Archiv para 9 septiembre, 2017

Nuestra cartilla del supermercado

Escrito por Comentarista 2 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Puestos a regular, los judíos de la época de Jesús se llevaban el record guinness. Abrumaban a la gente con cientos de preceptos, muchos de ellos minúsculos e inútiles, con tal de conservar su status religioso y su puesto de honor entre las gentes. Debían predicar muy bien en las sinagogas, porque la gente les creía y hacía caso, a pesar de que veían que ellos no cumplían lo que mandaban. Y, todo en nombre de Yahvé y de la fidelidad a la alianza, porque si fallaban alguno de esos mandatos podían tener asegurado, si no la condenación, por lo menos, el sheol.

En realidad, no se trata de tirar todas las normas por la ventana. No. Esas normas nos guían hacia la verdad de lo que somos ante Dios y, por lo tanto, tenemos que verlas como hermanas mayores que nos llevan de la mano. Pero, otra cosa muy distinta es sustituir a Dios por esas normas y agarrarnos a ellas, como si fueran un flotador, porque si no tenemos asegurada si no la condenación, por lo menos, también el “sheol”. Convertir nuestra fe cristiana en un código de cumplimientos, que con el tiempo nos va dando puntos y méritos, y hasta nos va generando derechos, es caer en el legalismo de los antiguos judíos y convertir la religión en la casa del terror. Nuestra relación con Dios no puede ser una cartilla de supermercado: cuanto más compras, más puntos te dan y cuantos más cartones rellenes más juegos de sartenes te llevas. Así de fácil en el supermercado, pero con Dios la mecánica no funciona.

Agarrarnos a nuestras seguridades espirituales es una forma de idolatría, que, además, nos infla el ego, porque termino creyendo que cuantos más cartones rellene con mis cumplimientos, más méritos celestiales me corresponden en el día del juicio. Y entonces empiezo a medir a los demás según la medida de mis cumplimientos, y a juzgar a todos según lo que yo hago o deshago. Voy apuntando en mi libreta todos los propósitos, devociones, conquistas, etc., que hoy he logrado para enseñárselas al Señor cada noche, no sea que Él, con tantos problemas que tiene, se le olvide llevar la cuenta. Y así, convertimos nuestra vida espiritual en la cartilla del súper.

El Señor es también Señor del sábado. Está por encima de nuestras obras, aunque quiere que también le ofrezcamos nuestras obras. Porque, como sabe de la pasta que estamos hechos, si no nos esforzáramos ni siquiera por cumplir, convertiríamos nuestra vida espiritual no en una cartilla del súper sino en un melodrama romántico, lleno de grandes sentimientos y emociones, que no nos moverían del sillón de nuestra comodidad.

Es el momento de ver si, por encima de nuestras espigas, de nuestros sábados, de nuestros propósitos y cumplimientos, realmente el Señor es, eso: Señor.

Pedro Claver, apóstol de los negros (1580-1654)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Nuestra Señora de Aránzazu, Nuestra Señora de Gracia. Santos: Pedro Claver, patrono de las misiones entre los negros, Odger, diácono; Ciarán, abad; Gorgonio, Severiano, Felicia, Doroteo, Jacinto, Alejandro, Tiburcio, Estratón, Rufino, Rufiniano, mártires; Audomaro, obispo; Querano, abad; María de la Cabeza, esposa de san Isidro; Gregorio, confesor.

09/09/2017 – Sábado de la 22ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Dios os ha reconciliado para ser admitidos a su presencia santos y sin mancha
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 1, 21-23

Hermanos:

Vosotros, en otro tiempo, estabais también alejados y erais enemigos por vuestros pensamientos y malas acciones; ahora, en cambio, por la muerte que Cristo sufrió en su cuerpo de carne, Dios os ha reconciliado para ser admitidos a su presencia santos, sin mancha y sin reproche, a condición de que permanezcáis cimentados y estables en la fe, e inamovibles en la esperanza del Evangelio que habéis escuchado: el mismo que se proclama en la creación entera bajo el cielo, del que yo, Pablo, he llegado a ser servidor.

Palabra de Dios.

Sal 53, 3-4. 6 y 8
R. Dios es mi auxilio.

Oh Dios, sálvame por tu nombre,

sal por mí con tu poder.

Oh Dios, escucha mi súplica,

atiende a mis palabras. R.

Pero Dios es mi auxilio,

el Señor sostiene mi vida.

Te ofreceré un sacrificio voluntario,

dando gracias a tu nombre, que es bueno. R.

EVANGELIO
¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 15

Un sábado, iba Jesús caminando por medio de un sembrado y sus discípulos arrancaban y comían espigas, frotándolas con las manos.

Unos fariseos dijeron:

«¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido?».

Respondiendo Jesús, les dijo:

« ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros sintieron hambre?

Entró en la casa de Dios, tomó los panes de la proposición, que solo está permitido comer a los sacerdotes, comió él y dio a los que estaban con él».

Y les decía:

«El Hijo del hombre es señor del sábado».

Palabra del Señor.

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930