Archiv para 18 Julio, 2017

Martes 18 de julio. XV semana del TO

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La hija del Faraón se encuentra a un niño en el Nilo y lo llama Moisés, es decir “el que es salvado de las aguas”. Anuncia la Sagrada Escritura que va a ser un personaje excepcional, cuya vida es compleja y al mismo tiempo muy simbólica desde el día de su nacimiento.

El Nilo es un río muy peligroso por los animales que se crían en él, sobre todo los temidos cocodrilos más grandes del reino animal. Moisés tendrá una vida apasionante, dramática, llena de matices, de luchas y sobre todo, de presencia de Dios: en apenas 15 versículos encontramos el miedo de una madre desesperada; un providencial baño real; el providencial cuidado fraterno que devuelve el niño a la madre; un asesinato; un secreto a voces; el destierro voluntario. Una vida trepidante que corre río abajo.

A esto último alude el salmo responsorial: “Me arrastra la corriente”. De modo simbólico y en un sentido contrario a lo que afirma el salmo responsorial, podemos contemplar nuestra vida como ese canastillo en que nuestra vida se encuentra, que es arrastrado por la providencia divina rio abajo, con destino al mar de la eternidad. Nada ocurre por casualidad. El canastillo, dócil a la corriente, busca los lugares más fáciles para avanzar.

Pero existen peligros, como la vegetación que impide avanzar. Esos obstáculos impiden a la corriente de la providencia divina conducir nuestra vida. Es lo que le pasa a Jesús en el evangelio de hoy: le ponen obstáculos. Las palabras y milagros del Señor tienen sus frutos de conversión en todos los lugares a los que ha ido; pero no siempre encuentra disposición en los corazones a ser arrastrados por la Palabra de Dios y el soplo del Espíritu. De ahí la serias advertencias que hace a la conversión sobre Corazaín y Betsaida.

Es la denuncia del pecado social, esto es, cuando en el ambiente ciudadano se vive con valores y costumbres alejadas del bien. El magisterio de la Iglesia acuña el término “estructuras de pecado”, aludiendo a la atmósfera que se respira en una sociedad entera, más allá de las conciencias individuales. La globalización y la información instantánea nos permite detectar claramente estas estructuras de pecado, que no son en sí mismas el sujeto del pecado —siempre lo son las personas singulares— pero su influencia es tal sobre las personas que no dejan otras alternativas para actuar moralmente bien.

Las estructuras de pecado más evidentes en estos momentos son las que amenazan a la familia y ponen en peligro el ejercicio de derechos fundamentales, tras los que se esconden los más valiosos bienes morales: el derecho a la vida, el derecho a la educación de los hijos, el derecho al matrimonio según los designio divinos, el derecho a una vivienda, el derecho a un salario justo, el derecho a compatibilizar trabajo y familia, el derecho a la libertad religiosa, el derecho a la propiedad, el derecho a morir con dignidad (bíblicamente hablando, no me refiero a la eutanasia).

 

Pedimos al Señor que nuestros esfuerzos y sacrificios cotidianos por vivir según la providencia de Dios y no los mandatos arbitrarios de los hombres y las estructuras de pecado, ayuden a nuestra ciudad a que el Señor nos mire con más benevolencia que a Corazaín y Betsaida. Señor, ten piedad de Madrid: mira nuestra lucha por ser fieles a ti, a tu Iglesia.

Marina, virgen y mártir (siglo IV)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Federico, Arnulfo, Bruno, Filastrio, Materno, Rufilo, obispos; Emiliano, Anub, Jacinto, Justa, Rufina, mártires; Gundena, Marina, vírgenes y mártires; Arnoldo, Berta, Fintán, Mimbrorino, confesores; Pambón, anacoreta; Sinforosa y sus 7 hijos mártires; jesuitas mártires de China: Leon Ignace Mangin y Paul Denn, sacerdotes.

Sinforosa y sus siete hijos, mártires (s. II)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Federico, Arnulfo, Bruno, Filastrio, Materno, Rufilo, obispos; Emiliano, Anub, Jacinto, Justa, Rufina, mártires; Gundena, Marina, vírgenes y mártires; Arnoldo, Berta, Fintán, Mimbrorino, confesores; Pambón, anacoreta; Sinforosa y sus 7 hijos mártires; jesuitas mártires de China: Leon Ignace Mangin y Paul Denn, sacerdotes.

18/07/2017 – Martes de la 15ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Lo llamó Moisés, porque lo había sacado del agua; cuando creció, fue adonde estaban sus hermanos
Lectura del libro del Éxodo 2, 1-15a

En aquellos días, un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de la misma tribu. Ella concibió y dio a luz un niño. Viendo que era hermoso, lo tuvo escondido tres meses. Pero, no pudiendo tenerlo escondido por más tiempo, tomó una cesta de mimbre, la embadurnó de barro y pez, colocó en ella a la criatura, y la depositó entre los juncos, junto a la orilla del Nilo.

Una hermana del niño observaba a distancia para ver en qué paraba todo aquello.

La hija del faraón bajó a bañarse en el Nilo, mientras sus criadas la seguían por la orilla del río. Al descubrir la cesta entre los juncos, mandó una criada a recogerla.

La abrió, miró dentro, y encontró un niño llorando.

Conmovida, comentó:

«Es un niño de los hebreos».

Entonces, la hermana del niño dijo a la hija del faraón:

«¿Quieres que vaya a buscarle una nodriza hebrea que críe al niño?».

Respondió la hija del faraón:

«Vete».

La muchacha fue y llamó a la madre del niño.

La hija del faraón le dijo:

«Llévate al niño y críamelo, y yo te pagaré».

La mujer tomó al niño y lo crió.

Cuando creció el muchacho, se lo llevó a la hija del faraón, que lo adoptó como hijo y lo llamó Moisés, diciendo: «lo he sacado del agua».

Pasaron los años. Un día, cuando Moisés ya era mayor, fue adonde estaban sus hermanos y los encontró transportando cargas. Y vio cómo un egipcio maltrataba a un hebreo, uno de sus hermanos.

Miró a un lado y a otro, y, viendo que no había nadie, mató al egipcio y lo enterró en la arena.

Al día siguiente, salió y encontró a dos hebreos riñendo, y dijo al culpable:

«¿Por qué golpeas a tu compañero?».

Él le contestó:

-«¿Quién te ha nombrado jefe y juez nuestro? ¿Es que pretendes matarme como mataste al egipcio?».

Moisés se asustó y pensó:

«Seguro que saben lo ocurrido».

Cuando el faraón se enteró del hecho, buscó a Moisés para matarlo. Pero Moisés huyó del faraón y se refugió en la tierra de Madián.

Palabra de Dios.

Sal 68, 3. 14. 30-31. 33-34
R. Los humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.

Me estoy hundiendo en un cieno profundo
y no puedo hacer pie;
he entrado en la hondura del agua,
me arrastra la corriente. R.

Mi oración se dirige a ti,
Señor, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude. R.

Yo soy un pobre malherido;
Dios mío, tu salvación me levante.
Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias. R.

Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos. R.

EVANGELIO
El día del juicio le será más llevadero a Tiro y Sidón y a Sodoma que a vosotras.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:

«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.

Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.

Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.

Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.

Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».

Palabra del Señor.

Julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31