Disposición al martirio

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En el Evangelio de ayer contemplábamos el mandato y envío de Cristo a sus Apóstoles a proclamar que el Reino de los Cielos está cerca. También nos advertía cómo habrá muchos que no querrán oír. A continuación las advertencias del Señor suenan más fuertes. No sólo no querrán oír: “os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa (…). Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra los padres, y los matarán. Todos os odiaran por mi nombre”. No quiere que seamos sorprendidos por esa resistencia al Evangelio y contemos con ello. Mientras está en la tierra, la Iglesia “va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios” (San Agustín, De civ. Dei XVI, 52, 2), anunciando la cruz del Señor hasta que venga (cf. 1 Cor 11, 26).

En algunos lugares del mundo esto ocurre literalmente y a los cristianos les cuesta la vida confesarse como tales. A muchos no les cuesta literalmente la vida, pero en ocasiones sí padecer comentarios despectivos, o se les impide progresar en su profesión, o sencillamente no ser tenidos en cuenta. Es importante no perder de vista que la vocación cristiana es vocación martirial. Hemos de estar dispuestos a padecer la injusticia y no temer a ser perseguidos de cualquier manera. Jesús nos anima: “cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro padre hablará por vosotros”. Todo cuanto sucede es algo con lo que la Providencia de Dios cuenta, llenémonos de esa seguridad, Él hará justicia, pondrá las cosas en su lugar: “creedme, no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del Hombre”. No es que deseemos ningún mal a quienes puedan perseguirnos de cualquier modo, al contrario, deseamos su conversión y su salvación. El Papa Francisco nos recordaba en Evangelii gaudium cómo “el discípulo sabe dar la vida entera y jugarla hasta el martirio como testimonio de Jesucristo, pero su sueño no es llenarse de enemigos, sino que la Palabra sea acogida y manifieste su potencia liberadora y renovadora”.

Necesitamos estar muy unidos a Cristo. Sólo así superaremos los temores. “El renovado ardor apostólico que se requiere en nuestros días para la evangelización, arranca de un reiterado acto de confianza en Jesucristo: porque El es quien mueve los corazones; El es el único que tiene palabras de vida para alimentar a las almas hambrientas de eternidad; El es quien nos transmite su fuego apostólico en la oración, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía. ‘He venido a traer fuego a la tierra, ¿y qué quiero sino que arda?’ (Lc 12, 49). Estas ansias de Cristo siguen vivas en su corazón.” (San Juan Pablo II, Salto (Uruguay), 22 – V – 1988)

María, Reina de los mártires nos lleve a perseverar en el seguimiento y anuncio de su Hijo, para que pueda cumplirse el deseo de Dios de que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (cf. 1 Tim 2,4).

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

  • María Jesús

    |

    El cristian@ sabe que sigue a un ser humano llamado JESÚS, el Hijo de Dios muerto en la Cruz.

    En esa verdad debe apoyarse: “si conmigo lo han hecho, también con vosotros lo harán”. También nos dijo: “por sus obras les váis a conocer”.

    A mi no me interpela el hecho de sentir miedo, duda e inquietud, es muy humano que alguna vez lo hayamos experimentado. No todo se dilucida definitivamente en esta vida. Nos espera esa Luz luminosa, allí únicamente serà necesario el DNI del amor y la Misericordia, vivida en esta vida.

    Hay quienes se empeñan en no creérselo del todo y “juegan con las cartas escondidas”, ¡Dios es tan bueno!

    Sí, lo es, y justo también.

    Me interpela sinceramente, si las actitudes y obras que realizo con mi prójimo, llevan la respuesta que debo dar a Jesús: ¡Como yo os he amado!

    Sé que soy mejorable, que he de intentar vivir cada día, con más verdad y coherencia. Por eso, no puedo compartir la negación de la dignidad y el derecho que toda persona tiene a ser respetada, en sus ideas, sentimientos y modos de actuar.

    Tristemente, hay quienes quieren imponer, con burdas coacciones, lo que el otro tiene pleno derecho a hacer con su vida, no así con la de los demás.

    Es preciso orar más y mejor el Evangelio, nos hará bien, sin duda, y hasta es muy posible que cambién ciertas actitudes.

    Miren Josune

    Responder

Deja un comentario

Julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31