Archiv para 4 Julio, 2017

Isabel de Portugal, reina (1270-1336)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Isabel, reina de Portugal, Valentín de Berriochoa, obispo y mártir; Alberto, Andrés de Creta, Albino, Antonino, Asclepia, confesores; Aureliano, Laureano, Teodoro, Ulrico, Elías, Flaviano, obispos; Elías, Flaviano, Jocundiano, Inocencio, Sebastián, Nanfanión, Lucitas, mártires; Procopio, abad; Berta, eremita; Oseas, Ageo, profetas.

El hombre más feliz del mundo

Escrito por Comentarista 4 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ha sido noticia estos días la historia del biólogo, fotógrafo y monje budista Matthieu Ricard. Se le considera el hombre más feliz del planeta, a pesar de que no tiene bienes materiales ni amor de pareja. Después de que fuera sometido a mil pruebas de resonancia magnética, su cerebro presentaba una gran actividad asociada al bienestar y a las emociones positivas.

Pero yo me cuestiono si la definición de felicidad consiste en gozar de bienestar. Quizá el problema radique en que no tenemos claro qué es la felicidad y siempre la asociamos a la ausencia de problemas y a la posibilidad de encauzar debidamente todo lo que nos pasa. Pero la felicidad no puede asomar su nariz en soledad. Sin la presencia de otro, uno no sabe que hacer en vida. Yo no sé qué es la felicidad, pero sí experimento que no puedo dármela a mí mismo, porque soy un tipo carencial. Me parezco mucho a Pedro, “Señor, ¿a quien iremos?, sólo tú tienes palabras de vida eterna”. Y tengo mucho en común con los discípulos del Evangelio de hoy, que cuando se ven sin el Señor cerca, se echan a temblar porque piensan que la tormenta se los va a llevar por delante.

Quizá en esta tierra más que felicidad, que suena a situación irrevocable de plenitud, sólo podemos escuchar “el crujido de la felicidad”. He tenido la suerte de oírlo muchas veces. He visto a un padre haciendo reír a sus hijos, ridiculizándose a sí mismo, y diciéndole a su mujer que es el hombre más afortunado del mundo por tener familia. He oído a una mujer decirme que llevaba toda su vida odiando y que no quería marcharse al más allá con el odio en el cuerpo y, después de una prolongada confesión, he visto cómo hablaba quedamente con el Señor y le decía “gracias”, mientras yo me alejaba de su cama de hospital. He visto a un sacerdote rezar mirando el sagrario como un avaro delante de las minas del rey Salomón.

No sé qué pasa por la cabeza de las personas que viven en estado de comunión con Dios y con los hombres, pero intuyo que a pesar de sus jornadas de insatisfacción, gozan de más felicidad que un cerebro con emociones positivas en constante ebullición. La oración de un cristiano no depende del cerebro, sino de su facilidad para estar en posición de apertura y gozar de una presencia eternamente próxima.

04/07/2017 – Martes de la 13ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
El Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego
Lectura del libro del Génesis 19, 15-29

En aquellos días, los ángeles urgieron a Lot:

«Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí, no vayan a perecer por culpa de Sodoma».

Y, como no se decidía, los hombres los tomaron de la mano a él, a su mujer y a sus dos hijas, por la misericordia del Señor hacía el, y lo sacaron, poniéndolo fuera de la ciudad y diciéndole:

«Ponte a salvo; por tu vida, no mires atrás ni te detengas en la vega; ponte a salvo en los montes, para no perecer».

Lot les respondió:

«No, Señor mío. Aunque tu siervo ha alcanzado tu favor, pues me has tratado con gran misericordia, salvándome la vida, yo no puedo ponerme a salvo en los montes; la desgracia me alcanzará y moriré. Mira, cerca de aquí hay una ciudad pequeña, donde puedo refugiarme. ¡Permíteme escapar allá! ¿No es acaso muy pequeña? Así yo salvaré la vida».

Le contestó:

«Accedo a lo que pides, no arrasaré la ciudad que dices. Aprisa, ponte a salvo allí, pues no puedo hacer nada hasta que llegues allá».

Por eso la ciudad se llama Soar.

Salía el sol sobre la tierra cuando Lot llegó a Soar.

El Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego desde el cielo. Arrasó aquellas ciudades y toda la vega; los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo.

La mujer de Lot miró atrás y se convirtió en estatua de sal.

Abrahán madrugó y se dirigió al sitio donde había estado con el Señor. Miró en dirección de Sodoma y Gomorra, toda la extensión de la vega, y vio humo que subía del suelo, como humo de horno.

Cuando Dios destruyó las ciudades de la vega, se acordó de Abrahán y sacó a Lot de la catástrofe, al arrasar las ciudades donde había vivido Lot. Palabra de Dios.

Sal 25, 2-3. 9-10. 11-12
R. Tengo ante los ojos tu bondad, Señor.

Escrútame, Señor, ponme a prueba,
sondea mis entrañas y mi corazón,
porque tengo ante los ojos tu bondad,
y camino en tu verdad. R.

No arrebates mi alma con los pecadores,
ni mi vida con los sanguinarios,
que en su izquierda llevan infamias,
y su derecha está llena de sobornos. R.

Yo, en cambio, camino en la integridad;
sálvame, ten misericordia de mí.
Mi pie se mantiene en el camino llano;
en la asamblea bendeciré al Señor. R.

EVANGELIO
Se puso en pie, increpó a los vientos y al mar y vino una gran calma
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 8, 23-27

En aquel tiempo, subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron.

En esto se produjo una tempestad tan fuerte, que la barca desaparecía entre las olas; él dormía. Se acercaron los discípulos y lo despertaron, gritándole:

«¡Señor, sálvanos, que perecemos!».

Él les dice:

«¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?».

Se puso en pie, increpó a los vientos y al mar y vino una gran calma. Los hombres se decían asombrados:

«¿Quién es este, que hasta el viento y el mar lo obedecen?».

Palabra del Señor.

Julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31