Ser primeros o últimos

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Eclesiástico 35, 1-15

Sal 49, 5-6. 7-8. 14 y 23

San Marcos 10, 28-31

Muchas veces, y esta es la realidad, nos gustaría que la Iglesia se identificara con nuestros deseos, de la misma manera que, en tantas ocasiones, y dependiendo de las circunstancias, fabricamos un dios a nuestra imagen y semejanza. Somos capaces de exigir, cuando en verdad nos presentamos con las manos vacías, no sólo ante Dios, si no ante los que tengo cerca de mi.  ¿De qué me sirve llorar ante una supuesta “experiencia mística”, cuando, de verdad, lo que Dios me está pidiendo es más docilidad y más normalidad en mi conducta?… ¿Por qué deseo que la Iglesia justifique mis pecados cuando soy incapaz de perdonar al que me ha ofendido?

“Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros”. En ese trastocar (consciente o inconscientemente) lo que le corresponde a Dios y a nosotros, hay, en definitiva, un problema con la verdad. La afectividad se ha apoderado de nuestra razón, y “a ver quién es el guapo” de demostrar lo contrario. Parece que se hubiera puesto un gigantesco cartel en las nubes que dijera: “Todo vale cuando se trata de contradecir la voluntad de Dios, ahora bien, que nadie se atreva a llevarme la contraria”. Pero, ciertamente, más que en las nubes, Dios se encuentra en nuestros corazones, aunque se encuentren un tanto endurecidos… La Virgen los transformará en carne si somos capaces de decir, tal y como dijo un día Ella: “He aquí la esclava del Señor”.

La verdadera entrega

Escrito por Comentarista 8 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Eclesiástico 17, 20-28

Sal 31, 1-2. 5. 6. 7

San Marcos 10, 17-27

El relato del evangelio de hoy es una muestra de entendimiento de lo que somos nosotros y de lo que es nuestra relación con el Señor. Cuando el joven sale al camino, nosotros salimos corriendo con él y nos arrodillamos, preguntándole por la vida eterna. En Jesús hay un reproche; ¿Por qué me llamas bueno? Es como decirle: “fíjate en mí, ¿es que todavía no lo has hecho?”…  “Todo eso lo he cumplido desde pequeño”. Enternece la mirada de Jesús, que nos rodea de su cariño. Sin embargo, “una cosa te falta”. Seguramente nos acercábamos a él, nos habíamos puesto bajo su mirada, para que nos reconociera en nuestra bondad… Pero una cosa te falta. ¿Cómo, si todo lo he cumplido desde pequeño? Entendimos nosotros con el joven tan rico que todo iba a ser cuestión de “cumplimientos”,  de lo que muchos poseen, o que muchos creen poseer. Pero, no. Falta algo…  Anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, y sígueme. Se nos frunce el ceño y nos alejamos, porque éramos demasiado ricos para seguir al Señor.

Las palabras con que Jesús continúa diciendo son bestiales; de entre las más fuertes de los evangelios. Incompatibilidad con la riqueza. Sí, claro, diremos que las agujas eran no sé qué pináculos del templo, por los cuales no un camello, pero sí un burro pequeño. Si al menos fuéramos nosotros un borriquillo, como el pollino que le acompañará en la procesión del Domingo de Ramos.

¿Qué, pues?, ¿no podremos siquiera acercarnos al Señor. Mejor será, ¿no? Pero hay un acercamiento maravilloso, el del pequeño Zaqueo que debe subirse a la higuera para ver a Jesús, porque era pequeño. Ni corre, como no sea para adelantarse y trepar al árbol. Mira desde lejos, se sabe tan indigno. Ha cumplido tan poco, ha trasgredido tanto. Lo suyo es mirar al Señor entre lágrimas de melancolía por las cosas de Dios, de las que tan lejos vive.

¿Cómo habremos de acercarnos al Señor? Con sencillez absoluta, sabiendo que el Señor miró la humildad de su esclava, su Madre, la Virgen María. Conociendo muy bien quiénes somos, no en general, sino en el detalle de nuestra vida. Con ansia de las cosas de Dios.

Nadar y guardar la ropa

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El fragmento del Libro del profeta Isaías de la Primera lectura, pertenece a los capítulos que describen la situación del Pueblo de Israel en el destierro en Babilonia: el Templo, lugar de la Presencia de Dios, ha sido destruido; la tierra que el Señor había entregado como heredad a Israel, les ha sido arrebatada. Se tambalean los pilares sobre los que se funda el Pueblo elegido. ¿Acaso Dios se ha olvidado de nosotros? Esta era la pregunta de muchos israelitas, la cuestión insidiosa que arrojaban sobre ellos una y otra vez los invasores. No, Dios, por medio del profeta consuela a su Pueblo, abre camino a la esperanza: “Aunque una madre se olvidase del hijo de sus entrañas, yo jamás te olvidaré. En las palmas de mis manos te llevo tatuado”. Qué imagen más conmovedora. Dios no se olvida, puede parecer que por un momento nos oculte su rostro, pero aparecerá de nuevo para que lo volvamos a glorificar. Paradójicamente el ocultarse de Dios es el camino para que le encontremos: “Tu rostro buscaré Señor, no me ocultes tu rostro”.

Dios en su redención es libre, pero parece que el grito del pueblo de Israel ha conmovido las entrañas de Dios y nos ha hecho ver su Rostro. Quién, encontrándose con Jesús, no podía intuir la respuesta de Dios al clamor de su Pueblo. Es cierto que todos no le reconocieron, pero esto no es una cuestión de Dios, sino de la apertura de los hombres: los lirios del campo, los pájaros que ni siembran ni recogen, ambos están delante de nuestros ojos para que podamos reconocer la Providencia de Dios; pero, de nuevo, no todos la reconocen. En nuestra percepción también estamos heridos por eso Jesús viene a curarnos, se acerca a los hombres y nos enseña a mirar de un modo nuevo, a ver con una luz que no procede de nosotros. Si lo pensamos, esta es también la tarea de la Iglesia, iluminar al mundo para hacerle ver las cosas desde el corazón de Dios: “Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.”

En un mundo en el que se multiplican las opiniones, los puntos de vista, el Señor nos ha enviado a testimoniar la mirada que Él tiene sobre el mundo y sobre los hombres, una mirada providente, misericordiosa, que se preocupa por nosotros y nuestras necesidades. En este caso no podemos servir a dos señores, no podemos “nadar y guardar la ropa”, no podemos “poner una vela a Dios y otra al diablo”: o tenemos la mentalidad y la mirada de Dios, o tenemos la del mundo. Dejémonos instruir y curar, por tanto, para adquirir una mirada nueva. Es cierto, no es fácil luchar solos contra los bombardeos constantes de la infinidad de puntos de vista: no os preocupéis, “sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura.”

¡Qué asombroso es encontrarse con Jesús!

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

¡Qué asombroso es encontrarse con Jesús! Si imaginamos la breve escena que nos describe hoy el evangelio, no podemos más que quedarnos maravillados. ¡Con cuánta ternura trata Jesús a todos, especialmente a los que no cuentan! En diversas páginas del evangelio nos encontramos escenas parecidas: también los discípulos decían al ciego de Jericó que se callase cuando gritaba: “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”. Jesús no sólo tiene debilidad por los últimos, sino que en ello nos deja una gran enseñanza. Él ha venido a buscar al que estaba perdido, ha escogido lo “necio del mundo” y en esta elección nos ha elegido también a nosotros.

Tantas veces nos preocupamos, como los discípulos, por agradar a los hombres, e incluso a Jesús, con nuestras grandes virtudes y hazañas, y no nos damos cuenta de que Jesús nos ama precisamente por nuestra pequeñez, “porque ha mirado la humildad de su esclava”; Él a los que eligió los justificó y glorificó; “hay más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierte que por noventa y nueve justos” que tratan de justificarse por sí mismos. Gran contradicción para este mundo en el que vivimos, incluso en el seno mismo de la Iglesia. De los que son como los niños es el Reino de los cielos. Este es el camino de la “infancia espiritual”, saber que todo lo podemos en Aquel que nos conforta.

Como Tú en Mí y Yo en Ti

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

Dios nos creó a su imagen y semejanza y por eso para vivir en comunión ya que Dios mismo es Comunión. El pecado ha roto esta comunión, nuestra con Dios y entre nosotros. Jesús ha venido a restaurar la comunión perdida; su vida, su ofrenda tienen como finalidad que todos seamos uno “como Tú en Mí y Yo en Ti”. Es por esto que a nuestra plena participación en el Sacrificio Eucarístico la llamamos “comunión”, porque nuestra participación en la Muerte y Resurrección de Jesús realiza la unidad entre nosotros y con Dios.

Pero nosotros, como los discípulos, no entendemos cómo se puede realizar esa comunión: la expresión máxima de esa llamada a la comunión, inscrita en la misma naturaleza humana, que es la unión entre el hombre y la mujer tantas veces se rompe. ¿Cómo es posible que esto suceda? Incluso Moisés lo permitió en algunos casos… La respuesta de Jesús es absolutamente asombrosa: “al principio no fue así”, es decir, que en el plan de Dios no aparece la ruptura y, como la hemos provocado los hombres, será El quien nos la conceda de nuevo. La unidad en el matrimonio, en la amistad, en las relaciones humanas, es siempre un don que viene de lo alto; nosotros, y seguro que tenemos experiencia de ello, solo podemos romperla.

Si es un don de Dios debemos pedirlo, insistentemente, como la viuda al juez injusto.

No se quedará sin recompensa

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

En el evangelio de hoy encontramos recogidos una serie de “dichos” de Jesús al más puro estilo de los preceptos que se encontraban en la ley judía. Si la estructura es similar a la de la ley mosaica el contenido supone una auténtica novedad. Mientras que los mandamientos en el judaísmo, como recuerda el apóstol san Pablo en la carta a los Romanos, hacían referencia a una ley que se había convertido en autónoma o externa, la novedad de Jesús es que la moral tiene que ver directamente con su Persona: “El que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa”. La moral, en el cristianismo, no consiste en cumplir una serie de preceptos que cumplimos o no cumplimos, sino que tiene que ver directamente con Jesús. Esto queda absolutamente claro en capítulo 25 del Evangelio de san Mateo, el pasaje del juicio final, y aparece claro en tantos y tantos santos que, como Madre Teresa de Calcuta, han servido a Jesús en “los más pobres entre los pobres”.

Los discípulos de Jesús seguimos al Señor no por su sublime enseñanza moral sino porque, como Juan, Andrés, Pedro, Santiago, la Samaritana, Zaqueo, la Magdalena,… hemos sido tocados por su misericordia y eso nos ha fascinado. Sólo de este modo se puede entender la radicalidad de su mensaje: “Si tu manos te escandaliza, córtatela”. Ser discípulo significa “no anteponer nada al amor de Cristo” (san Benito), y este es el único modo de ser sal en medio del mundo.

La Cátedra del Apóstol san Pedro

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La fiesta que hoy celebramos, la de la Cátedra del Apóstol san Pedro, nos traslada al tiempo del ministerio histórico de Jesús. Cerca de lo que hoy son los Altos del Golán, en la Cesarea de Filipo de entonces, Jesús se había retirado con sus discípulos. Como acostumbraba cuando estaban solos, el Señor comienza a instruir a sus acompañantes, pero en esta ocasión comienza con unas preguntas: “¿quién dice la gente que soy yo? ¿quién decís vosotros que soy yo?” Podemos imaginar el temor y la responsabilidad que suponía dar una respuesta, por lo que, no sabemos muy bien si el resto miró a Pedro o fue Pedro mismo el que se aventuró a darla; el caso es que el que iba a ser el Príncipe de los Apóstoles tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. A nosotros estas palabras nos suenan normales, pero entonces debieron aparecer como un trueno: ¡El Mesías!, pero Pedro, ¿tú sabes lo que eso significa? La esperanza del Pueblo de Israel, el Esperado de los Tiempos, el anunciado por los Profetas,… Pero si Jesús era un hombre, que comía, bebía, se cansaba, como nosotros, que hacía, sí, cosas extraordinarias, que hablaba como no se había oído hablar a nadie, pero al fin y al cabo, un hombre con el que convivían cotidianamente. De ahí la respuesta de Jesús: “eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo”.

Hay respuestas que cambian el curso de la historia: la respuesta de Abrahán, la de Moisés, las de los profetas. La respuesta más importante jamás oída fue la de la Virgen María en Nazaret: “Hágase en mi según tu palabra”. Y esta de Pedro también ha sido crucial; a partir de entonces Pedro se convirtió en la piedra sobre la que se edifica la Iglesia. No fue por sus grandes méritos, que los mismos Evangelios y demás escritos nos recuerdan que no fueron tantos, sino por la audacia en la respuesta, por dejarse guiar por la moción interior, la inspiración del Padre…

Desde entonces el Señor no ha dejado de preguntar y de fundamentar su Iglesia sobre hombres que, como Pedro, no son los mejores ni los más indicados, pero que en las circunstancias concretas de cada tiempo se aventuran a responder al Señor dejándose guiar por la inspiración del Padre. Nosotros, como entonces los discípulos, miramos a Pedro, esperamos a que hable, porque sobre su persona Jesús ha fundamentado nuestra Casa la Iglesia. Y pedimos por él, para que, a pesar de sus miserias tantas veces manifiestas, siga respondiendo con audacia al Señor y realice con amor la misión que se le ha encomendado.

Vaciarnos de nosotros mismos

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

El camino del discipulado no es sencillo, y no precisamente, porque exija de nosotros cosas grandísimas, sino porque se nos pide una sola: vaciarnos de nosotros mismos, entregar la vida, abandonarnos a la voluntad misericordiosa del Padre: “Acepta cuanto te suceda, aguanta enfermedad y pobreza, porque el oro se acrisola en el fuego, y el hombre que Dios ama, en el horno de la pobreza”, afirma el autor del libro del Eclesiástico.

Entendemos, así, la enseñanza de Jesús en el Evangelio de hoy: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”; pero el hombre de hoy, quizá más que el de otros tiempos, se cree autosuficiente, todopoderoso, orgulloso de sí mismo y de sus logros, con derecho a todo e incapaz de ceder y de humillarse ante nada ni nadie. Nos resulta incluso más difícil que a los discípulos entender a Jesús, y nos escandaliza su entrega voluntaria. Por eso, aunque seamos cristianos desde hace tiempo debemos aprender de nuevo en la intimidad de Jesús el camino de la humildad, de la infancia espiritual, a hacernos niños abandonados a la voluntad del Padre: “los que teméis al Señor, amadlo, y él iluminará vuestros corazones”.

No se nos pide nada más, pero el no querer vaciarnos de nosotros mismos es lo que hace el camino complicado.

¡Qué grande es el poder de la oración!

Escrito por Comentarista 7 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

¡Qué grande es el poder de la oración! Seguro que hemos escuchado –y repetido- muchas veces esta frase y qué poco llegamos a creérnosla con toda la intensidad del corazón. Siempre aparece una duda en nuestro interior cuando tantas veces no se cumplen las peticiones presentamos al Señor por un enfermo, por un proyecto bueno, por un cambio en nuestra vida a mejor… Esta experiencia es la misma que tuvieron los discípulos de Jesús que le preguntan: ¿Maestro, por qué nosotros no hemos podido expulsar el espíritu que atormentaba al muchacho? Esta pregunta podía aumentar la perplejidad de los discípulos cuanto es el mismo evangelista Marcos el que afirma que el Señor eligió a los Doce y los envió con autoridad para expulsar demonios (cf. Mc 3,15).

No es, por tanto, accidental en el relato del evangelista que Jesús se tope con esta decepción de los discípulos, inmediatamente después de la narración del episodio de la Transfiguración. En esta epifanía reservada a los discípulos más íntimos, Jesús es testimoniado, de nuevo, como el Hijo amado del Padre, y esto nos indica en qué consiste la oración de Jesús. Podemos decir que en las largas noches de oración el Señor, aprendía a ser Hijo a través de la obediencia a la voluntad del Padre (cf. Heb 5,7-9). Y en efecto, Jesús, cuando sus discípulos le piden que les enseñe a orar, les enseña a decir “hágase tu voluntad”.

Jesús, en el Evangelio de Marcos, revela los secretos del Reino a los discípulos en la intimidad, cuando están en “casa”. Es aquí donde les dice que hay demonios que sólo pueden ser vencidos con la oración, pero no con una oración mágica, con la insistencia de la petición con la que pretendemos que se produzca una causa-efecto, sino con la oración de Jesús, con la que nos hace tomar conciencia de que somos hijos, la que nos introduce en la oración de Jesús, en la obediencia a la voluntad del Padre. Esta oración sí tiene poder para expulsar todo tipo de espíritus malignos, para mover montañas, oración que nos procura la Sabiduría que los fuertes de este mundo no saben reconocer y que nos permite entender cosas que ni el ojo vio, ni el oído oyó y que Dios tiene preparadas para los que le aman (cf. 1Cor 2,9).

Domingo 19 de febrero Domingo VII semana del tiempo ordinario (ciclo A

Escrito por Comentarista 6 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La Palabra de Dios hoy nos habla de perfección, de santidad. Pero lo hace en imperativo, no sólo como indicación o consejo: “Sed perfectos”. Es un Evangelio radical: Cristo manifiesta una novedad total y revela en forma de llamada el camino que tenemos que recorrer. No hay medias tintas, ni lugar a dudas. Rompe de raíz con las normas judías, pero también manifiesta la hondura de un modo totalmente novedoso de relacionarnos con Dios y con los demás. De hecho, no es radical, sino super-radical, revolucionario: no hacer frente a quien nos agravia, ofrecer la otra mejilla, magnanimidad con el que te denuncia, generosidad con quien te pide acompañarle, amar al enemigo.

La clave de esta novedad la señala Cristo: veracidad. Si hay novedad de vida no podemos luego comportarnos del mismo modo que el resto. La gracia de Dios, la llamada a ser hijos de Dios nos introduce en un nuevo modo de relacionarnos con Dios y con los demás. Si nos portamos igual que los demás, con las mismas costumbres y criterios morales, no habrá ninguna novedad. Si un cristiano no aporta nada nuevo a otras personas, quizá es porque, como dice el Papa Francisco, está mundanizado. Es como el resto, piensa como el resto, vive como el resto.

Lo propio del cristianismo es aportar lo que no hay. Y en nuestra cultura actual Cristo tiene muchísimo que aportar a nuestras vidas. Viene como luz, como camino, como maestro y guía, como hermano y redentor. Necesitamos mucho amor, mucha misericordia, mucho perdón, pero en una medida rebosante, no calculada. Sólo así se redime el corazón, con una sobreabundancia de amor, perdón y misericordia. No bastan medidas “normales”.

Y por eso, la respuesta divina a nuestra condición humana es desbordante, colmada: el primero que ha ido más allá es el mismo Señor. No se conforma con haberse encarnado, ni siquiera con darnos buen ejemplo o dejarnos su Palabra escrita. Conoce nuestra condición humana y sabe que sin Él no podemos hacer nada. Su proyecto para cada hombre no tiene medidas normales, sino sobreabundantes: es la santidad propia de Dios que se derrama en el hombre. “Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy Santo”, dice a Moisés.

Un proyecto así requiere medidas extraordinarias: el Señor ha decidido plantar su cuartel general en nuestro propio corazón. Desde en interior de nuestra alma le será más fácil tirar de nosotros y configurarnos a Él. Cristo nos ha constituido a cada bautizado en templo de Dios, en morada de Dios. San Pablo lo explica hoy de modo muy gráfico: igual que una iglesia es consagrada a Dios, la iglesia más importante para Él es cada alma, cada corazón, que ha sido consagrado como casa de Dios, como templo de Dios. Sólo obrando Él en nosotros podrá ser realidad la sobreabundancia que nos pide. Un obra santa, que refleje la santidad y perfección de Dios, sólo podrá llevarla a cabo el mismo Autor.

El lenguaje de la santidad, de la perfección, da miedo. Quizá porque con el paso de los años y la experiencia acumulada somos más conscientes de lo que cuesta, y experimentamos una tendencia a no luchar como debemos. Nos vamos acostumbrando quizá a ir tirando, y sin muchas esperanzas de cambiar excesivamente. Esto no pasa en la juventud: es el momento de los ideales, de la creatividad, de la fogosidad; pero también de la imprudencia y de los líos que provoca la inmadurez.

Estas dos facetas, juventud y madurez, son complementarias y no obstaculizan la obra de la gracia de Dios. En el centro de nuestras vidas inhabita Dios, para obrar como Él obra, no con nuestra medida. Basta un poco de buena voluntad, y un deseo auténtico, un “querer de verdad”. Quizá el problema que nos impide crecer al ritmo de Dios es que muchas veces en realidad “no queremos querer”. Decimos que queremos, pero en el fondo del corazón, la respuesta es “mañana”, otro día, cuando mejoren las circunstancias, etc. Y de este modo justificamos nuestro modo de obrar.

Y el Señor, que está dentro del alma, se queda pensativo y con cara de interrogante, esperando que le prestemos más atención y le permitamos un margen de acción mayor.

Un cristiano lleva a Dios dentro. No es una imagen. Es la radical novedad que nos trae el Evangelio. Es la fuente del cristiano, de su moral, de su querer. Cristo nos pide ser perfectos porque ya tenemos lo que nos pide: tenemos al Perfecto. Ahora sólo hace falta que cada día vivamos de eso, y no de tantas tonterías que despistan nuestro corazón.

Marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031