Archiv para 3 noviembre, 2017

Martín de Porres, religioso (1579-1639)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Martín de Porres, Cuarto, Silvia, confesores; Huberto, patrono de los cazadores, Engracia y los innumerables mártires de Zaragoza; Huberto, Armengol, Domnino, Pirmino, Gaudioso, obispos; Valentín, presbítero y mártir; Hilario, diácono y mártir; Germán, Teófilo, Cirilo, Mariano; Cesáreo, Vidal, mártires; Winefrida, virgen y mártir; Ida, solitaria; Roberto Mayer, beato.

Los prejuicios, el muro que todo lo impide.

Escrito por Comentarista 10 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Jesús no tenía prejuicios, por eso llegaba a todos.

El corazón de Dios es así, hace salir el sol sobre buenos y malos, hace llover sobre justos e injustos. No se frena en las apariencias porque mira al interior, ve desde la verdad. Para el Señor no hay fronteras. El prejuicio siempre es el muro que lo impide todo. Permitidme que comparta una experiencia:

“Estaba en la celebración de una misa y había un joven que me molestó. Estaba al lado de sus padres en una postura irrespetuosa. Durante la homilía, estaba comiendo chicle, con los brazos estirados encima del respaldo del banco, con una mirada un tanto perdida,…  Me parecía intolerable. En ese momento estuve tentado de parar la homilía y amonestarle, o… qué se yo, pero no podía permitir tal desfachatez. Sin embargo, en mi corazón, algo me decía que era más evangelico acercarme al finalizar, saber quién era, y si cabía la oportunidad, hacerle una sencilla corrección. Y así hice…

Pero ocurrió, para mi sorpresa, que aquella familia se acercó inmediatamente a mí para agradecerme por la misa. Entonces vi la oportunidad para dirigirme a aquel joven y mostrarle mi disgusto por su actitud… Pero… cuando cuando el muchacho abrió la boca, su repuesta me dejó petrificado:  balbuceaba, no podia casi hablar, era un chico con un grave retraso mental.  ¡Dios mío! ¡Y pensar que podía haberle dejado en evidencia delante de toda la asamblea!”

Pablo se dolía al ver a sus compatriotas encerrados en sus prejuicios. Los herederos de todas las promesas de Dios, ellos que eran el pueblo elegido, no habían podido conocer a Cristo y alcanzar su salvación. Sus corazones cerrados en sus tradiciones eran incapaces de escuchar la verdad del evangelio.

Jesús encontraba en los fariseos personas fieles a los mandatos de Dios, sinceros creyentes. Pero una y otra vez se topaba con los prejuicios de su corazón, altivos en la soberbia, autosuficientes en la verdad. Y no podía llegar a iluminar su alma. Aquel hombre de hidropesía pudo encontrarse con Cristo y ser sanado porque iba con el alma abierta, con total esperanza.

Por mi parte, desde aquella misa, hice la solemne promesa de desterrar todo prejuicio. Nunca las apariencias o mi idea sobre el otro, me cerrarían la oportunidad de conocer el precioso don que es el otro. La posibilidad de conocer la Verdad que también habita en cualquier alma. Y hasta hoy, cada persona, cada situación, a veces doliente, se me antoja un puente que recorrer para llegar al milagro de la fraternidad auténtica.

03/11/2017 – Viernes de la 30ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Desearía ser un proscrito por el bien de mis hermanos
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 9, 1-5

Hermanos:

Digo la verdad en Cristo, no miento – mi conciencia me atestigua que es así, en el Espíritu Santo – : siento una gran tristeza y un dolor incesante en mi corazón, pues desearía ser yo mismo un proscrito, alejado de Cristo, por el bien de mis hermanos, los de mi raza según la carne: ellos son israelitas y a ellos pertenecen el don de la filiación adoptiva, la gloria, las alianzas, el don de la ley, el culto y las promesas; suyos son los patriarcas y de ellos procede el Cristo, según la carne; el cual está por encima de todo, Dios bendito por los siglos. Amén.

Palabra de Dios.

Sal 147, 12-13. 14-15. 19-20
R. Glorifica al Señor, Jerusalén.

Glorifica al Señor, Jerusalén;
alaba a tu Dios, Sión.
Que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,
y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R.

Ha puesto paz en tus fronteras,
te sacia con flor de harina.
Él envía su mensaje a la tierra,
y su palabra corre veloz. R.

Anuncia su palabra a Jacob,
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así,
ni les dio a conocer sus mandatos. R.

Aleluya Jn 10,27
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Mis ovejas escuchan mi voz – dice el Señor -,
y yo las conozco, y ellas me siguen. R

EVANGELIO
¿A quien se le cae al pozo el asno o el buey y no lo saca en día de sábado?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 14, 1-6

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos lo estaban espiando.

Había allí, delante de él un hombre enfermo de hidropesía y tomando la palabra, dijo a los maestros de la ley y a los fariseos:

«¿Es lícito curar los sábados, o no?».

Ellos se quedaron callados.

Jesús, tocando al enfermo, lo curó y lo despidió.

Y a ellos les dijo:

«¿A quién de vosotros se le cae al pozo el asno o el buey y no lo saca en seguida en día de sábado?»

Y no pudieron replicar a esto.

Palabra del Señor.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930