Archiv para noviembre, 2017

FUE EN SEGUIDA A NEGOCIAR.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

A veces hay palabras desacertadas. Por ejemplo, cuando de alguien que no tiene trabajo se dice que está en paro. Desde luego si se queda parado no encontrará trabajo jamás, será un desempleado, pero tiene que estar muy activo. Cuando hablo con alguien que se ha quedado sin empleo le suelo decir que su trabajo ahora es buscar trabajo, y debería dedicarle seis horas al día a hacerlo con toda profesionalidad y competitividad. Una vez conocí un Señor que se pasaba horas y horas en la Iglesia pidiéndole a Dios un trabajo, pero no hacía otra cosa, hasta que le dije que no le iba a contratar de sacristán, así que a rezar un rato y liego a patearse las calles.

Se va acercando el fin del año litúrgico y las lecturas nos van hablando del fin de so tiempos: “El día del Señor llegará como un ladrón en la noche”. No podemos quedarnos parados a ver qué pasa. La vida del cristiano es la antítesis del parado. Tiene que tomar los talentos que el Señor le da y, en seguida, a negociar con ellos. No nos vale el después, e mañana, el en otra ocasión más propicia. Si uno sólo actúa cuando vea que el fina se acerca es como el estudiante que sólo estudia la víspera del examen, seguramente suspenda. El que día a día pone a trabajar sus talentos es el que s fiel en lo poco y, cuando llegue la hora, el Señor de lo premiará.

Hoy también ha querido el Papa que sea un día dedicado a los pobres. No “al colectivo de los pobres,” sino de los pobres concretos, con rostro, con nombre y apellidos. No estoy muy a favor de los pobres que se ponen en las puertas de las iglesias, máxime cuando es como un puesto de trabajo que está reservado y alquilado. Pero también es bonito que la gente sigue pensando que los que van a la parroquia comparten sus bienes. Nunca vi un pobre en la puerta del ministerio de Hacienda.  Tal vez hoy sea el día para hacer el propósito de saber cómo se llama, cuantos hijos tiene, dónde vive. No hoy todos a la vez, que entonces el Mijail de mi parroquia acabará harto, pero que no nos encontremos habitualmente con un pobre y simplemente no exista. Algún talento tendemos para é.

María y José, pobres pero poniendo sus talentos al servicio del Espíritu santo, danos un autentico corazón que vive la misericordia y la caridad.

Abdías, profeta (Antiguo Testamento)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Crispín, Cado, obispos; Máximo, presbítero y mártir; Fausto, Feliciano, Exuperio, Severino, Barlaán, Bajo (Baldo, Baldomero), Dionisio, Agapito, Azas, mártires; Teodomiro, Totón, abades; Patroclo, solitario; Ermemburga, abadesa; Abdías, profeta.

19/11/2017 – Domingo de la 33ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Trabaja con la destreza de sus manos
Lectura del libro de los Proverbios 31, 10-13. 19-20. 30-31

Una mujer fuerte, ¿quién la hallará? Supera en valor a las perlas.

Su marido se fía de ella, y no le faltan riquezas.

Le trae ganancias, no pérdidas todos los días de su vida.

Busca la lana y el lino y los trabaja con la destreza de sus manos.

Aplica sus manos al huso, con sus dedos sostiene la rueca.

Abre sus manos al necesitado y tiende sus brazos al pobre.

Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura; la que teme al Señor merece alabanza.

Cantadle por el éxito de su trabajo, que sus obras la alaben en público.

Palabra de Dios.

Sal 127, 1-2. 3. 4-5
R. Dichosos los que temen al Señor.

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R.

Esta es la bendición del hombre
que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R.

SEGUNDA LECTURA
Que el día del Señor no os sorprenda como un ladrón
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 5, 1-6

En lo referente al tiempo y a las circunstancias, hermanos, no necesitáis que os escriba, pues vosotros sabéis perfectamente que el Día del Señor llegará como un ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: «paz y seguridad», entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar.

Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, de forma que ese día os sorprenda como un ladrón; porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

Así, pues, no nos entreguemos al sueño como los demás, sino estemos en vela y vivamos sobriamente

Palabra de Dios.

Aleluya Jn 15, 4a. 5b
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Permaneced en mí, y yo en vosotros – dice el señor -;
el que permanece en mí da fruto abundante. R

EVANGELIO
Como has sido fiel en lo poco, entra en el gozo de tu señor
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

«Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.

El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.

En cambio, el que recibió uno fue hacer un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos y se puso a ajustar las cuentas con ellos.

Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:

“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”.

Su señor le dijo:

“Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.

Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo:

“Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.

Su señor le dijo:

“¡Bien, siervo bueno y fiel!; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; entra en el gozo de tu señor”.

Se acercó también el que había recibido un talento y dijo:

“Señor, sabia que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.

El señor le respondió:

“Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Conque sabias que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”».

Palabra del Señor.

EL JUEZ HACE JUSTICIA.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El panadero hace pan, el pastelero pasteles, el zapatero zapatos, el fresador no hace fresas y los jueces hacen justicia. Mucho se meten con la justicia en este país, que si muy lenta, que las leyes están mal hechas, que son muy blandas o muy duras, pero al final se hace justicia según las leyes de cada país. Si alguna vez os ha llegado una citación judicial por cualquier tontería, y miras la fecha de los hechos tienes que empezar a recordar lo que hiciste hace tres o cuatro años para saber de qué tienes que declarar. Yo de lo que hice ayer más o menos me acuerdo, de lo que pasó el 15 de mayo de 2013 me cuesta un poco más recordarlo. Pero el juez te llamará y te preguntará.

“Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está molestando, le voy a hacer justicia, no sea que siga viviendo a cada momento a importunarme”».

Fijaos bien, el juez, por muy inicuo que sea, termina haciendo justicia. No traspapela el caso, lo hecha en el olvido o decide darle la razón a la viuda por pesada. No sabemos el resultado del juicio, tal vez la viuda fue condenada a quince años y un día de prisión y a pagar los costes, o ignoramos.

«Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que claman ante él día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?».

Hoy pedimos a Dios que haga justicia. Tristemente mucha gente hoy no cree en la justicia divina. Bajo pretexto de la misericordia entrañable, del corazón del buen Dios, de “cómo un Padre va a condenar a sus hijos…,” se ha dejado de creer que Dios hará justicia, todo será cubierto por un gran manto de perdón incondicional.

Puede parecer muy “progre” y “avanzado” hablar de ese perdón incondicional de Dios frente a toda nuestra vida. Sin embargo, en el plano puramente humano: ¿Quién no quiere que se haga justicia? Los corruptos para quedarse con el fruto de sus desfalcos, los asesinos que jamás podrán devolver lo que robaron, una vida. Los explotadores que destrozan la vida a otros para enriquecerse, los mentirosos que no quieren que se descubra su falsedad… Y ¿quién quiere que se haga justicia? Los pobres que han sido despojados de sus bienes para vivir, los que han sido estafados, a los que se les ha arrebatado un hijo por la violencia, los que pierden el sentido de su vida pues están amenazados o atemorizados. Los que han sido engañados o se ha quitado su dignidad.

Así, los “modernos” que niegan el juicio de Dios, se ponen al lado de los corruptos, asesinos, estafadores, explotadores y mentirosos, y se creen muy avanzados.

Dios ¿negará la justicia a sus pobres? Seguro que no.

Y terminamos con esa frase inquietante: “cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?”. Esperemos que sí, que tu yo pidamos todos los días por mantener la fe.

La Virgen María guarda la fe de los pequeños, no me dejes crecer y hacerme “mayor”

 

Odón de Cluny, abad (879-942)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Máximo, Frigidiano, obispos; Tomás, monje; Román, Bárula, Esiquio, Luciano, Carterio, mártires; Orículo, confesor; Odón, Teofredo, Múmolo, abades; Alda, santa; María Gabriela de Hinojosa Naveros y compañeras mártires (beatas).

18/11/2017 – Sábado de la 32ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Se vio el mar Rojo convertido en un camino practicable, y retozaban como corderos
Lectura del libro de la Sabiduría 18, 14-16; 19, 6-9

Cuando un silencio apacible lo envolvía todo y la noche llegaba a la mitad de su carrera, tu palabra omnipotente se lanzó desde el cielo, desde el trono real, cual guerrero implacable sobre una tierra condenada al exterminio; empuñaba la espada afilada de tu decreto irrevocable, se detuvo y todo lo llenó de muerte, mientras tocaba el cielo, pisoteaba la tierra.

Toda la creación, obediente a tus órdenes, cambió radicalmente su misma naturaleza, para guardar incólumes a tus hijos.

Se vio una nube que daba sombra al campamento, la tierra firme que emergía donde antes había agua, el mar Rojo convertido en un camino practicable y el oleaje impetuoso en una verde llanura, por donde pasaron en masa los protegidos por tu mano, contemplando prodigios admirables

Pacían como caballos, y retozaban como corderos, alabándote a ti, Señor, su libertador.

Palabra de Dios.

Sal 104, 2-3. 36-37. 42-43
R. Recordad las maravillas que hizo el Señor.

Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas.
Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor. R.

Hirió de muerte a los primogénitos del país,
primicias de su virilidad.
Sacó a su pueblo cargado de oro y plata,
y entre sus tribus nadie enfermaba. R.

Porque se acordaba de la palabra sagrada,
que había dado a su siervo Abrahán.
Sacó a su pueblo con alegría,
a sus escogidos con gritos de triunfo. R.

Aleluya Cf, 2 Tes 2, 14
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Dios nos llamó por medio del Evangelio
para que lleguemos a adquirir la gloria
de nuestro Señor Jesucristo R

EVANGELIO
Dios hará justicia a sus elegidos que claman ante él
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, Jesús, dijo a sus discípulos una parábola para enseñarles que es necesario orar siempre, sin desfallecer.

«Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres.

En aquella ciudad había una viuda que solía ir a decirle:

“Hazme justicia frente a mi adversario”.

Por algún tiempo se estuvo negando, pero después se dijo a sí mismo:

“Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está molestando, le voy a hacer justicia, no sea que siga viviendo a cada momento a importunarme”».

Y el Señor añadió:

«Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que claman ante él día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?».

Palabra del Señor.

HASTA MAÑANA.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Había un chaval trabajando en la parroquia que cada día al irse a casa decía educadamente: “Hasta mañana.” Y yo le respondía: “SI Dios quiere.” No es un chico especialmente piadoso, más bien diría que se podían contar con los dedos de una mano las Misas a las que había ido desde su primera Comunión, y cada final de la jornada me miraba con cara rara. Ya un día se atrevió a preguntar: ¿Por qué cada día me responde “si Dios quiere”, bastaría decir “hasta mañana?” Y se lo expliqué.

“Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.

Asimismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos.”

Estamos acostumbrados a que nunca pasa nada, todo sigue igual, nos acostamos y nos levantamos, el sol sale y se pone. ¡Cuántas cosas dejamos para mañana! Sin embargo, cada mañana, cada instante, es un don de la misericordia de Dios. Los que hemos sufrido la muerte de personas queridas por un accidente de automóvil o por una sobredosis sabemos bien que quien ahora está puede no estar en el momento siguiente. Y al mundo entero le pasa igual, ahora está y mañana Dios dirá.

¿Esto nos tiene que llevar al miedo? Desde luego que no, sí a estar en vela- Pero sobre todo nos tiene que mover al agradecimiento. Si Dios hoy me quiere aquí, algo querrá de mí. La cabeza en ocasiones da malas pasadas y lleva a las depresiones, a no encontrar sentido a la vida. Sin embargo, ten por cierto que si Dios te tiene aquí es por algo. Sigue buscando o simplemente ponte en escucha de la Pablara de Dios y delante del Señor dile: ¡Aquí estoy, tú verás! “pues a lo mejor andan extraviados, buscando a Dios y queriéndolo encontrar.” Sé que es fácil decirlo cuando uno está bien, pero al menos da a Dios la oportunidad de mostrarte por qué te quiere.

¿Y el mundo? ¿Y sus luchas y sus peleas? Pasarán cuando pasen, nos complicarán la vida, pero no pueden quitarnos la paz.

¿Dónde quiero estar cuando todo esto pase? Bien agarrado de la mano de María, allí no tendremos nada que temer.

Hasta mañana, si Dios quiere.

 

Isabel de Hungría, reina (1207-1231)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Santa Isabel de Hungría, patrona de Bellas Artes y de la Asociación Nacional de Manicuras. Gregorio Taumaturgo, Dionisio, Hugo, Aniano, Gregorio de Tours, obispos; Acisclo, Victoria, Amón, Alfeo, Zaqueo, Diófilo, Matrona, Tecla, Heraclia, mártires; Eugenio, diácono; Ilda, abadesa; Salomé de Galitzia, reina.

17/11/2017 – Viernes de la 32ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Si HAN SIDO CAPACES DE ESCUDRIÑAR EL UNIVERSO, ¿CÓMO NO ENCONTRARON A SU SEÑOR?
Lectura del libro de la Sabiduría 13, 1-9

Son necios por naturaleza todos los hombres que han ignorado a Dios y no han sido capaces de conocer al que es a partir de los bienes visibles, ni de reconocer al artífice fijándose en sus obras, sino que tuvieron por dioses al fuego, al viento, al aire ligero, a la bóveda estrellada, al agua impetuosa y a los luceros del cielo, regidores del mundo.

Si, cautivados por su hermosura, los creyeron dioses, sepan cuánto los aventaja su Señor, pues los creó el mismo autor de la belleza.

Y si los asombró su poder y energía, calculen cuánto más poderoso es quien los hizo, pues por la grandeza y hermosura de las criaturas se descubre por analogía a su creador.

Con todo, estos merecen un reproche menor, pues a lo mejor andan extraviados, buscando a Dios y queriéndolo encontrar.

Dan vueltas a sus obras, las investigan y quedan seducidos por su apariencia, porque es hermoso lo que ven.

Pero ni siquiera estos son excusables, porque, si fueron capaces de saber tanto que pudieron escudriñar el universo, ¿cómo no encontraron antes a su Señor?Palabra de Dios.

Sal 18, 2-3. 4-5
R. El cielo proclama la gloria de Dios.

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R.

Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los limites del orbe su lenguaje. R.

Aleluya Lc 21, 28
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Levantaos, alzad la cabeza;
se acerca vuestra liberación. R

EVANGELIO
El día que se revele el Hijo del hombre
Lectura del santo Evangelio según san Lucas, 17, 26-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.

Asimismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos.

Así sucederá el día que se revele el Hijo del hombre.

Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en casa no baje a recogerlas; igualmente el que esté en el campo, no vuelva atrás.

Acordaos de la mujer de Lot.

El que pretenda guardar su vida, la perderá; y el que la pierda la recobrará.

Os digo que aquella noche estarán dos juntos: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán».

Ellos le preguntaron:

«¿Dónde, Señor?».

Él les dijo:

«Donde está el cadáver, allí se reunirán los buitres».

Palabra del Señor.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930