Los que escribimos estos comentarios sabemos que hay muchas personas que los seguís diariamente. Algunos les sirve de punto de meditación, a otros les es alimento para su oración y medio de formación permanente. Incluso muchos sacerdotes los leen con interés para la preparación de la homilía. ¡Que así sea! En medio de estos días veraniegos, os deseamos que estas letras os sirvan  para avivar nuestra comunión y crecer en la fe. Hoy la fuerza la tiene esta palabra: “perdonar”.

“¿Cuántas veces he de perdonar a mi hermano, hasta siete veces?”  Pedro pregunta así, porque en arameo (su idioma natal) no existe el mayestático y la manera de expresar “muchísimas veces”, se hace utilizando los números, en concreto el número siete, que tiene este significado en la mentalidad oriental. Fijémonos entonces como en la misa decimos “santo, santo, santo es el Señor”, esto es, llamamos a Dios tres veces santo porque seguimos manera hebrea de decir “santísimo”.

Jesús  responde a Pedro:“No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. Jesús contesta con una hipérbole numérica para enseñar al apóstol y a todos nosotros: “perdonad todas las veces que sean necesarias, esto es, infinitas veces”.

El tema no acaba aquí sino que Jesús utiliza una parábola para dar respuesta a una cuestión nueva: “¿Qué sucede cuando perdonas?”. Si uno escucha la parábola con atención, la respuesta es clara. Si tu perdonas, Dios te perdonará. Sigue la estela de la oración del Padre Nuestro: “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden…”. O aquella otra palabra del Señor: “la medida que uséis con los demás, la utilizarán (Dios Padre) con vosotros”. Es una buena noticia que abre un horizonte de esperanza. Puedes haber sido un gran pecador en esta tierra (como aquel de la parábola que tenía mucha deuda) pero si has sido misericordioso con los demás, si has mostrado compasión cuando te han ofendido o traicionado, salvando al otro con una nueva amnistía del corazón, Dios será infinitamente compasivo con tus pecados. De igual modo, cuando uno se siente perdonado por Dios profundamente, es más capaz de perdonar a los demás, porque sabe que primero lo han hecho con él. El perdón suscita motivos para empezar de nuevo, es un cheque en blanco que reconstruye la concordia en la relación, y restaura la ilusión y las fuerzas que se habían consumido en la división.

Haciendo una analogía con el relato de la primera lectura, el perdón es como el arca sagrada que frena la corriente de agua (Jordán) que lo arrastra todo y lo lleva a morir (Mar Muerto). Perdonar es fundamental si queremos llegar a la tierra prometida. Como arca de salvación nos debe acompañar en cada paso del camino y atrae la presencia de Dios a nuestro lado. Nos hace vivir unidos, como pueblo, porque perdonar es siempre la fuerza capaz de reunir a los que se sienten lejos o avergonzados por su error. Si el paso del arca de la alianza frenando el cauce del Jordán fue un milagro recordado por generaciones, el perdón es un milagro para el mundo de hoy. Un milagro capaz de dar testimonio a los demás de que algo distinto habita en nuestra humanidad. Perdonar hoy es, sin duda,  la mejor manera de expresar nuestra fe.