Evangelizar a los pobres

Escrito por Comentarista 2 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Lo de “evangelizar a los pobres” suena a mantra tibetano. Parece que si no lo decimos alguna que otra vez, no estamos con los tiempos que corren. Como si lo de ser pobre fuera algo propio de los tiempos modernos. Se nos ocurren todo tipo de iniciativas estrella, de planes, de métodos, de reuniones, para programar, analizar y describir el problema acuciante de la pobreza material, pero, puede que, al final, sigamos yendo a lo nuestro…

El Señor también habla de “evangelizar a los pobres”; es más: anuncia a todos en la sinagoga de Nazaret que esa era su misión. Quizá los que estaban allí presentes, judíos casi todos, se sintieron aludidos, porque no solo se molestaron con esas palabras, sino que lo empujaron fuera del pueblo, con la intención de despeñarlo por un precipicio. En realidad, que el Mesías se presente así, entregado totalmente a los pobres, molesta a cualquiera, porque me obliga a desinstalarme de mi comodidad y a pasar de la compasión teórica a la acción concreta. Y, al final, puede que sigamos yendo a lo nuestro…

En realidad, tendríamos que preguntarnos cuáles son nuestras riquezas, cuáles son esas ambiciones, seguridades, falsos derechos, etc., que nos llenan el corazón de falsas y efímeras riquezas. Quizá nuestra gran pobreza es nuestra ambición: ambición de mí mismo, de mi comodidad, de mi seguridad humana, de mi buena reputación, de mi tiempo, de mi agenda, de mi me conmigo… Ambición de ego, en definitiva, que nos hace ser, quizá, más pobres que los que no tienen pan para comer. La pobreza de “ir a lo nuestro”, de pasar olímpicamente del otro, o por encima del otro, o contra el otro… El avaro de sí mismo es el más pobre, porque en el trono del corazón no reina Dios sino la ambición de mi yo. Y eso nos aboca a una soledad, que es también otra de nuestras pobrezas. Aunque hagamos muchas cosas buenas, aunque estemos rodeados de gente, aunque sea famoso, aunque todo me vaya bien… no hay mayor pobreza que no tener a Dios, o sustituirlo por mi ego.

Sí, evangelicemos a los pobres, pero a estos pobres que no tienen más cosa que a sí mismos. Porque es más fácil dar un poco de tu tiempo, de tus bienes, de tu dinero, etc., que darte a ti mismo. Y pobre es también el que no se entrega a los demás, sino a uno mismo, aunque sea sirviéndose de los demás, o con la excusa de los demás. El Señor vino a evangelizar a los pobres, porque no hay mayor pobreza que el pecado. Sí, aunque eso del pecado no sea precisamente un mantra tibetano acorde con nuestros tiempos modernos…

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • María Jesús

    |

    Personalmente, hablar de los pobres me suele dar bastante respeto. Se ha predicado, escrito y hablado tanto sobre la pobreza y sus consecuencias, sin duda, la realidad no parece tener buen pronóstico y las expectativas se basan en promesas tantas veces convertidas en quimeras.

    Creo que es más honesto, hablar de nuestras pobrezas y miserias, cada persona conoce las suyas, a veces, tratando de aparentar lo contrario, para no sentir el dedo acusador de los demás.

    ¿Quién puede ocultarse de la “mirada” de Dios? Él nos conoce mejor que nadie, ¿pensamos que a Dios se le puede engañar como lo hacemos entre nosotros?

    Cuando leo el Evangelio, siempre hay un relato que me interpela por encima del resto, la escena narrada por Jesús acerca del día, en el cual, tendremos todos que dar cuenta del Mandamiento del Amor y sus obras.

    ¡Venid benditos…apartaos de mí malditos!….

    Creamos o no estas palabras de Jesús, el “grito” de Dios resuena en la historia de la Humanidad y sigue despertando la conciencia, “golpeando la dureza” de nuestro corazón de “piedra”: ¿dónde está tu hermano?

    Yo sé que habré de responder, y de nada me servirán las excusas que lleve preparadas.

    ¡Pobres de nosotros!, si vivimos llenando más y más nuestra vida de cuanto es superfluo, efímero y vacío y no de SER y de Verdad.

    Sin duda, la carencia más dañina y que genera todas las demás pobrezas es la falta de AMOR.

    Nadie que tenga el corazón lleno de amor, es capaz de hacer daño y causar un perjuicio al otro-a.

    Cómo sería la vida, si cada día al menos, intentáramos hacer algo de limpieza en nuestro corazón y echar a la “basura” todo cuanto nos impide amar y hacer el bien.

    En esas estoy…

    Gracias por su comentario, hoy realizado por otro sacerdote, 2.

    Miren Josune.

    Responder

  • FRANCISCA

    |

    yo también estoy en eso ,en limpiar a el diario mi alma de pobres zas ,egoísmo falsedades , hipocresias ,.a diario le pido a mi angel de la guarda que ¨”me de una colleja ” cuando me salga el genio ,la falta de caridad con el hermano ,que es la pobreza que tenemos en el alma Pido al Espíritu Santo que ilumine nuestro corazones .VEN ESPIRITU DIVINO MANDA TU LUZ DESDE EL CIELO PADRE AMOROSO DEL POBRE DON DE TUS DONES ESPLEDIDO , LUZ QUE ILUMINA A LAS ALMAS FUENTE DEL MAYOR CONSUELO .

    Responder

Deja un comentario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930