Archiv para 14 noviembre, 2017

VEN Y PONTE A LA MESA.

Escrito por Comentarista 1 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Ya he visto que ha generado una gran preocupación mi tabaquismo, rezad más por mí.

Ser párroco es, en parte, como ser madre. Además de los oficios que se te suponen (la celebración de los Sacramentos y la oración por el pueblo de Dios encomendado), tienes que acabar aprendiendo el oficio de psicólogo, electricista, pintor, técnico en informática, bloguero, limpiador de metales, gestor, administrador, contable y “desfacedor de entuertos”. Las madres hacen todo eso y encima cocinan bien. Muchas veces los días comienzan a las cinco de la mañana y terminan más allá de las once de la noche. Hay momentos en los que uno se encuentra cansado, y entonces el Esp´ritu Santo se encarga de mandarte a esa señora que te dice según vas a cerrar: “¿podría encargar unas Misas? “  Y como le digas si puede venir mañana antes de alguna Misa a la sacristía, se ofende y te dice : ¿pero qué tiene usted que hacer en todo el día?. Dudas entre asfixiarla con tus propias manos o bajar la cabeza y apuntar las Misas, en la mayoría de los casos he optado por la segunda.

«¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “En seguida, ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?

Ante este Evangelio el sindicato de sirvientes preparará una huelga general y un par de escraches frente a la puerta del Sagrario. Podría parecer inhumano e injusto si no fuese porque escuchamos esta lectura en medio de la celebración de la Eucaristía.

¿Quién de vosotros, …. Tenemos una respuesta clara: Jesucristo. La segunda persona de la Santísima Trinidad se. ¡Qué encarna en las entrañas purísimas de María, toma nuestra condición carnal, se cansa, trabaja, ríe, llora, se entrega, es crucificado, resucita, no nos abandona, nos da el don del Espíritu Santo, se queda con nosotros todos los días hasta el fin del mundo y nos dice: “Ven siéntate a la Mesa”. La mesa de su entrega por cada uno de nosotros. Podríamos decir que Dios se ha hecho nuestro criado siendo el Señor. Nunca nos daremos cuenta del valor impresionante e incalculable de cada Eucaristía. Dios te invita y la prepara.

Por eso cada día entiendo menos a los que llegan tarde a Misa por costumbre, a los que vienen como oveja llevada al matadero, a los que se creen que están haciendo algo muy meritorio por estar en la Misa. Siervos inútiles somos y el Rey de Reyes se pone a servirnos.

Por cierto, mira que han pasado años y aún hay personas que me preguntan desde qué momento de la Misa vale para cumplir el precepto dominical: ¿Antes del Evangelio? ¿Durante la homilía? ¿en la epíclesis aunque no sepa lo que es? El mandamiento de la Iglesia es muy clarito: Oír Misa ENTERA…, y entera es entera, desde el principio hasta el final, desde “En el nombre del Padre” …, hasta el “podéis ir en paz”. Es cierto que uno puede tener un contratiempo: el niño se hace todo encima, pinchas la rueda, hay atasco, etc. Ahí no hay maldad, pero si en vez de ir a la hora justa procuras llegar 15 minutitos antes para prepararte bien, si hay un contratiempo te dará tiempo a llegar. Y si tienes algo muy urgente que hacer al terminar la Misa, quédate con el Importante y después saldrá mejor lo urgente.

“Los que confían en él comprenderán la verdad y los que son fieles a su amor permanecerán a su lado, porque la gracia y la misericordia son a para sus devotos y la protección para sus elegidos”.

Cuántas veces ayudaría Jesús a la Virgen y a san José. Cuántas veces San José y la Virgen ayudarían a Jesús. ¡Qué admirable intercambio! Dios te dice hoy: ven, siéntate a la mesa y te iré sirviendo.

 

 

 

José Pignatelli, confesor (1767-1811)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: José Pignatelli, Adeltrudis, Alberico, Andrónico, confesores; Antigio, Jocundo, Vitón, Laurencio, obispos; Clementino, Teódoto, Filomeno, Demetrio, Serapión, mártires; Hipacio, obispo y mártir; Trahamunda de Pontevedra; Veneranda, virgen y mártir.

14/11/2017 – Martes de la 32ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Los insensatos pensaban que habían muerto, pero ellos están en paz
Lectura del libro de la Sabiduría 2, 23-3, 9

Dios creó al hombre incorruptible y lo hizo a imagen de su propio ser; mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los de su bando.

En cambio, la vida de los justos está en manos de Dios, y ningún tormento los alcanzará.

Los insensatos pensaban que habían muerto, y consideraban su tránsito como una desgracia, y su salida de entre nosotros, una ruina, pero ellos están en paz.

Aunque la gente pensaba que cumplían una pena, su esperanza estaba llena de inmortalidad.

Sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes bienes, porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de él.

Los probó como oro en crisol, y los acepto como sacrificio de holocausto.

En el día del juicio resplandecerán y se propagarán como chispas en un rastrojo.

Gobernarán naciones, someterán pueblos y el Señor reinará sobre ellos eternamente.

Los que confían en él comprenderán la verdad y los que son fieles a su amor permanecerán a su lado, porque la gracia y la misericordia son a para sus devotos y la protección para sus elegidos.

Palabra de Dios.

Sal 33, 2-3. 16-17. 18-19
R. Bendigo al Señor en todo momento.

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloria en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos;
pero el Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria. R.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias.
El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos. R.

Aleluya Cf, Jn 14, 23
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. El que me ama guardará mi palabra – dice el Señor -,
y mi Padre lo amará, y vendremos a él. R

EVANGELIO
Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 7-10

En aquel tiempo, dijo el Señor:

«¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo:

“En seguida, ven y ponte a la mesa”?

¿No le diréis:

“Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?

¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os mandado, decid:

“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».

Palabra del Señor.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930