Archiv para 9 noviembre, 2017

Mucho más unidos

Escrito por Comentarista 11 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hoy celebramos la fiesta de la primera Basílica que hubo en la religión Católica. Letrán era un palacio en Roma que pertenecía a una familia que llevaba ese nombre. El emperador Constantino, que fue el primer gobernante romano que concedió a los cristianos el permiso para construir templos, le regaló al Sumo Pontífice el Palacio Basílica de Letrán, que el Papa San Silvestro convirtió en templo y consagró el 9 de noviembre del año 324. Pero, ¿qué tiene que ver esta fiesta con nuestras vidas?

A Través del Evangelio de hoy Jesús nos revela una verdad profundísima y sorprendente: que el templo de Dios no es solamente el edificio hecho con ladrillos, sino que es su Cuerpo, hecho de piedras vivas. Y como San Pablo llega a expresar: “Nosotros somos el cuerpo de Cristo”(1 Cor 12, 27) o en otra parte: “¿No sabéis que sois templos del Espíritu Santo?” (1 Cor 3,16).

Con esta fiesta Dios viene a expresarnos que nuestras vidas y Dios están mucho más unidos de lo que pensamos. Si verdaderamente somos el cuerpo de Cristo, existe una unión muy vital entre Dios y cada uno de nosotros. Si el Espíritu de Dios nos habita, eso significa que nada de lo que vivimos sucede fuera de Dios. Mi trabajo, mis diversiones, mis relaciones suceden en Dios y se podría decir que, tanto para lo buenos como para lo malo, están afectando a Dios directamente. Recuerdo a un joven que cuando despertó a esta realidad exclamó: “¡Pobre Dios, que mal le he tratado cada vez que me despreciaba a mí mismo y me metía de todo en el cuerpo!”

La fe no nos rituales, normas o formas externas a nosotros; se trata de celebrar y vivir  lo que somos. Nuestra identidad más profunda es ser un miembro vital en el cuerpo de Cristo, aunque muchas veces nos sintamos pequeños o pensemos que la iglesia seguirá adelante sin cada uno de nosotros. Cristo es la cabeza de este cuerpo, pero sin sus miembros no llega a poder actuar con toda su fuerza en éste mundo: La cabeza no le puede decir a los pies: ¡No te necesito!( CF. 1 Cor 12, 21)

Nuestra identidad más profunda consiste en desarrollar la “capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo místico y, por tanto, como « uno que me pertenece », para saber compartir sus alegrías y sus sufrimientos, para intuir sus deseos y atender a sus necesidades, para ofrecerle una verdadera y profunda amistad”, como dice la carta apostólica Novo Millennio Ineunte en el nr. 43. ¡Qué distinto es escuchar las cosas y problemas que acechan a los demás como espectador a creer que también son parte de mi!

Nuestra identidad también nos lleva a superar las envidias y comparaciones y a  ver ante todo lo que hay de positivo en el otro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios: un « don para mí », además de ser un don para el hermano que lo ha recibido directamente.

09/11/2017 – Jueves de la 31ª semana de Tiempo Ordinario. Nuestra Señora de la Almudena – Patrona de la archidiócesis de Madrid

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Alégrate y goza, hija de Sión, que yo vengo
Lectura de la profecía de Zacarías 2, 14-17

Alégrate y goza, Sión, pues voy a habitar en medio de ti —oráculo del Señor—.

Aquel día se asociarán al Señor pueblos, sin número; ellos serán mi pueblo, y habitaré en medio de ti.

Entonces reconocerás que el Señor del universo me ha enviado a ti.

Judá será la herencia del Señor, su lote en la tierra santa, y volverá a elegir a Jerusalén.

¡Silencio todo el mundo ante el Señor que se levanta de su morada santa!Palabra de Dios.

Jdt 13, 18bcde. 19
R. Tú eres el honor de nuestro pueblo.

Hija, que el Dios altísimo te bendiga
entre todas las mujeres de la tierra.
Alabado sea el Señor,
el Dios que creó el cielo y tierra. R

Tu esperanza permanecerá
en el corazón de los hombres
que recuerdan el poder de Dios por siempre. R.

SEGUNDA LECTURA
Vi la nueva Jerusalén, arreglada como una esposa que se ha adornado para su esposo
Lectura del libro del Apocalipsis 21, 3-5a

Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar ya no existe.

Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios,preparada como una esposa que se ha adornado para su esposo.

Y oí una gran voz desde el trono que decía:

«He aquí la morada de Dios entre los hombres, y morará entre ellos ,y ellos serán su pueblo, y el “Dios con ellos” será su Dios».

Y enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor, porque lo primero ha desaparecido.

Y dijo el que está sentado en el trono dijo:

«Mira, hago nuevas todas las cosas».

Palabra de Dios.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Dichosa eres, santa Virgen María,
madre de gracia y reina de misericordia;
de ti nació Cristo, nuestro Mediador y Salvador. R

EVANGELIO
Ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre
Lectura del santo Evangelio según san Juan 19, 25-27

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena.

Jesús, al ver a su madre, y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre:

«Mujer, ahí tienes a tu hijos».

Luego dijo al discípulo:

«Ahí tienes a tu madres».

Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

Palabra del Señor.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930