La seguridad de la orilla

Escrito por Comentarista 2 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Aquellos rudos pescadores, que habían pasado toda la noche intentando pescar algo, llegaron a la orilla cansados, malhumorados, agotados de no dormir y de malcomer algo. Era un oficio duro e ingrato, que aseguraba el sustento diario no sin mucho trabajo e inseguridad. Mientras remendaban las redes, se acercó el Señor a Pedro, el cabecilla del grupo, y le dio un mandato desconcentante: “Rema mar adentro y echad vuestras redes para la pesca”. Podemos imaginarnos la cara de Pedro, a punto quizá de soltar alguna de sus bruscas contestaciones, tan cansado y desanimado como estaba. ¿Cómo se atrevía el Señor a pedirle que volvieran a salir a pescar, cuando todavía no se habían recuperado del trabajo inútil de toda la noche? ¿Tenía que ser en ese momento? ¿Por qué no mejor por la noche, que ya estarían más descansados, habrían desayunado en condiciones y se habrían dado una ducha relajante? Humanamente hablando, Pedro tenía todas las papeletas a su favor para discutir con el Señor, y con razón, sobre lo absurdo que era lo que les estaba pidiendo. El Señor, en cambio, conocía su situación y lo absurdo de esa orden, pero Pedro tenía que aprender el estilo del Señor, que se escapa a toda medida y plan humano. Es muy típico de Dios hacer cosas grandes a partir de cosas absurdas.

Pues, por si fuera poco, el Señor se lo pone aún más difícil: no os quedéis por la orilla, remad mar adentro. Pescar cerca de la orilla es lo más sensato, lo más fácil, lo más seguro; si se levanta la tempestad, tienes la seguridad de que puedes llegar a tierra rápidamente. Quizá pescas menos, pero lo haces con la seguridad de que tocas tierra rápidamente. Pescar mar adentro tiene más riesgos; quizá coges más peces, pero te falta la seguridad de la orilla, de tocar tierra en cuanto surja un poco de oleaje. Pescar sí, claro, pero con la seguridad de la orilla.

Pedro se fía. En medio del absurdo, se fía de Dios. Renuncia a sus seguridades humanas y se fía de Dios. La seguridad de la orilla frente a la confianza solo en Dios. Y pone todos los medios humanos a su alcance, es decir, echa las redes, pero, lo hace donde no hay orilla, con la seguridad puesta solo en Dios.

Nuestras orillas, nuestras seguridades humanas y espirituales son, quizá, las que impiden el milagro de ver repletas nuestras redes. Pues claro que decimos que confiamos en Dios, en su providencia, en su poder de obrar milagros, pero, por si acaso, ¡no nos alejemos mucho de la orilla! Y, mientras con una mano ponemos una vela a Dios, con la otra seguimos agarrados a nuestras seguridades humanas y espirituales. Y cuando fallan, viene el desencanto, la desilusión, y entonces echamos la culpa a Dios, que nos deja tirados, a pesar de que, con la otra mano, no hemos dejado de ponerle la vela. Renunciar a nuestra orilla: he ahí el gran reto de nuestra vida espiritual.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (3)

  • Isabel U

    |

    El de hoy es un Evangelio precioso, porque nos muestra la fe inquebrantable de Pedro y de los otros discípulos que estaban en la barca, en Jesús cómo Hijo de Dios: ” rema mar adentro” y ellos , sin pensárselo dos veces, se ponen manos a la obra, a pesar de que ya habían intentado pescar, sin resultado. Eso es FE, así, con mayúsculas, eso es CONFIAR en Dios.
    Que Dios nos conceda la fe potente e inquebrantable de Pedro y nos haga ” pescadores de hombres” , siempre atentos a las necesidades de los demas

    Responder

  • María Jesús

    |

    Volver a empezar, escuchar a Jesús que nos dice: “remad mar adentro”.

    La tentación de toda tarea de apostolado, es desistir ante la ausencia de frutos, cejar en el empeño ante realidades que nos pueden parecer estériles. Tantos obstáculos e impedimentos, las zancadillas de los agoreros-as de turno, los y las compañeros cercenando nuestro camino, con el único deseo de “trepar”, “hacer carrera”, decimos con lamento y pesar: ¡qué difícil nos lo ponen Señor! Nos cuesta entender el por qué de tantas actitudes que están, sin duda, fuera de lugar.

    Pronto nos percatamos que el verdadero seguimiento a Jesús, conlleva saber “capear” el viento, ir contra corriente, corriendo el riesgo de acabar exhaustos y sin fuerzas.

    Esperar contra toda Esperanza conlleva un presupuesto grande de fe y confianza, no siempre asumible. Queremos resultados, no podemos permitir que la vida, única e irrepetible, se nos vaya de las manos.

    Jesús, no tengamos duda, sabe bien cuáles son los límites de la fragilidad y resistencia humana.
    Cuando las posibilidades del hombre y la mujer parecen que fracasan, y nada hay que pueda hacerse, comienzan entonces las de Dios, haciendo posible lo imposible.

    Es, como tantas veces, el sueño de la fe hecho realidad, a través de la Providencia, que nos deja sobrecogidos, llenos de asombro y gratitud.

    Pienso que la vida no está hecha de certezas y seguridades, sino de haber tenido la convicción de estar en “buenas manos”, las de un Dios-Amor, que nos cuida y protege nuestra existencia.

    ¡Corazón de Jesús, en tí confío!

    Ya ha llegado el Papa Francisco a Colombia. Se le ha visto féliz, tal vez, la cercanía de países tan familiares para él, junto al deseo de hacer fecundas las tareas del Evangelio.

    A pesar de los años y achaques propios de la edad, ahí está, él también “remando mar adentro”, con la sonrisa abierta y la mirada confiada, diciendo en el corazón:
    ¡YO SÉ DE QUIÉN ME HE FIADO!

    Seguimos “remando” y echando la red. La pesca?….qué pesca? Si es cosa de Él.

    Miren Josune

    Responder

  • María Jesús

    |

    Qué hermoso Isabel, breve y preciso, ¿quién dice miedo?

    Responder

Deja un comentario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930