Archiv para octubre, 2017

¿Que le damos a Dios?

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Isaías 45, 1. 4-6

Sal 95, 1 y 3. 4-5. 7-8. 9-10a y e 

san Pablo a los Tesalonicenses 1, 1-5b

san Mateo 22, 15-21

“Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. Muchas veces utilizamos esta frase de Jesús para reclamar la independencia de lo terreno, pero pocas veces para dar a Dios lo que es de Dios. Si no pagas impuestos te persigue la policía o Hacienda, pero si no le das a Dios lo suyo parece que no molestas a nadie.

Fenomenal que le demos al Cesar lo que es del Cesar, pero no seamos hipócritas y démosle a Dios lo suyo en este domingo y en cada momento de nuestra vida. Que la Virgen nos ayude a descubrir todo lo que Dios nos da para ser realmente agradecidos ¿o todavía crees que tienes fe gracias a tu esfuerzo?

Abercio, obispo (s. II-III)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: María Salomé, discípula del Señor; Marcos, Alejandro, Felipe, Abercio, Melanio, Donato, Valerio, Símaco, Verecundo, obispos; Eusebio, Hermetes, Heraclio, Nunilo (Novila = Nunilona), Alodia, Córdula, Ana, Teodota, Gliceria, Isabel, mártires; Severo, presbítero.

22/10/2017 – Domingo de la 29ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Yo he tomado de la mano a Ciro, para doblegar ante él las naciones
Lectura del libro de Isaías 45, 1. 4-6

Esto dice el Señor a su Ungido, a Ciro: Yo lo he tomado de la mano,

«Yo lo he tomado de la mano, para doblegar ante él las naciones y desarmar a los reyes, para abrir ante él las puertas, para que los portales no se cierren .

Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te di un título de honor, aunque no me conocías.

Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mi no hay dios.

Te pongo el cinturón, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mi.

Yo soy el Señor, y no hay otro».

Palabra de Dios.

Sal 95, 1 y 3. 4-5. 7-8. 9-10a y e
R. Aclamad la gloria y el poder del Señor.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.

Porque es grande el Señor,
y muy digno de alabanza,
más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles no son nada,
mientras que el Señor ha hecho el cielo. R.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
entrad en sus atrios trayéndole ofrendas. R.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda.
Decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente». R.

SEGUNDA LECTURA
Recordamos vuestra fe, vuestro amor y vuestra esperanza
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 1, 1-5b

Pablo, Silvano y Tirnoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz.

En todo momento damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones, pues sin cesar recordamos ante Dios, nuestro Padre, la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor.

Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido, pues cuando os anuncié nuestro evangelio, no fue solo de palabra, sino también con la fuerza del Espíritu Santo y con plena convicción.

Aleluya Flp 2, 15d. 16a

R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Brilláis como lumbreras del mundo,
manteniendo firme la palabra de la vida. R

Palabra de Dios.

Aleluya Flp 2, 15d. 16a
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Brilláis como lumbreras del mundo,
manteniendo firme la palabra de la vida. R

EVANGELIO
Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 15-21

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron:

«Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿es licito pagar impuesto al César o no?».

Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:

«Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto».

Le presentaron un denario. Él les preguntó:

«¿De quién son esta imagen y esta inscripción?».

Le respondieron:

«Del César».

Entonces les replicó:

«Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

Palabra del Señor.

No existe el amor virtual a Dios

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

San Pablo a los Romanos 4, 13, 16-18

Sal 104, 6-7, 8-9, 42-43 

San Lucas 12, 8-12

“«Si uno se pone de mi parte ante los hombres, también el Hijo del hombre se pondrá de su parte ante los ángeles de Dios. Y si uno me reniega ante los hombres, lo renegarán a él ante los ángeles de Dios.” Con Dios no valen los enamoramientos virtuales (no todo el que dice “Señor, Señor”…). La acción de Dios en la historia de los hombres, la vida de Jesucristo y la acción del Espíritu Santo en nosotros no es una realidad virtual, es algo real, palpable y demostrable, a poco sinceros que seamos.

«Al encontrarse con el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia lo que no existe, Abrahán creyó. Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de muchas naciones, según lo que se le había dicho: “Así será tu descendencia”» Y cambió su vida, la de su familia, la de sus sirvientes y hasta la de sus cabras. De nada valen los arrobamientos místicos, las revelaciones particulares o las levitaciones de tres metros y medio si no cambiamos nuestra vida. No podemos llevarnos bien con Dios en la sacristía y avergonzarnos de ser Hijos suyos en la calle, en la empresa, entre los amigos. Es inútil decir: “Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,” mientras damos otra vuelta a la cama el domingo a las 12:25 pues “¡No tengo otro día para descansar!” y pasas de ir a Misa.

Y si nuestro amor a Dios no es virtual, el de Dios tampoco lo es. “ Cuando os conduzcan a la sinagoga, ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de lo que vais a decir, o de cómo os vais a defender. Porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.” Cuántas personas buenas, santas diría yo, he visto dar argumentos de su fe en ambientes completamente hostiles. Muchas veces no les han hecho falta palabras, simplemente un gesto, una sonrisa, una obra de caridad hecha sin doblez, han bastado para que los que se metían con su fe me dijesen: ¡Qué equivocado estaba respecto a esta persona!. Y esa es la acción de Dios en uno y en otro.

Hoy sábado tenemos el corazón centrado en María. Una pregunta que siempre me he hecho. ¿Por qué los apóstoles se quedaron con María, la madre de aquel al que habían traicionado y abandonado? Lo normal es que estuviesen muertos de vergüenza y no quisieran verla nunca más para no pasarlo mal. Pero el amor de la Virgen tampoco era virtual, cada caricia que daría a los discípulos, cada mirada, cada sonrisa entre lágrimas, les estaba diciendo: Yo os quiero, mi Hijo os quiere, Dios os quiere y el amor es más fuerte y más real que la muerte y que el pecado.

Hilarión, anacoreta (291-371)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Aquilino, Isala, Cilina, Eufrosina, Asterio, Modesto, Dasio, Zótico, Cayo, mártires; Ursula, virgen y mártir; Hilarión, anacoreta; Griselda, virgen; Viator, Bertoldo, Mauro, confesores; Severino, Uno, obispos; Hugo, Fintano, abades; Malco, Condedio, Walfrido, eremitas; Paulina de Oña, virgen y mártir.

21/10/2017 – Sábado de la 28ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 4, 13, 16-18

Hermanos:

No por la Ley sino por la justicia de la fe recibieron Abrahán y su descendencia la promesa de que iba a ser heredero del mundo.

Por eso depende de la fe, para que sea según gracia; de este modo, la promesa está asegurada para toda la descendencia, no solamente para laque procede de la ley, sino también para la que procede de la fe de Abrahán, que es padre de todos nosotros.

Según está escrito: «Te he constituido padre de muchos pueblos»; la promesa está asegurada ante aquel en quien creyó, el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia lo que no existe.

Apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza que llegaría a ser padre de muchos pueblos, de acuerdo con lo que se le había dicho:

«Así será tu descendencia».

Palabra de Dios.

Sal 104, 6-7, 8-9, 42-43
R. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R.

Porque se acordaba de la palabra sagrada
qué había dado a su siervo Abrahán.
Sacó a su pueblo con alegría,
a sus escogidos con gritos de triunfo. R.

Aleluya Jn 15, 26b. 27a
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. El Espíritu de l verdad dará testimonio de mí – dice el Señor -;
y vosotros daréis testimonio. R

EVANGELIO
El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 8-12

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Todo aquel que se declare por mí ante los hombres, también el Hijo del hombre se declarará por él ante los ángeles de Dios, pero si uno me niega ante los hombres, será negado ante los ángeles de Dios.

Todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará.

Cuando os conduzcan a las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de cómo o con qué razones os defenderéis o de lo que vais a decir, porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir».

Palabra del Señor.

Nuestra grandeza viene de lo alto

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

san Pablo a los Romanos 4, 1-8

Sal 31, 1-2- 5. 11

san Lucas 12, 1-7

“Temed al que tiene poder de matar y después echar al infierno”. Muchas veces se nos olvida lo valiosos que somos, especialmente a los ojos de Dios que hasta ha entregado a su Hijo por nosotros, por ti y por mi. Se nos olvida y hacemos de nuestra vida una vulgaridad, ponemos el corazón en las cosas y destrozamos la creación de Dios, desde las plantas a las personas, con fines innobles. Date cuenta de tu grandeza, no por lo que tú crees valer, sino por el valor que ha puesto Dios en ti. No seamos tontos, no juguemos con nuestro destino eterno entregándonos a lo caduco. No es sensato que guardemos las formas y no guardemos el corazón. ¿Cuántas veces has pensado en la eternidad últimamente? No tengamos miedo al futuro si lo vamos preparando en el presente. La Virgen nos descubrirá la grandeza del amor de Dios, disfrútalo sin miedo.

Honorio, abad (s. VI ?)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Aca, Artemio, Basilio, Somancio, Vidal, obispos; Feliciano, Fintán, Irene, Edano, Eutiquio, Caprasio, Bradan, Orora, Máximo, Eutiquio, Promaco, Lucio, Marcelino, Berniago, Decio, Zósimo, Jenaro, Dorotea, Susima, Jenara, mártires; Marta y Saula, vírgenes y mártires; Agrícola, Sindulfo, Aderaldo, confesores; Daniel, monje; Honorio, abad; Matrona, santa; Adelina, abadesa.

20/10/2017 – Viernes la 28ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Abrahán creyó a Dios, y le fue contado como justicia
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 4, 1-8

Hermanos:

¿Qué diremos que obtuvo Abrahán, nuestro padre según la carne?

Si Abrahán fue justificado en virtud de las obras, tiene un timbre de gloria, pero no delante de Dios; pues; ¿qué dice la Escritura?

«Abrahán creyó a Dios, y le fue contado como justicia».

A alguien que trabaja, el jornal no se le cuenta como gracia, sino como algo debido; en cambio, a alguien que no trabaja, sino que cree en el que justifica al impío, la fe se le cuenta como justicia.

Del mismo modo, también David proclama la bienaventuranza de aquel a quien Dios le cuenta la justicia independientemente de las obras.

«Bienaventurados aquellos a quienes se les perdonaron sus maldades y les sepultaron sus delito; bienaventurado aquel a quien el Señor no le ha contado el pecado».

Palabra de Dios.

Sal 31, 1-2- 5. 11
R. Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.

Dichoso el que está absuelto de su culpa,
a quien le han sepultado su pecado;
dichoso el hombre a quien el Señor no le apunta el delito
y n cuyo espíritu no hay engaño. R.

Habla pecado, lo reconocí,
no te encubrí mi delito;
propuse: «Confesaré al Señor mí culpa»,
y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R.

Alegraos, justos, y gozad con el Señor;
aclamadlo los de corazón sincero. R.

Aleluya Sal 32, 22
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Que ry misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti. R

EVANGELIO
Hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 1-7

En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban. Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos:

«Cuidado con la levadura de los fariseos, que es la hipocresía, pues nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, ni nada escondido que no llegue a saberse.

Por eso, lo que digáis den la oscuridad será oído a a plena luz, y lo que digáis al oído en las recámaras se pregonará desde la azotea.

A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, después de esto no pueden hacer más.

Os voy a enseñar a quién tenéis que temer: temed al que, después de la muerte, tiene poder para arrojar a la “gehenna”. A ese tenéis que temer, os lo digo yo.

¿No se venden cinco pájaros por dos céntimos? Pues ni de uno solo de ellos se olvida Dios.

Más aún, hasta los cabellos de vuestra cabeza están contados. No tengáis miedo: valéis más que muchos pajaros».

Palabra del Señor.

San Pablo de la Cruz, presbítero (1694-1775)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Pedro de Alcántara, confesor; Juan de Brebeuf, Isaac Yogues, Renato y compañeros mártires canadienses; Pablo de la Cruz, presbítero; Berónico, Tolomeo, Lucio, Varo, mártires; Máximo, diácono y mártir; Etbino, Teofrido, abades; Aquilino, Zósimo, Eusterio, Sadot, obispos; Desiderio, Aquilón, confesores; Pelagia, virgen; Fredeswinda, abadesa; Laura, viuda.

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031