silas y Timoteo se reuniesen con él cuanto antes.

Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo:

– «Atenienses, veo que sois en todo extremadamente religiosos. Porque, paseando y contemplando vuestros monumentos sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: “Al Dios desconocido”.

Pues eso que veneráis sin conocerlo, os lo anuncio yo. “El Dios que hizo el mundo y todo lo que contiene”, siendo como es Señor de cielo y tierra, no habita en templos construidos por manos humanas, ni lo sirven manos humanas, como si necesitara de alguien, él que a todos da la vida y el aliento, y todo.

De uno solo creó el género humano para que habitara la tierra entera, determinando fijamente los tiempos y las fronteras de los lugares que habían de habitar, con el fin de que lo que buscasen a él, a ver si, al menos a tientas, lo encontraban; aunque no está lejos de ninguno de nosotros, pues en él vivimos, nos movemos y existimos; así lo dicen incluso algunos de vuestros poetas: “Somos estirpe suya”.

Por tanto, si somos estirpe de Dios, no debemos pensar que la divinidad se parezca a imágenes de oro o de plata o de piedra, esculpidas por la destreza y la fantasía de un hombre. Así pues, pasando por alto aquellos tiempos de ignorancia, Dios anuncia ahora en todas partes a todos los humanos que se conviertan. Porque tiene señalado un día en que juzgará el universo con justicia, por medio del hombre a quien él ha designado; y ha dado a todos la garantía de esto, resucitándolo de entre los muertos».

Al oír «resurrección de entre los muertos», unos lo tomaban a broma, otros dijeron:

– «De esto te oiremos hablar en otra ocasión».

Así salió Pablo de en medio de ellos. Algunos se le juntaron y creyeron, entre ellos Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos más con ellos.

Después de esto, dejó Atenas y se fue a Corinto.

Palabra de Dios.

Sal 148,1-2.11-12.13.14
R. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Alabad al Señor en el cielo,
alabad al Señor en lo alto.
Alabadlo, todos sus ángeles;
alabadlo, todos sus ejércitos. R.

Reyes del orbe y todos los pueblos,
príncipes y jueces del mundo,
los jóvenes y también las doncellas,
los ancianos junto con los niños. R.

Alaben el nombre del Señor,
el único nombre sublime.
Su majestad sobre el cielo y la tierra. R.

Él acrece el vigor de su pueblo.
Alabanza de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo escogido. R.

EVANGELIO
El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena
Lectura del santo Evangelio según san Juan 16,12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

– «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.

Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará».

Palabra del Señor.