Archiv para 10 junio, 2017

¡Manifestad a todos las obras del Señor como él se merece!

Escrito por Comentarista 11 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La primera lectura de hoy nos recuerda la necesidad de ser cristianos evangelizadores: “Bendecid a Dios y proclamad ante todos los vivientes los beneficios que os ha hecho, para que todos canten himnos en su honor. Manifestad a todos las obras del Señor como él se merece, y no seáis negligentes en darle gracias. Si el secreto del rey hay que guardarlo, las obras de Dios hay que publicarlas y proclamarlas como se merecen.” Un enviado le recuerda a Tobit cómo Dios ha ido obrando cosas maravillosas a lo largo de toda su vida y como eso no se lo puede guardar para él. Es Dios quien nos regala el hacer una lectura profunda de nuestra vida. El enviado le dice a Tobit que le ha presentado el memorial A Dios cuando Sara y él estaban rezando, y también cuando enterraba a los muertos. Y le recuerda un momento concreto cuando se levantó de la mesa sin dudar y dejó la comida por ir a enterrar a aquel muerto. Que el ángel presentara ese memorial nos quiere decir que Dios tiene memoria y sobre todo para las cosas buenas que hacemos en la vida, para cada gesto de amor, de entrega, de sacrificio, etc.

¿Por qué ser evangelizadores? ¿Es una cuestión de carácter más extrovertido? La primera lectura nos da la respuesta: “Manifestad a todos las obras del Señor como él se merece”. La respuesta es porque El se lo merece, porque El es el Dios que en Jesús es capaz de mirar a las personas a tal profundidad que se fija en una viuda pobre que echó dos reales.
Llamando a sus discípulos, les dijo: «Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.» Un Dios así es digno de ser proclamado desde los terrados a todos los hombres.

Pero, ¿cómo puede ser que un Dios tan bueno pueda azotar y compadecerse, hundir hasta el abismo y sacar de él como dice el salmo? Para el pueblo de Israel no era nada fácil aunar la existencia del mal y de las desgracias, con la creencia en un Dios omnipotente, por ello explicaban esos males y dificultades como “enviadas por Dios para probar a las personas”. Jesús vino a mostrarnos que eso no es así, que Dios es omnipotente en el amor, que el mal existe y que Dios también lo sufre hasta sus últimas consecuencias en la cruz. Con la Resurrección de Jesús el Padre nos muestra que su amor es más fuerte que el mal y que éste no viene de El.

Juan Dominici, cardenal († 1420)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Timoteo, Máximo, Asterio, Alejandro, Aureliano, Bardón, obispos; Blanco, Basílides, Mandalo, Diosdado, Arecio, Rogato, mártires; Críspulo, Restituto, Zacarías, Getulio, Cereal, Amancio, Primitivo, Trípodes, Benjamín, Félix, Victoriano, diáconos; Maurino, abad; Juan Dominici, cardenal; Oliva, virgen y mártir

10/06/2017 – Sábado de la 9ª semana de Tiempo Ordinario

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Ahora alabad al Señor; yo subo a Dios
Lectura del libro de Tobías 12, 1. 5-15. 20

En aquellos días, Tobit llamó a Tobías y le advirtió:

«Hijo, ocúpate de pagar al hombre que te ha acompañado. Añade algo a la paga convenida».

Así pues, Tobías lo llamó y le dijo:

«Recibe como paga la mitad de todo lo que has traído y vete en paz».

Entonces Rafael llamó aparte a los dos y les dijo:

«Alabad a Dios y dadle gracias ante todos los vivientes por los beneficios que os ha concedido ; así todos cantarán y alabarán su nombre. Proclamad a todo el mundo las gloriosas acciones de Dios y no descuidéis darle gracias. Es bueno guardar el secreto del rey, pero las gloriosas acciones de Dios hay que manifestarlas en público. Practicad el bien, y no os atrapará el mal. Más vale la oración sincera y la limosna hecha con rectitud que la riqueza lograda con injusticia. Más vale dar limosna que amontonar oro. La limosna libra de la muerte y purifica del pecado. Los que dan limosna vivirán largos años, mientras que los pecadores y malhechores atentan contra su propia vida.

Os voy a decir toda la verdad, sin ocultaros nada. Os he dicho que es bueno guardar el secreto del rey y manifestar en público las gloriosas acciones de Dios. Pues bien, cuando tú y Sara orabais, era yo quien presentaba el memorial de vuestras oraciones ante la gloria del Señor, y lo mismo cuando enterrabas a los muertos. El día en que te levantaste enseguida de la mesa, sin comer, para dar sepultura a un cadáver, Dios me había enviado para someterte a prueba. También ahora me ha enviado Dios para curaros a ti y a tu nuera Sara. Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están al servicio del Señor y tienen acceso a la gloria de su presencia.

Ahora pues, alabad al Señor en la tierra, dadle gracias. Yo subo al que me ha enviado. Poned por escrito todo lo que os ha sucedido».

El ángel se elevó.

Palabra de Dios.

Tb 13, 2. 7. 8abc. 8defg
R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Él azota y se compadece,
hunde hasta el abismo y saca de él,
y no hay quien escape de su mano. R.

Veréis lo que hará con vosotros,
le daréis gracias a boca llena.
Bendeciréis al Señor de la justicia
y ensalzaréis al rey de los siglos. R.

Yo le doy gracias en mi cautiverio,
anuncio su grandeza y su poder
a un pueblo pecador. R.

Convertíos, pecadores,
obrad rectamente en su presencia:
quizá os mostrará benevolencia
y tendrá compasión. R.

EVANGELIO
Esta viuda pobre ha echado más que nadie
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12, 38-44

En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo:

«¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, y aparentan hacer largas oraciones. Éstos recibirán una condenación más rigurosa».

Estando Jesús sentado enfrente del del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante.

Llamando a sus discípulos, les dijo:

«En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

Palabra del Señor.