Archiv para 28 Julio, 2017

Viernes XVI del Tiempo Ordinario

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En la doctrina católica el Antiguo Testamento se lee a la luz de la Revelación de Jesucristo, es decir, a la luz del Nuevo Testamento. Cuando nos encontramos unas lecturas como las que nos propone hoy la Liturgia podemos pensar que existe cierta contradicción, o más bien, que se nos proponen dos caminos diversos: o cumplir los mandamientos que se entregaron a Moisés en el Libro del Éxodo o aceptar la propuesta del Jesús en el Evangelio. No se trata de una cosa o de la otra, si no de las dos. Tenemos que entender el cumplimento de los mandamientos en la dinámica del seguimiento que nos propone Jesús.

Cumplir la ley mosaica podríamos decir que es el mejor modo de preparar la tierra para que la semilla de la Palabra de Dios dé fruto; pensar así, sería en el fondo pensar que existe una división entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Cumplir los mandamientos, tal y como los presenta el Libro del Éxodo, no es diferente del seguimiento que nos propone Jesús, porque la Ley propone una relación con Dios: “Yo soy el Señor, tu Dios” comienza diciendo el Éxodo. En el Antiguo Testamento la relación que Yahweh propone al hombre se hace a través de signos; en el Nuevo Testamento la relación con Dios pasa a través de Jesucristo. Por eso el cumplimiento de los mandamientos es ya parte del fruto que produce la Palabra de Dios sembrada en nuestro corazón, pero esto es sólo un pequeño porcentaje del fruto; estamos llamados a dar el ciento por ciento, a amar incluso a los enemigos, y esto sólo es posible si nos hacemos verdaderos discípulos de Jesús dejando que Él sea todo. Más aún, siguiendo a Jesús daremos un fruto del ciento por uno.

Catalina Thomás, religiosa († 1574)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Nazario, Celso, mártires; Acacio, Eustasio, Furadrán, Lúcido, Peregrino, Raimundo, confesores; Botvido, David y compañeros, mártires; Víctor I, Inocencio I, papas; Sansón, obispo; Catalina Thomás, religiosa; Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana, presbítero y mártir, beato.

28/07/2017 – Viernes de la 16ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
La Ley se dio por medio de Moisés
Lectura del libro del Éxodo 20, 1-17

En aquellos días, el Señor pronunció estas palabras:

«Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud.

No tendrás otros dioses frente a mí.

No te fabricarás ídolos, ni figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra.

No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo el pecado de los padres en los hijos, hasta la tercera y la cuarta generación de los que me odian.

Pero tengo misericordia por mil generaciones de los que me aman y guardan mis preceptos.
No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso.

No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.

Recuerda el día del sábado para santificarlo.

Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas, pero el día séptimo es día de descanso, consagrado al Señor, tu Dios. No harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el emigrante que reside en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra y el mar y lo que hay en ellos; y el séptimo día descansó. Por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.

Honra a tu padre y a tu madre: para que se prolonguen tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar.

No matarás.

No cometerás adulterio.

No robarás.

No darás testimonio falso contra tu prójimo.

No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu projimo.

Palabra de Dios.

Sal 18, 8. 9. 10. 11
R. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye a los ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R.

La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R.

Más preciosos que el oro,
más que el oro fino;
más dulces que la miel
de un panal que destila. R.

EVANGELIO
El que escucha la palabra y la entiende, ése dará fruto
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 18-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Vosotros, pues oíd lo que significa la parábola del sembrador:

Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.

Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que escucha la palabra y la acepta enseguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, enseguida sucumbe.

Lo sembrado entre abrojos significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogan la palabra y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ese da fruto y produce ciento o sesenta o treinta por uno».

Palabra del Señor.