Nacimiento de San Juan Bautista

Escrito por Comentarista 5 el . Posteado en Comentario a las Lecturas

La tradición en la iglesia es celebrar el “dies natalis” (día en que los santos nacieron para el cielo), es decir, el día de su marcha al cielo, el día de su muerte. Sin embargo, celebra con la mayor solemnidad el nacimiento de San Juan Bautista, el precursor de Jesús. “Es el único de los santos cuyo nacimiento se festeja; celebramos el nacimiento de Juan y el de Cristo. Ello no deja de tener su significado” (San Agustín, Sermón 293).

La concepción de San Juan Bautista se da con una especial intervención de la Providencia: sus padres ya no podían concebir. Ante el anuncio del ángel: “tu oración ha sido escuchada, así que tu mujer Isabel te dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Juan” (Lc 1, 13), Zacarías responde: “¿cómo podré estar yo cierto de esto? Pues yo soy viejo y mi mujer de edad avanzada?”. Queda, así bien patente que Dios primero piensa en Juan Bautista, primero le ama, y sólo después es llamado a la existencia. Dios en la eternidad quiere y elige al Bautista en Cristo y para Cristo, “para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes a la prudencia de los justos, a fin de preparar al Señor un pueblo bien dispuesto” (Lc 1, 17). Es decir, la elección de Dios precede a la existencia de Juan el Bautista y la realización de esta elección es el sentido de su vida, aquello para lo que le han dado todos los dones y cualidades que posee, por ello sólo si los emplea para realizar su misión encontrarán sentido (cf. Beato Álvaro del Portillo, Carta 1992). Esto podría decirse de cada uno. Hemos sido elegidos por Dios “antes de la constitución del mundo, para que seamos santos e inmaculados ante Él por el amor; y nos predestinó a ser sus hijos adoptivos por Jesucristo” (Ef 1,4-5) “Podemos decir que Dios ‘primero’ elige al hombre, en el Hijo eterno y consubstancial, a participar de la filiación divina, y sólo ‘después’ quiere la creación, quiere el mundo” (Juan Pablo II, Discurso, 28-V-1986).

Todo el sentido de nuestra libertad está en ponernos por entero al servicio de esa elección de Dios por amor, porque queremos. La vocación es el modo en que Dios me llama. Me ama llamándome. Es una luz que me permite ver el sentido de mi existencia, de todo lo que hago. No se trata de un acto puntual. Es Palabra eterna que nos invita a responder eternamente. Es invitación eternamente renovada y a la que debo responder hoy y mañana, hasta la plenitud de mi libertad en el cielo. Ninguno somos fruto de la casualidad o de un ciego destino. Vivir con esa clara consciencia nos ayudará afrontar todo con sentido sobrenatural, llenos de esperanza. Podemos realizar la elección de Dios sobre cada uno porque nos pensó, nos quiso y nos creó con los dones y cualidades necesarios y sólo después nos trajo a la existencia. Confiar porque “los dones y la llama de Dios son irrevocables” (Rm 11,29).

“Después de recibir el anuncio del Ángel, la Santísima Virgen pregunta ‘¿De qué modo se hará esto, pues no conozco varón?’ – Lc 1,34 -. No duda de que se cumplirá la Voluntad de Dios, no pide ninguna prueba, y tampoco pone condiciones para responder afirmativamente. Su entrega es absoluta desde el primer momento. Y, sin embargo, pregunta, porque desea conocer los planes de Dios para identificarse plenamente con ellos. (…) Si alguna vez se presentara en tu vida, una situación que parezca incompatible con las exigencias de la ‘vocación’ e interrogaras al Señor: ¿cómo cumpliré tu Voluntad?, ¿cómo haré para vivir la ‘vocación’ si hay esta dificultad?; considera que debes dirigirle esas palabras como la Santísima Virgen, sin dudar un momento de tu llamada, y con la disposición absoluta de entregarte al querer de Dios. Entonces desaparecerán los impedimentos, obtendrás una respuesta como nuestra Madre – ‘el Espíritu Santo vendrá sobre ti …’ (Lc 1,35) – que te confirmará en la certeza de la vocación y te hará descubrir, en esas mismas circunstancias aparentemente adversas, los designios de Dios.” (Beato Álvaro del Portillo, Carta 1992).

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (6)

  • Covadonga

    |

    Precioso comentario, muchas gracias.

    Responder

  • Juan José

    |

    Me quedo con estas palabras del tercer párrafo del comentario: “”Ninguno somos fruto de la casualidad o de un ciego destino. Vivir con esa clara consciencia nos ayudará afrontar todo con sentido sobrenatural, llenos de esperanza””. Gracias Padre por tanto.
    Saludos en el Señor.

    Responder

  • Mayte

    |

    Hermoso !!!

    Gracias. Dios lo bendiga

    Responder

  • CV

    |

    GRACIAS POR LA MEDITACION DE HOY. LE ENCOMIENDO ESPECIALMENTE.

    Responder

  • Gustavo José

    |

    Debemos aprender de Juan humildad y sencillez.Que gesto tan extraordinario bajar su perfil para aumentar el de Jesús.Excelente comentario para gloria de Dios y salvación del hombre.

    Responder

Deja un comentario