Obras son amores

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Jesús en el evangelio de hoy nos propone la parábola de los dos hijos enviados por el padre a trabajar en la viña. El primer hijo responde: “No quiero. Pero después se arrepintió y fue”. El otro, sin embargo, dijo al padre: “voy, señor. Pero no fue” (Mt 21, 30). A la pregunta de Jesús sobre quién de los dos ha hecho la voluntad del padre, los que le escuchaban responden justamente: “El primero”. La enseñanza está clara: lo que de verdad cuenta son los hechos, “obras son amores y no buenas razones”. A nosotros nos puede pasar como al hijo que dice “voy”, pero luego no va. Nuestras intenciones y deseos pueden ser muy nobles y buenos, pero nos falta la ejecución. Tenemos necesidad de convertirnos con obras y de verdad, de lo contrario, también serán para nosotros esas duras palabras de Jesús: “los publicanos y las prostitutas van por delante de vosotros en el Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia y no le creísteis; en cambio, los publicanos y las prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no os arrepentisteis ni le creísteis”.

Necesitamos abrir nuestro corazón a la Palabra de Dios y descubrir la voluntad del Señor cada día y luchar para cumplirla con fidelidad. Jesús ha cumplido la voluntad del Padre en humildad y obediencia, entrando en el mundo, dijo: “he aquí que vengo… para hacer, ¡oh Dios!, tu voluntad” (Hb 10, 7). Este “sí”, no solamente lo pronunció, sino que también lo cumplió y lo sufrió hasta en la muerte. Cada cristiano debe medirse con Cristo. Así como Cristo estaba totalmente unido al Padre y le obedecía, así sus discípulos deben obedecer a Dios y tener entre ellos un mismo sentir. Por ello San Pablo nos invita en la segunda lectura de hoy: “no obréis por rivalidad ni por ostentación, considerando por la humildad a los demás superiores a vosotros. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús” (Flp 2, 3-4).

“La Virgen vivió plenamente el misterio de Cristo, que fue descubriendo cada vez más profundamente gracias a su reflexión personal sobre los acontecimientos del nacimiento y de la niñez de su Hijo – cfr. Lc 2, 19; 2, 51 -. Se esforzaba por penetrar, con su inteligencia y su corazón, el plan divino, para colaborar con él de modo consciente y eficaz. (Juan Pablo II, Audiencia del 30 – VI -1993, 4 ). Que cada uno vivamos cada jornada con esta disposición a conocer la voluntad de Dios y ponerla por obras.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

Deja un comentario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031