Archiv para 11 enero, 2018

Jesús cura a un leproso

Escrito por Comentarista 9 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Nadie queda excluido de la salvación que trae Jesús si está dispuesto a acogerla. Hoy encontramos ese momento conmovedor en que un leproso se acerca a Jesús, “suplicándole de rodillas”. El leproso era un excluido. En la mentalidad de la época su enfermedad no sólo era algo altamente contagioso de lo que había que apartarse sino que, también, el leproso quedaba excluido de la comunidad y no podía participar en los actos religiosos. La palabra era “impuro”.

Dice el evangelio que Jesús, “compadecido, extendió la mano y lo tocó”. Es muy hermoso. El Señor se compadece de nosotros y muestra su amor y cercanía “tocando”. Lo que nadie se atrevía a hacer Jesús lo realiza. Toca al hombre enfermo y sus heridas; su carne purulenta y su piel llagada. ¡Bendita compasión de Cristo!

Hay tanta gente sola, marginada, apartada de la sociedad y recluida en su soledad… Incluso en nuestra sociedad, hemos escuchado alguna vez esta recriminación de quien se siente excluido: “¿acaso soy un apestado? ¿soy un leproso?”. Jesús no quiere a nadie fuera de su reino, que es un reino de amor. Toca y limpia.

Evidentemente nosotros en esa escena leemos también una enseñanza espiritual. El pecado nos aparta y es como la lepra, que nos deforma y nos hace impuros. Pero hay que acercarse al Señor y como aquel hombre, con la sencillez de aquel hombre, con su humildad y su fe, decirle al Señor: “Si quieres, puedes curarme”. El querer de Dios se encuentra con nuestro querer cuando coincidimos en el amor.

La mano de Jesús sigue acariciándonos en los sacramentos. Hoy pensamos especialmente en el de la penitencia. En misa siempre empezamos reconociéndonos pecadores e implorando la misericordia de Dios, pero recordaba hace poco el Papa Francisco: “El acto penitencial concluye con la absolución del sacerdote, en la que se pide a Dios que derrame su misericordia sobre nosotros. Esta absolución no tiene el mismo valor que la del sacramento de la penitencia, pues hay pecados graves, que llamamos mortales, que sólo pueden ser perdonados con la confesión sacramental”. Muchas veces encontramos excusas para la confesión, pero hemos de reconocer que allí, aunque sea en la persona de una sacerdote, vamos a encontrarnos con Jesús misericordioso.

La lepra puede compararse al pecado mortal y necesitamos que el mismo Jesús, en el acto sacramental, nos toque y nos perdone. Aprendamos del leproso que no dudó ni del poder de Jesús ni de su misericordia. Así pudo después salir de su aislamiento e indigencia y reincorporarse a la vida social y religiosa.

También a nosotros la vida de la gracia nos saca de la soledad y nos lleva a poder participar con los demás con mayor alegría, porque nos abre a los vínculos del amor por el que nuestra relación con el prójimo queda unida con una fuerza nueva. La amistad con Dios que Jesús nos ofrece es también una oportunidad para vivir de una manera más intensa con los que nos rodean. De la relación con el Señor nace también el deseo de querer mejor a los que nos rodean.

Pidamos a la Virgen María que nos ayude a reconocer nuestras faltas y nos dé la confianza para acercarnos a su Hijo Jesús para, arrepentidos, acogernos a su misericordia.

Tomás de Cori, confesor (1655-1729)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Higinio, papa; Paulino, patriarca; Palemón, eremita; Salvio, Leucio, Egwino, obispos; Salirio, Donato y Agento, Pedro, Severo, Lenco, mártires; Tomás de Cori, confesor; Teodosio, monje; Honorata, virgen; Martín de León, canónigo regular; Agente, Donato, Agustín, Salvio, Félix, Floro, Gémino. Pace, Pensalino, Eugenio, Esteban, Filón, Felicidad, Ciriaco, Ebiciaro, Castelo, Morosito, mártires en España.

Palemón, eremita († c. a. 330)

Escrito por webmaster el . Posteado en Santoral

Santos: Higinio, papa; Paulino, patriarca; Palemón, eremita; Salvio, Leucio, Egwino, obispos; Salirio, Donato y Agento, Pedro, Severo, Lenco, mártires; Tomás de Cori, confesor; Teodosio, monje; Honorata, virgen; Martín de León, canónigo regular; Agente, Donato, Agustín, Salvio, Félix, Floro, Gémino. Pace, Pensalino, Eugenio, Esteban, Filón, Felicidad, Ciriaco, Ebiciaro, Castelo, Morosito, mártires en España.

11/01/2018 – Jueves de la 1ª semana de Tiempo Ordinario.

Escrito por el . Posteado en Lecturas de Misa

PRIMERA LECTURA
Israel fue derrotado y el Arca de Dios fue apresada
Lectura del primer libro de Samuel 4, 1-11

En aquellos días, salió Israel a la guerra contra los filisteos y acamparon en Ebenézer, mientras los filisteos acamparon en Afec.

Los filisteos formaron frente a Israel, la batalla se extendió e Israel fue derrotado por los filisteos.

Abatieron en el campo unos cuatro mil hombres de la formación.

Cuando la tropa volvió al campamento, dijeron los ancianos de Israel:

-«¿Por qué nos ha derrotado hoy el Señor frente a los filisteos? Traigamos de Siló el Arca de la Alianza del Señor. Que venga entre nosotros y nos salve de la mano de nuestros enemigos.»

Mandaron gente a Siló, a por el arca de la alianza del Señor de los ejércitos, entronizado sobre querubines. Los dos hijos de Elí, Jofra y Fineés, fueron con el arca de la alianza de Dios.

El publo envió gente de Siló para que trajeran de allí el Arca de la Alianza del Señor del universo, que se sienta sobre querubines. Allí, junto al Arca de la Alianza de Dios, se encontraban Jofni y Pinjás, los dos hijos de Elí.

Cuando el Arca de la Alianza del Señor llegó al campamento, todo Israel prorrumpió en un gran alarido y la tierra se estremeció.

Los filisteos oyeron la voz del alarido, y se preguntaron:

-«¿Qué es ese gran alarido en el campamento de los hebreos?»

Y supieron que el Arca del Señor había llegado al campamento Los filisteos se sintieron atemorizados y dijeron:

-«Dios ha venido al campamento».

Después gritaron:

¡Ay de nosotros! nada parecido nos había ocurrido antes. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos poderosos dioses? Estos son los dioses que golpearon a Egipto con todo tipo de plagas en el desierto. Filisteos, cobrad fuerzas y portaos como hombres, para que no tengáis que servir a los hebreos, como os han servido a vosotros. Portaos como hombres y luchad »

Los filisteos lucharon e Israel fue derrotado. Cada uno huyó a su tienda.

Fue una gran derrota; cayeron treinta mil infantes de Israel.

El Arca de Dios fue apresada y murieron Jofni y Pinjás, los dos hijos de Elí.

El arca de Dios fue capturada, y los dos hijos de Elí, Jofril y Fineés, murieron.

Palabra de Dios.

Sal 43, 10-11. 14-15. 24-25
R. Redímenos, Señor, por tu misericordia.

Ahora nos rechazas y nos avergüenzas,
y ya no sales, Señor, con nuestras tropas:
nos haces retroceder ante el enemigo,
y nuestro adversario nos saquea. R.

Nos haces el escarnio de nuestros vecinos,
irrisión y burla de los que nos rodean;
nos has hecho el refrán de los gentiles,
nos hacen muecas las naciones. R.

Despierta, Señor, ¿por qué duermes?
Levántate, no nos rechaces más.
¿Por qué nos escondes tu rostro
y olvidas nuestra desgracia y opresión? R.

Aleluya Cf. Mt 4,23
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

V. Jesús proclamaba el evangelio del reino,
y curaba toda dolencia en el pueblo. R.

EVANGELIO
La lepra se le quitó, y quedó limpio
Lectura del santo Evangelio según San Marcos 1,40-45

En aquel tiempo, se acerca a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:

-«Si quieres, puedes limpiarme.»

Compadecido, extendió la mano y lo tocó, diciendo:

-«Quiero: queda limpio.»

La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.

Él lo despidió, encargándole severamente:

-«No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu, purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio ».

Pero, cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a el de todas partes.

Palabra del Señor.

enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031