Autor del archivo

ser tierra fértil y buena

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Durante los siguientes domingos leeremos el capítulo 13 del Evangelio de San Mateo que contiene 7 parábolas propuestas por Jesús. Por eso se le llama el discurso de las parábolas. En todas ellas hay un tema central: el Reino. Luego cada una tiene sus propios matices. Jesús va explicando diferentes rasgos del Reino de Dios que viene a establecer. En la del Evangelio de hoy domingo nos lleva a dirigir nuestra mirada a las disposiciones con que acogemos la semilla, que es el Reino de Dios, y el consiguiente fruto que da en la vida de cada uno. El mismo Cristo explicará después la parábola a sus discípulos. Nos queda a nosotros hacer examen de cómo es la disposición de cada uno para acoger esa semilla. Cada uno podemos sentirnos reflejados en distintos momentos de nuestra vida en cada uno de esos “terrenos”, lo caído junto al camino, lo caído en un pedregal, lo que cayó entre espinos y la caído en tierra buena.

En primer lugar, lo sembrado en el camino. Es la situación de “todo el que oye la palabra del Reino y no entiende, viene el maligno y arrebata lo sembrado en su corazón”. “No entender” no se refiere a una incapacidad de la que no seríamos responsables, sino de la disposición a dejarse enseñar por la Palabra. No entendemos por falta de amor, no por falta de inteligencia, y esa disposición abre la puerta al diablo que “arrebata lo sembrado”. En ocasiones nos resistimos a dejarnos guiar por ella, porque lo que nos propone supone un empeño personal por convertirnos en algún aspecto y no estamos dispuestos. Entonces no inventamos excusas para “defendernos” de la Palabra de Dios y no la entendemos. Así, por ejemplo, cuando me cuesta perdonar a alguien algunas ofensas, me defiendo con excusas para justificar una pequeña venganza y no dejar que la misericordia a la que me invita Jesús sea el criterio de mi acción.

En otros momentos somos como ese terreno pedregoso, donde no puede prender y dar su fruto la semilla. Cada uno debemos identificar cuales son esas piedras. Unas veces serán la soberbia, la pereza, otras la envidia, el mal humor o el egoísmo, etc. Primero de identificar esas piedras con un examen de conciencia sincero y valiente. Podemos escuchar con agrado la Palabra de Dios, pero sin esta lucha por ir quitando esas piedras, la caridad de Cristo sembrada en nuestro corazón no dará frutos de verdadera caridad.

Los obstáculos serán otras veces esos espinos que “ahogan” los brotes de la semilla. La falta de sentido sobrenatural nos lleva tantas veces a andar como Marta agobiados por tantas cosas, que no somos capaces de gozarnos de la presencia de Cristo, de su cercanía, de la suerte de haberle conocido. Y entonces, casi imperceptiblemente, empezamos a vivir un cristianismo sin Cristo, donde todo es esfuerzo, voluntad, sequedad, agobio,… Por esto es muy importante cuidar mucho nuestra relación personal con Cristo. Entonces, incluso las mayores dificultades no ahogarán la alegría de sabernos hijos de Dios, llamados a la vida eterna.

Pidamos a la Virgen María ser cada día esa tierra buena y que la vida de su Hijo de en nosotros fruto abundante, “unas veces ciento o setenta o treinta por uno”.

No tener miedo

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El Evangelio de hoy es una invitación a perder del todo el miedo a ser discípulo de Cristo. Por tres veces Jesús les dice a sus Apóstoles que no tengan miedo. Esa invitación es también para nosotros. No tener miedo a ir contracorriente y vivir en cristiano en un mundo secularizado. No tener miedo a ser piedra de escándalo para los hombres y mujeres que quieren hacer desaparecer de la vida y del corazón de los hombres a Dios. “El cristiano no debe tener miedo a ir a contracorriente por vivir la propia fe, resistiendo la tentación de uniformarse” (Benedicto XVI, Catequesis sobre el Credo, 23-I-2013). No tener miedo a los comentarios, las murmuraciones o calumnias que podamos sufrir por ser cristianos. Llegará un día en que toda la verdad será puesta de manifiesto, “pues nada hay oculto que no vaya a ser descubierto, ni secreto que no legue a saberse”. El Señor nos pide que hablemos sin miedo, con claridad, abiertamente, sin ambigüedades, de cuanto nos enseña Jesús.

“No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma”. El Señor quiere prevenirnos contra el falso miedo: no temer a quienes sólo pueden arrebatar la vida del cuerpo, la vida física. Debemos temer verdaderamente a la posibilidad de perder el cielo. Quienes nos muestran esto mejor son aquellos que prefirieron morir antes que renegar de su fe: los mártires.

No tener miedo porque la Providencia de Dios se cuida de cada uno de nosotros. En los planes de Dios no hay “descuidos” ni sorpresas, ni nada que supere su poder. Abandonarnos en el cuidado de Dios por sus criaturas, en particular por los hombres, es el camino para superar todo temor. Quien se sabe hijo de Dios no teme nada en esta vida ni teme la muerte “¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo, no hay comparación entre vosotros y los gorriones”.

La confianza en el Señor es como la nota dominante, la melodía, de la vida del cristiano. No temer siquiera a nuestras propias miseria y debilidades. No tener miedo a conocernos a fondo. San Juan Pablo II nos decía en “Cruzando el umbral de la esperanza”: “¿De qué no debemos tener miedo? No debemos temer a la verdad de nosotros mismos. Pedro tuvo conciencia de ella, un día, con especial viveza, y dijo a Jesús: ‘¡Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador!’ (Lucas 5,8). Pienso que no fue sólo Pedro quien tuvo conciencia de esta verdad. Todo hombre la advierte”. El Señor insiste en la llamada a no tener miedo, muy consciente de que el miedo nos paraliza, nos impide responder al amor de Dios y a poder anunciar la alegría de sabernos mirados amorosamente por Dios. Contar con la gracia de Dios y su misericordia, luchando cada día no le negaremos ni él nos negará ante su Padre del cielo.

Pidamos a nuestra Madre, Auxilio de los cristianos y Refugio de los pecadores, que nos quite todo temor a los hombres, todo temor al mundo, y a mirar llenos de confianza a su Hijo Jesucristo.

Disposición al martirio

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En el Evangelio de ayer contemplábamos el mandato y envío de Cristo a sus Apóstoles a proclamar que el Reino de los Cielos está cerca. También nos advertía cómo habrá muchos que no querrán oír. A continuación las advertencias del Señor suenan más fuertes. No sólo no querrán oír: “os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa (…). Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra los padres, y los matarán. Todos os odiaran por mi nombre”. No quiere que seamos sorprendidos por esa resistencia al Evangelio y contemos con ello. Mientras está en la tierra, la Iglesia “va peregrinando entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios” (San Agustín, De civ. Dei XVI, 52, 2), anunciando la cruz del Señor hasta que venga (cf. 1 Cor 11, 26).

En algunos lugares del mundo esto ocurre literalmente y a los cristianos les cuesta la vida confesarse como tales. A muchos no les cuesta literalmente la vida, pero en ocasiones sí padecer comentarios despectivos, o se les impide progresar en su profesión, o sencillamente no ser tenidos en cuenta. Es importante no perder de vista que la vocación cristiana es vocación martirial. Hemos de estar dispuestos a padecer la injusticia y no temer a ser perseguidos de cualquier manera. Jesús nos anima: “cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro padre hablará por vosotros”. Todo cuanto sucede es algo con lo que la Providencia de Dios cuenta, llenémonos de esa seguridad, Él hará justicia, pondrá las cosas en su lugar: “creedme, no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del Hombre”. No es que deseemos ningún mal a quienes puedan perseguirnos de cualquier modo, al contrario, deseamos su conversión y su salvación. El Papa Francisco nos recordaba en Evangelii gaudium cómo “el discípulo sabe dar la vida entera y jugarla hasta el martirio como testimonio de Jesucristo, pero su sueño no es llenarse de enemigos, sino que la Palabra sea acogida y manifieste su potencia liberadora y renovadora”.

Necesitamos estar muy unidos a Cristo. Sólo así superaremos los temores. “El renovado ardor apostólico que se requiere en nuestros días para la evangelización, arranca de un reiterado acto de confianza en Jesucristo: porque El es quien mueve los corazones; El es el único que tiene palabras de vida para alimentar a las almas hambrientas de eternidad; El es quien nos transmite su fuego apostólico en la oración, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía. ‘He venido a traer fuego a la tierra, ¿y qué quiero sino que arda?’ (Lc 12, 49). Estas ansias de Cristo siguen vivas en su corazón.” (San Juan Pablo II, Salto (Uruguay), 22 – V – 1988)

María, Reina de los mártires nos lleve a perseverar en el seguimiento y anuncio de su Hijo, para que pueda cumplirse el deseo de Dios de que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (cf. 1 Tim 2,4).

Anunciar a Cristo

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hoy el Señor nos invita, como a sus Apóstoles a anunciar la cercanía de Dios a los hombres para ayudarles a acoger el Reino de Dios: “Id y proclamad que el Reino de Dios está cerca”. Hoy muchos hombres y mujeres no quieren oír hablar de Dios y nos harán sentir su rechazo. Es algo con lo que ya contaba Jesús, y nos avisa para que no nos dejemos llevar del desaliento, por eso les dice – y también a nosotros -: “si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies”. A nosotros nos corresponde anunciar, proclamar que el Reino de Dios está cerca, no toca dar razón de nuestra esperanza y nada más. Sembrar y dejar que el Espíritu Santo actúe en el corazón de los hombres para que pueda dar frutos de verdadera conversión. Estando desprendidos de cómo sea acogido el mensaje o nosotros mismos. Sin juzgar a los hombres, que no nos toca a nosotros sino sólo a Dios. Ya Jesús les explica a ellos y a nosotros: “os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra; que a aquel pueblo. Más bien, ante estas palabras debemos movernos rezar más por ellos y saber insistir oportunamente.

Hablar de Dios a los hombres para acercarlos a El. Predicar a tiempo y a destiempo (cfr. 2 Tim 4,2) “¿A quiénes insistiré a tiempo, y a quiénes a destiempo? – se preguntaba San Agustín – A tiempo, a los que quieren escuchar; a destiempo, a quienes no quieren. Soy tan inoportuno que me atrevo a decir: “Tú quieres extraviarte, quieres perderte, pero yo no quiero.” Y, en definitiva, no lo quiere tampoco aquel a quien yo temo. – Del sermón de san Agustín, obispo, sobre los pastores (Sermón 46,14 – 15). Debemos tener la audacia de los primeros cristianos. No lo tuvieron más fácil que nosotros, sin embargo fueron capaces de transformar su mundo pagano. Supieron hablar de Cristo a sus amigos, familiares, compañeros en los diferentes trabajos, a los compañeros de viaje,… S. Juan Pablo II nos recordaba cómo podemos hacer esto hablando el lenguaje de nuestros contemporáneos: “cada uno de vosotros tiene la capacidad de dirigirse a los que están a su alrededor con conocimiento de sus modos de ser y entender, llevándoles la Palabra de Dios de forma adecuada a las distintas situaciones de la vida concreta, colaborando de modo insustituible en realizar la única misión de la Iglesia. Con lengua maternal, la madre enseña a sus hijos las primeras oraciones de la infancia. Con el lenguaje de la amistad el amigo explica al amigo la necesidad de fomentar su vida cristiana. Con la lengua del compañerismo, los que trabajan juntos se animan mutuamente a santificar su tarea. El apostolado individual, que realiza cada uno haciendo fructificar los propios carismas, se convierte así en ‘el principio y la condición de todo apostolado seglar’”. (Santa Cruz (Bolivia), 13 – V – 1988).

Así seremos capaces de transformar nuestro mundo desde dentro. “¡Vivid a Cristo y ‘contagiaréis’ también al mundo! El hombre de hoy, sobre todo el joven, busca la verdad que da la libertad y futuro. Se os necesita; son necesarios jóvenes que sepan presentar al mundo de manera verdadera, convencida y encarnada el mensaje de Cristo: jóvenes que sepan, con sinceridad y constancia, ofrecer la realidad que les ha alcanzado y comprometido, que les supera y les estimula a sembrar en los surcos de la historia de cada día semillas de infinito” (San Juan Pablo II Brescia, Italia).

Pidamos a nuestra Madre, Reina de los Apóstoles la fe y la audacia necesaria para seguir anunciando a su Hijo al Mundo.

Cuidar a los enfermos

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Jesús llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia”. También nosotros somos enviados para sanar a los enfermos. El Papa Francisco, comentando este texto nos decía en una Audiencia: “Jesús envía a sus discípulos a cumplir su propia obra y les dona el poder de sanar, es decir, de acercarse a los enfermos y cuidarlos hasta el fondo (…) ¡Esa es la tarea de la Iglesia! Ayudar a los enfermos, no perderse en habladurías, ayudar siempre, consolar, aliviar, estar cerca de los enfermos; ésta es la tarea” (Audiencia 10-junio-2015). Con las palabras finales de la parábola del Buen Samaritano, “anda y haz tú lo mismo” (Lc 10,37), el Señor nos señala cuál es la actitud que todo discípulo suyo ha de tener hacia los demás, especialmente hacia los enfermos. Es, pues, tarea de todos cuidar a los enfermos. El Papa nos propone todo un programa para la atención de los enfermos: ayudar, consolar, aliviar, estar cerca.

Consolar y aliviar con nuestra compañía y nuestro cariño, siendo portadores de esperanza. El Concilio Vaticano II, en su “Mensaje a los pobres, a los enfermos y a todos los que sufren” nos recordaba: “la ciencia cristiana del sufrimiento, indicada explícitamente por el Concilio como la única verdad capaz de responder al misterio del sufrimiento y de dar a quien está enfermo un alivio sin engaño: No está en nuestro poder el concederos la salud corporal, ni tampoco la disminución de vuestros dolores físicos (…) Pero tenemos una cosa más profunda y más preciosa que ofreceros (…) Cristo no suprimió el sufrimiento y tampoco ha querido desvelarnos enteramente su misterio: Él lo tomó sobre sí, y eso es bastante para que nosotros comprendamos todo su valor (cf., 8 de diciembre de 1965)”. El mayor dolor es el sufrimiento moral ante la falta de esperanza. Aquí hemos de ser muy conscientes de nuestra misión: “siempre dispuestos a dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pida” (1 Pe 3, 15).

“Estar cerca”, visitar, acompañar. Cuánto bien hace los enfermos esos momentos de compañía, en los que puedan compartir su dolor, su preocupación, su soledad, su tristeza. Hacer mío “de alguna manera su sufrimiento, de modo que éste llegue a ser también mío. Pero precisamente porque ahora se ha convertido en sufrimiento compartido, en el cual se da la presencia de un otro, este sufrimiento queda traspasado por la luz del amor” (Benedicto XVI, Encíclica Spes salvi, 38)

Debemos tener muy presentes a los enfermos en nuestra oración personal y comunitaria. Y hacerles saber que oramos por ellos, así se sentirán acompañados y apoyados. El Papa Francisco, en esa misma Audiencia nos anima a involucrar a los hijos en la educación por el cuidado de los enfermos: “y pienso en cuán importante es educar a los hijos, desde pequeños, a la solidaridad en el tiempo de la enfermedad. Una educación que deja de lado la sensibilidad hacia la enfermedad humana, hace que los corazones se vuelvan áridos. Hace que los chicos se queden ‘anestesiados’ hacia el sufrimiento de los demás, incapaces de afrontar el sufrimiento”.

Pidamos a Nuestra Madre, Salud de los enfermos, su mediación por cada uno de los enfermos de nuestras familias y, particularmente, por aquellos que están solos o se sienten abandonados.

Ora et labora

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Celebramos hoy la fiesta de San Benito Abad, declarado Patrón de Europa por el Papa Pablo VI en 1964. Nacido en Nursia hacia el año 480. Después de un tiempo de vida eremítica en Subiaco, funda un monasterio en Monte Cassino y escribe su famosa regla, en la que se inspiraron números reglamentos para la vida monástica y religiosa. Un elemento fundamental de esa regla es la famosa máxima: “ora et labora” (ora y trabaja). Esto sigue siendo válido hoy para todos, aunque no tengamos una vocación a la vida religiosa. El hecho mismo de tener una regla, un orden, que nos permita un trabajo y vida de oración intensos. A veces razonamos así: cómo puede “planificarse” la vida interior, el trato con el Señor. Eso sería falta de autenticidad, sería una “farsa”, algo poco espontáneo y el amor es espontáneo. Cuando pensamos así es porque “se confunde la autenticidad con la espontaneidad. Si un hombre es embustero, y habitualmente miente porque es lo que le sale espontáneamente ¿se puede decir de él con propiedad que es auténtico? Un auténtico embustero, eso es lo que es. (…) Confundir la autenticidad con la espontaneidad es como decir de alguien que es sincero porque dice siempre lo que piensa, sin pensar nunca lo que dice. (…) La autenticidad no hace relación a la espontaneidad, sino a la verdad” – Federico Suárez, La puerta angosta, p. 157 – Y ese esfuerzo y empeño por hacer tu “regla” de oración es manifestación de amor verdadero. En la medida en que seamos capaces de vivir ese orden, ese plan de oración: lectura del Evangelio, un tiempo de meditación, la participación en la Eucaristía, las expresiones de piedad mariana como el Rosario,… seremos capaces de convertir nuestro trabajo en oración porque sabremos ofrecerlo al Señor, pedirle ayuda, y no perderemos la consciencia de estar en presencia de Dios. Y cuando se vive así el trabajo no hay “competencia” entre la vida de oración y la vida de trabajo, porque rezamos como vivimos y vivimos como rezamos.

En la primera lectura el Espíritu Santo nos invita a prestar “atención a la prudencia” a llamarla y procurarla. Una parte de la prudencia es el orden, que consiste en indicar el “lugar” de las acciones y “ordenarlas”. La prudencia nos ayudará a descubrir el lugar de cada cosa, el orden en los bienes que ha de buscar la voluntad, en los afectos y en las acciones: lo que es prioritario y lo que debe esperar. El orden es así, en definitiva, un acto de la virtud de la prudencia informada por la caridad. El orden es una virtud que nos llevará a hacer lo que debemos en cada momento y estar en lo hacemos. Este es un campo de lucha personal de todos los días. Cada uno podemos dar testimonio de cómo no pocas veces, cuando estamos en el trabajo estamos preocupados por tareas pendientes, por ejemplo, en la familia y cuando estamos en casa, en lugar de volcarnos en la vida familiar nos agobia el trabajo pendiente o que dejamos a medio hacer. Al final no estamos con los cinco sentidos en lo que debemos. Cuando vivimos el orden se nos multiplica el tiempo. Hay hombres y mujeres que son capaces de una gran actividad, “hacen mil cosas”, y sin perder la paz y la alegría. Esto sólo es posible porque con fortaleza siguen un horario, un orden. Así haremos nuestra la Regla de San Benito “ora et labora”. A él nos encomendamos para vivirla

Confiar en la omnipotencia de Dios

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Los dos personajes del evangelio de hoy, el padre a quien se le acaba de morir una hija y la mujer con flujos de sangre, nos muestran cómo acercarnos a Jesús. En primer lugar con fe. Aún cuando pueda parecernos imposible lo que le pedimos. El padre no pide una curación. Va mucho más allá y pide la resurrección de su hija: “mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá”. Esta es la confianza en el poder de Cristo. Podemos meditar sobre cómo es nuestra fe en este sentido. Es posible terminar descubriendo cómo nos puede faltar a cada uno, cómo hay cosas que no pedimos porque nos parecen imposibles. Unas veces serán cosas materiales, otras una nueva conversión o desterrar de nuestra vida determinados actos o disposiciones. El padre del evangelio de hoy nos diría con fuerza: ¡ponte de rodillas ante Jesús y pídeselo! ¡a mí, me resucitó a una hija con sólo cogerla de la mano! El Señor está dispuesto a concedernos las cosas buenas que le pedimos, pero espera nuestra respuesta de fe al pedírselo. Y si tarda, no dudes, es para hacer crecer el deseo en nuestro corazón, para aumentar nuestra fe, nuestro abandono en sus manos.

También la mujer nos da ejemplo de confianza en el poder de Cristo. “Se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría” ¡Con sólo tocar el manto de Cristo! No se trata de hacer cosas raras o difíciles. Se trata de acercarnos a Jesús y él nos lo pone muy fácil, siempre está disponible para escucharnos, para que dejar “sobre Él todas vuestras preocupaciones, porque Él cuida de vosotros” (1 Pe 5, 7). Le tenemos en la Eucaristía al alcance en la oración en cualquier momento. “Ya en el Antiguo Testamento se lee que Dios habitaba en una tienda (o tabernáculo), que se llamaba ‘tienda del encuentro’ (Ex 33,7). El encuentro era anhelado por Dios. Se puede decir que también en el tabernáculo de la Eucaristía Cristo está presente con vistas a un coloquio con su nuevo pueblo y con cada uno de los fieles.” (Juan Pablo II, Audiencia general 9 – VI – 1993)

Acercarnos con una fe teñida de humildad. La mujer que sufría flujos de sangre se acerca al Señor sin ruido de palabras, tratando de pasar desapercibida, pero sabiendo en su corazón “que con sólo tocar el manto” de Jesús quedaría curada. Para permitir que el Señor nos cure hemos de acercarnos con humildad, abandonados en la voluntad de Dios.

Pidamos a nuestra Madre, que nos haga hombres y mujeres persuadidos del poder de Dios y nos acerquemos llenos de confianza a presentarle nuestras necesidades.

Conversión a la esperanza

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El evangelio “muestra las consecuencias de la obra de Jesús resucitado en los dos discípulos: conversión de la desesperación a la esperanza; conversión de la tristeza a la alegría; y también conversión a la vida comunitaria. A veces, cuando se habla de conversión, se piensa únicamente en su aspecto arduo, de desprendimiento y de renuncia. En cambio, la conversión cristiana es también y, sobre todo, fuente de gozo, de esperanza y de amor. Es siempre obra de Jesús resucitado” (Benedicto XVI, Homilía de 8 de mayo de 2011).

Esta conversión de los discípulos es fruto de la explicación que Cristo les hace de cuanto en la Sagrada Escritura se refiere a Él. La alegría y la esperanza ya están operando, como reconocen tras descubrir que era Jesús quien caminaba con ellos: “¿no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?”. Sin embargo, no serán plenamente conscientes de todo ello hasta que le reconocen al partir el pan. Este es mismo recorrido que hace con nosotros cuando nos dejamos enseñar por el Espíritu de Cristo en la meditación viva de la Sagrada Escritura. Para ello hemos de aceptar la invitación de Cristo a entrar en diálogo con Él: “¿de qué veníais hablando por el camino?”, ellos le abren su corazón y Cristo les ilumina. Juan Pablo II recomendaba a los presbíteros, pero “vale para todos la invitación a escuchar y meditar la palabra de Dios con espíritu contemplativo, a fin de alimentar con ella tanto la inteligencia como el corazón. Eso favorece en el sacerdote la formación de una mentalidad, de un modo de contemplar el mundo con sabiduría, en la perspectiva del fin supremo: Dios y su plan de salvación. (…) A esa meta se puede llegar dejándose guiar por el Espíritu Santo en la meditación del Evangelio, que favorece la profundización de la unión con Cristo, ayuda a entrar cada vez más en el pensamiento del maestro y afianza la adhesión a él de persona a persona.” – Juan Pablo II, Catequesis sobre el presbiterado. Audiencia general 2 – VI – 1993, nº 4 – Se trata de repensar en lo que Él nos dice, en meditar su Palabra. “Meditar lo que se lee conduce a apropiárselo confrontándolo consigo mismo. Aquí, se abre otro libro: el de la vida. Se pasa de los pensamientos a la realidad. Según sean la humildad y la fe, se descubren los movimientos que agitan el corazón y se les puede discernir. (…) ‘Señor, ¿qué quieres que haga?’.” – Catecismo de la Iglesia Católica nº 2706 –

Para hacer vida toda esa enseñanza de Jesús, necesitamos participar de su fortaleza, que disponga nuestro corazón para la acción. Sin la participación en la Eucaristía no podríamos ponernos en camino, como los discípulos que se vuelven a Jerusalén. “La celebración eucarística no es un mero gesto ritual: es un sacramento, es decir, una intervención de Cristo mismo que nos comunica el dinamismo de su amor. Sería un engaño pernicioso querer tener un comportamiento de acuerdo con el Evangelio sin recibir su fuerza de Cristo mismo en la Eucaristía, sacramento que El instituyó para este fin” (Juan Pablo II, Catequesis sobre el presbiterado. Audiencia del 12-V-1993, 5).

Pidamos a nuestra Madre que la experiencia de fe en Jesús muerto y resucitado, ilumine nuestra vida, nuestras ilusiones, nuestra esperanza.

Amor a la Iglesia

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Hoy celebramos la fiesta de Santa Catalina de Siena. Una luchadora incansable por la paz en su tierra natal, una valiente defensora de la verdad y la unidad de la Iglesia. Su fiesta nos lleva considerar la necesidad de trabajar sin descanso por la paz en el ambiente en que vivimos. En nuestra familia, en el trabajo, con los amigos. Ser valientes para cortar juicios y murmuraciones, para proponer el perdón y la capacidad de disculparnos unos a otros. Animando más bien a orar unos por otros. Si hay que corregir, hacerlo con espíritu cristiano, como nos recordaba San Agustín: “debemos corregir por amor; no con deseos de hacer daño, sino con la cariñosa intención de lograr su enmienda. Si así lo hacemos, cumpliremos muy bien el precepto… ¿Por que le corriges? ¿Porque te apena haber sido ofendido por el? No lo quiera Dios. Si lo haces por amor propio, nada haces. Si es el amor lo que te mueve, obras excelentemente” (Sermón 82). Sabiendo que la solución no es callar o juzgar en el corazón, no pocas veces con dureza. “Callar cuando puedes y debes reprender es consentir; y sabemos que esta reservada la misma pena para los que hacen el mal y para los que lo consienten” (San Bernardo, Sermón 9, en la natividad de San Juan).

También para defender a la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo frente a injustos ataques, reaccionar frente al empeño de reducir la presencia de la Iglesia a las sacristías, dificultando las manifestaciones públicas de nuestra fe. Santa Catalina de Siena fue una valiente defensora de la verdad en unos momentos que tampoco eran fáciles, también en sus tiempos había muchas componendas y presiones de los poderosos. Nos enseña a perder el miedo a no ser “políticamente correctos”. Tenemos que sabernos enviados por el Señor anunciar la única verdad que salva al hombre. Sin maltratar a nadie, respetando a todos, pero sin silencios que pueden ser cómplices.

Santa Catalina era una enamorada de la Iglesia, y por tanto del Papa, al que llamaba “el dulce Cristo en la tierra”. Movida por un gran sentido sobrenatural y por su amor a la Iglesia y al sucesor de Pedro, se trasladó a Avignón para hablar con el Papa Gregorio XI y pedirle que regresara a Roma cuanto antes desde donde debería gobernar la Iglesia. Es para nosotros un ejemplo de amor al Papa y a la Iglesia, que habrá de manifestarse en nuestra oración constante por el Santo Padre, en nuestra docilidad a seguir sus enseñanzas. “¡No te separes de la Iglesia!. Ningún poder tiene su fuerza. Tu esperanza es la Iglesia. Tu refugio es la Iglesia. Tu salud es la Iglesia. Ella es más alta que el cielo y más dilatada que la tierra. Ella nunca envejece: su vigor es eterno” (San Juan Crisóstomo, Consideraciones sobre la Iglesia). Encomendemos especialmente al Papa y los frutos apostólicos en su viaje a Egipto, que se sienta acompañado por la oración de sus hijos.

Que María, Madre de la Iglesia nos haga fieles hijos de la Iglesia.

Alimentarnos del “Pan multiplicado”

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

“Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea. Lo seguía mucha gente porque habían visto los signos que hacía con los enfermos”. Hoy el Señor sigue convocando multitudes cada domingo para enseñarles y alimentarles con ese pan multiplicado que es su cuerpo. Y quizás nos hemos como acostumbrado a un milagro tan impresionante, que nos de a comer su Cuerpo, y nos acercamos a recibir la sagrada comunión como un simple gesto. Por ello es importante que reflexionemos cómo nos preparamos para recibir llenos de asombro y agradecimiento este “pan multiplicado”. En un sermón sobre la preparación para recibir al Señor, exclamaba San Juan de Ávila: “¡Qué alegre se iría un hombre (…) si le dijesen: ‘el rey ha de venir mañana a tu casa a hacerte grandes mercedes’! Creo que no comería de gozo y de cuidado, ni dormiría en toda la noche, pensando: ’el rey ha de venir a mi casa, ¿cómo le aparejaré posada?’ Hermanos, os digo de parte del Señor que Dios quiere venir a vosotros y que trae un reino de paz” (San Juan de Ávila, “Sermón 2 para el domingo III de Adviento”, vol. II, p. 59) “Considera qué gran honor se te ha hecho -nos exhorta San Juan Crisóstomo-, de qué mesa disfrutas. A quien los ángeles ven con temblor, y por el resplandor que despide no se atreven a mirar de frente, con Ése mismo nos alimentamos nosotros, con Él nos mezclamos, y nos hacemos un mismo cuerpo y carne de Cristo” – San Juan Crisóstomo, Homilías sobre San Mateo, 82, 4.-

Deberíamos darnos siempre un tiempo para considerar a quién recibimos en la Eucaristía y cuáles son nuestras disposiciones. “Hay que recordar al que libremente comulga el mandato: “Que se examine cada uno a sí mismo” (1Cor 11,28). Y la práctica de la Iglesia declara que es necesario este examen para que nadie, consciente de pecado mortal, por contrito que se crea, se acerque a la Sagrada Eucaristía sin que haya precedido la Confesión sacramental.” – Pablo VI, Instrucción Eucaristicum mysterium, 37.

Con la comunión eucarística se produce una transformación en nuestra alma, como decía bellamente San Agustín en las “Confesiones”: “soy alimento de adultos: crece, y podrás comerme. Y no me transformarás en substancia tuya, como sucede con la comida corporal, sino que tú te transformarás en mí”. Esta transformación es el primer fruto, transformación que es posible porque nos hace participar de la caridad de Cristo. La Eucaristía debe llegar a ser para nosotros una escuela de vida, en la que aprendamos a entregar nuestra vida “Si la vida cristiana se manifiesta en el cumplimiento del principal mandamiento, es decir en el amor a Dios y al prójimo, este amor encuentra su fuente en el Santísimo Sacramento (…) Sacramento del Amor. (…) La Eucaristía significa esta caridad, y por ello la recuerda, la hace presente y al mismo tiempo la realiza. Cada vez que participamos en ella de manera consciente, se abre en nuestra alma una dimensión real de aquel amor inescrutable que encierra en sí todo lo que Dios ha hecho por nosotros los hombres y que hace continuamente (…) Junto con este don insondable y gratuito, que es la caridad revelada hasta el extremo en el sacrificio salvífico del Hijo de Dios – del que la Eucaristía es señal indeleble – nace en nosotros una viva respuesta de amor. No sólo conocemos el amor, sino que nosotros mismos comenzamos a amar. (…) El amor que nace en nosotros de la Eucaristía, se desarrolla gracias a ella, se profundiza, se refuerza.” (Juan Pablo II, Domenicae cenae, 24 – II – 1980, 5)

Pidamos a Nuestra Madre tratar el Cuerpo de su Hijo en la Eucaristía con el mismo cariño y asombro con Ella lo cuidó.

Julio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31