Archiv para diciembre, 2017

23/12/2017 – Sábado de la 3ª semana de Adviento

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Os envió al profeta Elías, antes de que venga el Día del Señor
Lectura de la profecía de Malaquías 3,1-4. 23-24

Esto dice el Señor Dios:

«Voy a enviar a mi mensajero para que prepare el camino ante mí.

De repente llegará a su santuario el Señor a quien vosotros andáis buscando; y el mensajero de la alianza en quien os regocijáis, mirad que está llegando, dice el Señor del universo.

¿Quién resistirá el día de su llegada? ¿Quién se mantendrá en pie ante su mirada? Pues es como fuego de fundidor, como lejía de lavandero. Se sentará como fundidor que refina la plata; refinará a los levitas y los acrisolará como oro y plata, y el Señor recibirá ofrenda y oblación justas.

Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en tiempos pasados, como antaño.

Mirad: os envió al profeta Elías, antes de que venga el Día del Señor, día grande y terrible. El convertirá el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, para que no tenga que venir a castigar y destruir la tierra».Palabra de Dios

Sal 24, 4-5ab. 8-9. 10 y 14
R. Levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.

Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
para los que guardan su alianza y sus mandatos.
El Señor se confía a los que lo temen,
y les da a conocer su alianza. R.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia,
en y salva al hombre que formaste del barro de la tierra. R.

EVANGELIO
Nacimiento de Juan Bautista
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 57-66

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella.

A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo:

«¡No! Se va a llamar Juan».

Y le dijeron:

«Ninguno de tus parientes se llama así»

Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Y todos se quedaron maravillados.

Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.

Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea. Y todos los que los oían reflexionaban diciendo:

«Pues ¿qué va a ser este niño?».

Porque la mano del Señor estaba con él.

Palabra del Señor

Viernes 22 de diciembre. Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

OH, REY DE LAS NACIONES Y PIEDRA ANGULAR DE LA IGLESIA, VEN Y SALVA AL HOMBRE QUE FORMASTE DEL BARRO DE LA TIERRA.

Ya vimos que Cristo es la Llave de David y Tronco de Jesé, ambos títulos vinculados con la realeza del Mesías. Ambos se relacionan con la historia concreta del pueblo de Israel. Pero el Ungido viene al mundo con una mayor amplitud de miras: no sólo viene a ser rey de Israel, sino del mundo entero. Es decir, Rey de reyes y Señor de señores. Así, Jesucristo detenta el título de “Rey de las naciones”. De este modo se universaliza su potestad y gobierno, de la que se beneficia todo el género humano —a veces tan sometido a la arbitrariedad, corruptelas y tiranías de sus gobernantes—.

El otro título que aparece es “Piedra angular de la Iglesia”. La imagen, referida a la arquitectura, se refiere a la piedra clave que sujeta todo el arco y todo el edificio. Fueron los romanos quienes universalizaron el uso del arco para aligerar las construcciones y darles más belleza. La Iglesia es el nuevo pueblo de Dios que camina hacia la plenitud del Reino de Dios. Construida sobre el cimiento de los Apóstoles, encuentra en Jesucristo su piedra angular. Él ha sido, es y será siempre el fundamento de la Iglesia. Sin Jesucristo, la acción de la Iglesia no tiene alma. Algo que el Papa Francisco repite machaconamente para evitar un cristianismo sin Cristo.

De una imagen de la arquitectura pasamos a una imagen artesanal: Dios como alfarero, que modela al hombre del barro de la tierra. Ese es nuestro origen. La iglesia nos lo recuerda cada miércoles santo: “acuérdate que eres polvo y al polvo volverás”. Somos criaturas de Dios, no creadores. Benedicto XVI afirmaba que una de las mayores aberraciones de la cultura actual es haber dado la espalda al Dios Creador, queriendo sustituirle por el nuevo dios de la tecnología.

No solo somos barro, sino un barro manchado. Pero la llegada del Mesías nos anuncia un nuevo proceso de sanación, a través del nuevo moldeado que hace en nosotros la gracia de Dios. Es como el barro, una vez moldeado de nuevo por el alfarero, que recibe un baño de esmaltes que dan brillo y luminosidad a la pieza.

 

 

 

Versículos del Aleluya (Leccionario).

(dom) 17 de dic.: Oh, Sabiduría del Altísimo, que lo dispones todo con firmeza y suavidad, ven para mostrarnos el camino de la prudencia.

(lun) 18 de dic.: Oh, Pastor de la casa de Israel, que en el Sinaí diste a Moisés tu ley, ven a rescatarnos con el poder de tu brazo.

(mar) 19 de dic.: Oh, Raíz de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ven a librarnos, no tardes más.

(mié) 20 de dic.: Oh, Llave de David, que abres las puertas del Reino eterno, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas.

(jue) 21 de dic.: Oh, Enmanuel, rey y legislador nuestro, ven a salvarnos, Señor, Dios nuestro.

(vie) 22 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia, ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra.

(sab) 23 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia , esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

(dom) 24 de dic.: Oh, Sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, sol de justicia, ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

 

22/12/2017 – Viernes de la 3ª semana de Adviento

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Ana da gracias por el nacimiento de Samuel
Lectura del primer libro de Samuel 1, 24-28

En aquellos días, una vez que Ana hubo destetado a Samuel, lo subió consigo, junto con un novillo de tres años, unos cuarenta y cinco kilos de harina y un odre de vino. Lo llevó a la casa del señor a Siló y el niño se quedó como siervo.

Inmolaron el novillo y presentaron el niño a Elí. Ella le dijo:

«Perdón, por tu vida, mi señor, yo soy aquella mujer que estuvo aquí en pie ante ti, implorando al Señor. Imploré este niño y el Señor me concedió cuanto le había pedido. Yo, a mi vez, lo cedo al Señor. Quede, pues, cedido al Señor de por vida».

Y se postraron allí ante el Señor.Palabra de Dios

1S 2,1.45.6-7.8abcd
R. Mi corazón se regocija en el Señor, mi Salvador.

Mi corazón se regocija en el Señor,
mi poder se exalta por Dios.
Mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación. R.

Se rompen los arcos de los valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor.
Los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía. R.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece. R.

Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria. R.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia,
en y salva al hombre que formaste del barro de la tierra. R.

EVANGELIO
El Poderoso ha hecho obras grandes por mí
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 46-56

En aquel tiempo, María dijo:

«Proclama mi alma la grandeza del Señor, “se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava”.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: “su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia” – como lo había prometido a “nuestros padres” – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».

María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor

Jueves 21 de diciembre. Enmanuel y Legislador nuestro

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

OH, ENMANUEL, REY Y LEGISLADOR NUESTRO, VEN A SALVARNOS, SEÑOR, DIOS NUESTRO.

Isaías profetiza que una virgen quedará encinta y tendrá un hijo llamado Enmanuel, que se traduce “Dios-con-nosotros” (Is 7,14). El anuncio que hace San Gabriel a la Virgen María abunda en esa idea: “el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios” (Lc 1,35).

Cuando alguien desea preparar un evento de envergadura, hace lo posible por invitar a gente “importante”, por su fama, su genialidad, su representatividad o su autoridad. Por ejemplo, si organizas una gala deportiva, el mejor reclamo sería decir que Rafael Nadal va a asistir, o Pau Gasol, o Cristiano Ronaldo. En ese caso, la gente se animaría más que si invitaras a jugadores de segunda o de tercera. Se puede aplicar a cualquier campo: económico, cultural, social, político, religioso…

Las personas importantes honran a todos con su presencia, porque son figuras relevantes, reconocidas, en algunos casos auténticos ídolos (del deporte, de la música…). Y es mayor la honra cuanto mayor reconocimiento y “escalafón” tenga el personaje: es mejor que venga el Rey y no un Infante; es mejor que venga el Papa que un Obispo; el Presidente que un Ministro, etc.

El título “Emmanuel” señala la categoría, el escalafón de quien nos visita: Dios mismo. En la historia de la salvación Dios se había hecho presente a través de criaturas (la zarza ardiente, el viento…) o a través de personas que son enviadas por su nombre (profetas, jueces…). En el momento de la Encarnación, el Señor mismo honra a la humanidad con su visita. No envía a nadie con un rango menor. Y por lo tanto, viene a estar con nosotros la persona de más alto rango posible. Nadie más grande que Dios, y nadie quien pueda honrar más a la raza humana que Dios mismo en persona. Reconociendo su dignidad, nos sentimos honrados, valorados, amados.

Ese reconocimiento de Dios-con-nosotros nos lleva a profesar la fe, como hizo el apóstol Santo Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!”.

 

___________________________________________

Versículos del Aleluya (Leccionario).

(dom) 17 de dic.: Oh, Sabiduría del Altísimo, que lo dispones todo con firmeza y suavidad, ven para mostrarnos el camino de la prudencia.

(lun) 18 de dic.: Oh, Pastor de la casa de Israel, que en el Sinaí diste a Moisés tu ley, ven a rescatarnos con el poder de tu brazo.

(mar) 19 de dic.: Oh, Raíz de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ven a librarnos, no tardes más.

(mié) 20 de dic.: Oh, Llave de David, que abres las puertas del Reino eterno, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas.

(jue) 21 de dic.: Oh, Enmanuel, rey y legislador nuestro, ven a salvarnos, Señor, Dios nuestro.

(vie) 22 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia, ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra.

(sab) 23 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia , esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

(dom) 24 de dic.: Oh, Sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, sol de justicia, ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

21/12/2017 – Jueves de la 3ª semana de Adviento

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
He aquí mi amado, llega saltando por los montes
Lectura del libro del Cantar de los cantares 2, 8-14

¡La voz de mi amado! Vedlo, aquí llega, saltando sobre los montes, brincando por las colinas.

Es mi amado un gamo, parece un cervatillo.

Vedlo parado tras la cerca, mirando por la ventana, atisbando por la celosía.

Habla mi amado y me dice: «Levántate, amada mía, hermosa mía y ven.

Mira, el invierno ya ha pasado, las lluvias cesaron, se han ido,.

Brotan las flores en el campo, llega la estación de la poda, el arrullo de la tórtola se oye en nuestra tierra.

En la higuera despuntan las yemas, las viñas en flor exhalan su perfume.

Levántate, amada mía, hermosa mía, vente.

Paloma mía, en las oquedades de la roca, en el escondrijo escarpado, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz: es muy dulce tu voz y fascinante tu figura».Palabra de Dios

Sal 32, 2-3. 11-12. 20-21
R. Aclamad, justos, al Señor, cantadle un cántico nuevo.

Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas;
cantadle un cántico nuevo,
acompañando los vítores con bordones. R.

El plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad.
Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se escogió como heredad. R.

Nosotros aguardamos al Señor:
él es nuestro auxilio y escudo;
con él se alegra nuestro corazón,
en su santo nombre confiamos. R.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Enmanuel, rey y legislador nuestro,
ven a salvarnos, Señor, Dios nuestro. R.

EVANGELIO
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se levantó y se puso en camino deprisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y levantando la voz, exclamó:

«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!

¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá».

Palabra del Señor

Miércoles 20 de diciembre. Llave de David

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

OH, LLAVE DE DAVID, QUE ABRES LAS PUERTAS DEL REINO ETERNO, VEN Y LIBRA A LOS CAUTIVOS QUE VIVEN EN TINIEBLAS.

El profeta Isaías afirma: “pongo sobre sus hombros la llave del palacio de David: abrirá y nadie cerrará, cerrará y nadie abrirá” (22,22). El palacio del rey es el mayor símbolo de autoridad y representa a todo el reino; es símbolo de justicia, protección y estabilidad. Estaba situado en Jerusalén, cerca del templo que proyectó David y levantó Salomón en el monte Sión.

En las promesas mesiánicas aparece la ciudad santa y el templo como símbolo del reino que está por venir: la nueva Jerusalén. En ella está también el palacio de David, lugar del gran rey. Todas estas alusiones iluminan el título de “Llave de David” referida al Mesías.

El palacio en que vivió David fue destruido, así como el templo y el resto de la ciudad. Por eso, las profecías aluden a una realidad futura no sujeta a los avatares trágicos de la destrucción. La nueva Jerusalén, el nuevo templo, el nuevo palacio son obra de Dios, y no pasarán jamás ni serán destruidos. Su poder y justicia serán permanentes.

Jesús es la llave de ese Reino que Dios Padre le ha entregado, y abre o cierra su puerta a quien quiere. El sentido simbólico de las llaves nos habla de la propiedad y de la autoridad. El propietario tiene también la potestad de entregar esas llaves a otro que le represente: Jesús lo hace con Pedro, cuando le entrega las llaves del Reino de los Cielos. Sólo con la llave se puede abrir y cerrar la puerta.

Antaño, las ciudades amuralladas y castillos eran el refugio del pueblo cuando venían los invasores. Una vez cerrado el puente levadizo, no se podía entrar ni salir. Son épicos algunos relatos de conquistas de ciudades amuralladas (como Masadá). Simbólicamente, nosotros vivíamos fuera del castillo, sometidos a la tiranía del pecado, cautivos de la tiniebla de la ceguera, que nos impide ver a Dios.

Pero el Señor, que tiene piedad de nosotros, anuncia que el Mesías, Llave de David, va a abrir la puerta del castillo para que, liberados de nuestra cautividad, podamos entrar en la nueva Jerusalén, el reino eterno, cimentado sobre roca firme.

 

________________________________________

Versículos del Aleluya (Leccionario).

(dom) 17 de dic.: Oh, Sabiduría del Altísimo, que lo dispones todo con firmeza y suavidad, ven para mostrarnos el camino de la prudencia.

(lun) 18 de dic.: Oh, Pastor de la casa de Israel, que en el Sinaí diste a Moisés tu ley, ven a rescatarnos con el poder de tu brazo.

(mar) 19 de dic.: Oh, Raíz de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ven a librarnos, no tardes más.

(mié) 20 de dic.: Oh, Llave de David, que abres las puertas del Reino eterno, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas.

(jue) 21 de dic.: Oh, Enmanuel, rey y legislador nuestro, ven a salvarnos, Señor, Dios nuestro.

(vie) 22 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia, ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra.

(sab) 23 de dic.: Oh, Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia , esperanza de las naciones y salvador de los pueblos, ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

(dom) 24 de dic.: Oh, Sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, sol de justicia, ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

 

Domingo de Silos, abad († 1073)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Domingo de Silos, abad; Filogonio o Filogeno, Domingo de Brescia, obispos; Eugenio, Macario, presbíteros y mártires; Liberato, Bayulo, Ingeno, Amón, Zenón, Tolomeo, Teófilo, Ceferino, Julio, mártires; Miguel, Abrán, Coren, confesores; Ursicinio, eremita; Oria, abadesa.

20/12/2017 – Miércoles de la 3ª semana de Adviento

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Mirad: la virgen está encinta
Lectura del libro de Isaías 7,10-14

En aquellos días, el Señor habló a Ajaz y le dijo:

«Pide un signo al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo».

Respondió Ajaz:

«No lo pido, no quiero tentar al Señor».

Entonces dijo Isaías:

«Escucha, casa de David: ¿no os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una signo: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel».Palabra de Dios

Sal 23, 1–2 3-4ab. 5-6
R. Va a entrar el Señor, él es el Rey de la gloria

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R.

¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R.

Ese recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Esta es la generación que busca al Señor,
que busca tu rostro, Dios de Jacob. R.

Aleluya Is 40, 9-10
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Alza fuerte la voz, heraldo;
mirad, el Señor Dios llega con poder. R.

EVANGELIO
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38

En el mes sexto, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».

Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:

«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».

Y María dijo al ángel:

«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»

El ángel le contestó:

«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».

María contestó:

«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».

Y el ángel se retiró.

Palabra del Señor