Nona, esposa y madre de familia († 374)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Dedicación de la Basílica de Santa María (María de las Nieves, Santa María la Mayor, Santa María del Pesebre). Nuestra Señora de África, patrona de Ceuta. Santos: Hilaria, Afra, Cantidio, Eusiquio, Sobel, Cantidiano, mártires; Casiano, Memio, Paris, Teodorico, Venancio, Emigdio, obispos; Abel, Nona, confesores; Viátor, eremita.

Menos mal que entre todos los santos antiguos aparece una mujer elevada a los altares y con culto público en la Iglesia de los primeros siglos sin que haya tenido que pasar por la prueba del martirio. No es la única; pero consuela disponer de ejemplares que se han santificado viviendo las virtudes cristianas de modo heroico en el puesto que es más común para la inmensa mayoría de los creyentes en Cristo. No vaya a creer alguien poco informado que la santidad en el seno de la familia es un desideratum imposible o, en el mejor de los casos y concediendo la posibilidad, un asunto poco más o menos inventado por el concilio Vaticano II.

Hoy nos situamos en el siglo IV. Nona, la hija de Philtatios, está casada con Gregorio; sí, tienen hijos: Gregorio, Cesáreo y Gorgonia. Su marido no solo no es cristiano, sino que pertenece a la secta de los Hypsistarienos, que es una mezcolanza de restos de judaísmo y cristianismo con buena dosis de magia.

Nona hizo una admirable labor; por eso es propuesta como modelo de esposa y madre cristiana. No se limitó a la defensa de sus derechos; pasó a la ofensiva de lograr lo que el buen Dios le había encomendado: la salvación y santificación previa de su entera casa; sacó de ella cuatro santos y Nona no se quedó atrás.

Tuvo que hacer pinitos con su marido; primero le hizo ver, con su buen humor y vida enamorada, que los contenidos de su extraña modalidad de servir al Altísimo carecían de fundamento; luego, le faltó tiempo para aprovechar el soplo del Espíritu y apoyar la vehemencia de la vida de fe cristiana iniciada en Gregorio, animándole para que entrara en el cuerpo de los clérigos, llegara a ser consagrado obispo y siéndolo por cuarenta y tres años, hasta el 373, en que murió casi centenario, con tal santidad que se le llama san Gregorio el Viejo para distinguirlo de san Gregorio Magno, que es el calificativo de su hijo primogénito, también obispo de Nacianzo. Gorgonia, su única hija, murió un poco antes, en el 370, santificándose también en el matrimonio y con tres hijos. Por último, Cesáreo, fallecido en el 369, se santificó siendo médico.

Conocemos los hechos y virtudes de Nona, su piedad, sus rezos al detalle, las penitencias habituales, y la extraordinaria paciencia sin victimismos ni flecos pusilánimes por los sermones de Gregorio Nacianceno, obispo y Doctor de la Iglesia, en los funerales con motivo de la muerte de su padre y de sus hermanos.

La figura de Nona es excepcional. Seglar que sabe desarrollar un apostolado fecundo entre los de su propia sangre, que es el primero y principal. Atendió como debía su casa, con las tareas domésticas semejantes a las de tantas vecinas, con mortificación oculta y con penitencia habitual. Relata su hijo la devoción por la Eucaristía, haciendo centro de su vida la reunión cristiana dominical; habla de sus muchas lágrimas derramadas a solas y en lo oculto para no martirizar a los demás; rotundamente afirma su sentido de lo sagrado que le llevó a no dar jamás la espalda al altar y –aunque nos resulte extraño a los que sabemos mucho– valoró tanto la pureza de la fe que se abstuvo de dar la mano, de besar y aun de sentarse a la mesa con quien no la tenía, la había perdido o dado su nombre a alguna de las herejías que pululaban en su tiempo. ¡Claro, nosotros somos más condescendientes con estas situaciones y menos enamorados de la verdad que ella; por eso es santa y nosotros quizá solo relativamente!

La confianza para cumplir su cometido en la vida solo la tuvo en la bondad divina; Nona sabía que Dios es su Padre y que le había encomendado aquellas personas; de lo que se trataba era de ponerse por entero a su disposición para que el negocio saliera bien, estorbando ella lo menos posible. Por eso –no podía ser de otro modo–, se hizo siempre notar por su caridad con los pobres.

¿Que cómo fue su muerte? Posiblemente, a esta altura de la hagiografía no nos cueste demasiado adivinarla. Fue en pleno sacrificio del Altar, en Misa; tan próxima que casi podía tocar la madera de la mesa donde reposaba ya el cuerpo y la sangre del Señor.

Puede ser que «abrirse camino en la vida», esa fuerte aspiración de mucho cristiano de a pie, resulte demasiado corta de miras y raquítica de aspiraciones después de leer estas líneas sobre la vida de santa Nona que no está basada en leyendas áureas ni en imaginaciones plenas de deseos sin cuerpo. No lo sé, pero hasta pudiera ser que alguna esposa o madre, «desesperada en su desconsuelo», pueda pensar que lo suyo –tantas veces lamentado– no es tan difícil como un tiempo le pareció; y hasta podría tener remedio, que para eso el mismo buen Dios nos da la vida. Lo difícil de verdad será imitar en sus disposiciones a la santa; pero aun eso puede tener alivio con su intercesión.

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031