Archiv para 28 noviembre, 2017

Eterno

Escrito por Comentarista 3 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El otro día tomando un café con amigos, comentábamos la época de incertidumbre y sobresaltos que vivimos. Teníamos todos la impresión de que todo cambia muy rápido y que los cambios se están produciendo en todas partes. El Papa Francisco afirma que estamos ante un cambio de época.

En estos momentos empieza a dar la impresión de que no hay nada sólido y duradero. Lo que creíamos hace unos decenios que no se podía cambiar e iba a ser siempre así, ahora ya no lo conoce “ni su padre”. Es verdad que el relativismo imperante esta poniendo todo “patas arriba”: la visión del mundo, la del hombre, la de la vida, la de la política, la de los países, los principios, las creencias, la familia, etc. Parece que no hay nada inamovible o para siempre, ni siquiera los bancos.

Las lecturas de hoy nos hablan de lo frágil y débil que es lo mundano, de lo caduco que resulta lo construido por el hombre. Todo lo creado frente al Creador es temporal y pasa, hasta el dinero y los bancos, como los imperios o los reinos de los hombres. Hay sólo un Reino que será definitivo y eterno, que aunque construido con nuestra colaboración no vendrá de los hombres: el Dios del cielo suscitará un reino que nunca será destruido, ni su dominio pasará a otro pueblo, sino que destruirá y acabará con todos los demás reinos, y él durará por siempre. Este ya esta entre nosotros y, aunque no termines de creértelo tu formas parte de él o puedes formarla.

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor, nos dice el salmo de hoy. En la medida que pidamos a Dios que nuestro corazón se incline a Él y lo desee más que a nada (oro, plata, hierro, personas, móvil, televisión, internet, coche, casa, éxito…), nos dejaremos abrazar por el Señor en su amor y alabanza (dice San Ignacio de Loyola) y le serviremos en su Reino. Este es el principio y fundamento de nuestras vidas y no una falsa autorrealización personal que viene del egoísmo y de la tentación que nos aleja de nuestro Hacedor.

Jesucristo es el que nunca cambia, el que siempre permanece, el que te puedes fiar de verdad porque nunca te va a fallar, el Eterno que te salva de tus mediocridades, de tus resistencias internas, de tus miserias que detestas, de tu constante volver a caer en lo que no deseas. Él te llevará a la eternidad de la plenitud de su Reino. Ámale como lo primero en tu vida y se fiel hasta la muerte – dice el Señor – y te daré la corona de la vida.

Catalina Labouré, religiosa (1806-1876)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Santiago de la Marca, Hilario, Quieta, confesores; Catalina Labouré, Teodora, vírgenes; Acario, Mansueto, Teodoro, Papiniano, obispos; Rufo, mártir; Sóstenes, discípulo de San Pablo; Esteban el Joven, abad; Basilio, monje; Pedro, Andrés, monjes y mártires.

28/11/2017 – Martes de la 34ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Dios suscitará un reino que nunca será destruido, y acabará con todos los reinos
Lectura de la profecía de Daniel 2, 31-45

En aquellos días, dijo Daniel a Nabucodonosor:

«Tú, oh rey, viste estabas mirando y apareció una gran estatua. Era una estatua enorme y su brillo extraordinario resplandecía ante ti, y su aspecto era terrible. Aquella estatua tenía la cabeza de oro fino, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, las piernas de hierro y los pies de hierro mezclado con barro.

Mientras estabas mirando, una piedra se desprendió sin intervención humana, chocó con los pies de hierro y barro de la estatua y los hizo pedazos. Se hicieron pedazos a la vez el hierro y el barro, el bronce, la plata y el oro, triturados como tamo de una era en verano; el viento los arrebató y desaparecieron sin dejar rastro. Y la piedra que había deshecho la estatua creció hasta hacerse una montaña enorme que ocupaba toda la tierra».

«Este era el sueño; ahora explicaremos al rey su sentido:

Tú,¡ oh rey, rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha entregado el reino y el poder, el dominio y la gloria, a quien ha dado todos los territorios habitados por hombres, bestias del campo y aves del cielo, para que reines sobre todos ellos, tú eres la cabeza de oro.

Te sucederá un reino de plata menos poderoso; después, un tercer reino de bronce, que dominará a todo el orbe.

Vendrá después un cuarto reino, fuerte como el hierro; como el hierro destroza y machaca todo, así destrozará y triturará a todos.

Los pies y los dedos que viste, de hierro mezclado con barro de alfarero, representan un reino dividido, aunque conservará algo del vigor del hierro, porque viste hierro mezclado con arcilla. Los dedos de los pies, de hierro y barro, son un reino a la vez poderoso y débil. Como viste el hierro mezclado con la arcilla, así se mezclarán los linajes, pero no llegarán a fundirse, lo mismo que no se puede fundir el hierro con el barro.

Durante ese reinado, el Dios del cielo suscitará un reino que nunca será destruido, ni su dominio pasará a otro pueblo, sino que destruirá y acabará con todos los demás reinos, y él durará por siempre.

En cuanto a la piedra que viste desprenderse del monte sin intervención humana, y que destrozó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro, este significa lo que el Dios poderoso ha revelado al rey acerca del tiempo futuro.

El sueño tiene sentido, la interpretación es cierta».

Palabra de Dios.

Dn 3, 57. 58. 59. 60. 61
R. ¡Ensalzadlo con himnos por los siglos!

Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor. R.

Cielos, bendecid al Señor. R.

Ángeles del Señor, bendecid al Señor. R.

Aguas del espacio, bendecid al Señor. R.

Ejércitos del Señor, bendecid al Señor. R.

Aleluya Ap 2, 10c
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Sé fiel hasta la muerte – dice el Señor –
y te daré la corona de la vida. R

EVANGELIO
No quedará piedra sobre piedra.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 21, 5-11

En aquel tiempo, algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo:

«Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida».

Ellos le preguntaron:

«Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?».

Él dijo:

«Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien “Esta llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el final no será enseguida».

Entonces les decía:

«Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambre y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo».

Palabra del Señor.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930